Se reinician en Suecia conversaciones sobre la paz en Yemen. El mediador de la ONU anuncia acuerdo para intercambio de prisioneros

Las partes involucradas en el conflicto armado de Yemen retomaron los diálogos de paz este jueves 6 de diciembre en Estocolmo (capital), Suecia, confirmó el enviado especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Martin Griffiths. El Castillo de Johannesburg, a las fueras de la capital, será la sede de las negociaciones entre los insurgentes hutíes y el Gobierno yemení, cuyas delegaciones ya arribaron al país escandinavo.

Esta ronda de contactos entre las partes beligerantes es nuevamente auspiciada por la ONU tras el fracaso del anterior encuentro celebrado en septiembre en Ginebra, Suiza, que no contó con la presencia de los portavoces del bando insurgente que alegaron falta de garantías en su seguridad.

En esta oportunidad la delegación hutí condicionó su participación a la evacuación de un grupo de heridos desde Yemen a Omán, exigencia que se cumplió después de que la coalición árabe liderada por Arabia Saudita facilitase dicha operación a pedido del enviado de la ONU.

El mediador de la ONU, el británico Martin Griffiths, anunció un acuerdo para el intercambio de presos entre los dos bandos enfrentados. Griffith confirmó que los yemenitas deciden su futuro por sí mismos, y advirtió que si no se llega a una solución, la mitad de la población de Yemen caerá en una hambruna. El enviado de la ONU habló de sus propuestas para la reapertura del aeropuerto de Saná, destacó que el tema de Hodeidah estará presente en la mesa junto con otros temas de discusión, y subrayó que reducir la violencia en el campo de batalla tiene un profundo impacto en la vida de los yemenitas.

La extracción de los heridos fue permitida “por razones humanitarias y para construir confianza entre las partes yemeníes de cara a las conversaciones de paz de Suecia”, anunció el portavoz de la coalición, coronel Turki al Malki.

Entre los puntos a tratar en el encuentro, que se espera se extienda hasta el 14 de diciembre, están el intercambio de prisioneros, registro de zonas minadas, apertura de corredores humanitarios, la habilitación del aeropuerto internacional de Saná (capital), y el alcance de un alto al fuego.

Por su parte, el jefe de la delegación del gobierno de Saná, Mohammed Abdel Salam, destacó la disposición de la delegación a proporcionar todas las ideas que ayuden a alcanzar una solución política integral. Advirtió también de la escalada militar de la alianza saudita al mismo tiempo de las conversaciones.

Mohammed Ali al-Houthi pide el cierre del aeropuerto de Saná si no se acuerda sea abierto durante el diálogo de Suecia El jefe del Comité Supremo Revolucionario en Yemen, pidió tanto al Consejo Político, como al Gobierno de Saná cerrar el aeropuerto de Saná ante todos los vuelos si no se acuerda abrirlo durante el proceso del diálogo en Suecia. En un tuit publicado este jueves, Al-Houthi dijo que funcionarios de la ONU, los pacientes y viajeros yemenitas tendrían que llegar a Saná por vías terrestres en un viaje que duraría aproximadamente 15 horas.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) llamó a las partes reunidas en Suecia a que se ponga fin al sufrimiento de millones de niños yemenitas, mientras que el Programa Mundial de Alimentos dijo que una encuesta de seguridad alimentaria realizada en Yemen mostró que más de 15 millones de personas sufren una crisis alimentaria o una situación alimentaria de emergencia, y que el número podría aumentar a 20 millones si no reciben ayuda consistentemente.

Por otro lado, el  miembro de la delegación de Saná para las conversaciones, Abdul Qader al-Mortada, dijo en una conversación telefónica con Al Mayadeen que las reuniones entre las dos delegaciones no serán en la misma mesa a solicitud del enviado de la ONU.

El presidente del Comité Supremo Revolucionario en Yemen, Mohamed al-Houthi, advirtió que participarán en las negociaciones de paz en Suecia siempre y cuando esté garantizada la seguridad de la delegación nacional.

“Saná enviará una delegación nacional a Suecia el 6 de diciembre, en caso de existir voluntad e indicadores positivos en materia de paz en las otras partes”, preció Al-Houthi, Según explicó la participación de la comitiva está condicionada a que pueda lograrse la ida y vuelta “segura desde y hacia Yemen”. Además, pidió “acelerar el proceso del traslado  de los heridos para recibir tratamiento como un primer paso y un comienzo para levantar el sitio y el embargo al pueblo yemení”.

Por su parte, el presidente del Consejo Político Supremo de Yemen, Mahdi al-Mashat, destacó el interés de los yemeníes  en  la paz y el apoyo a los esfuerzos liderados por el enviado de la ONU. Al-Mashat, expresó la disposición de la delegación de Saná a asistir  a las consultas de  Suecia, subrayando  “la importancia de trabajar duro para encontrar un marco claro basado en principios lógicos para las consultas”.

Rana Ghanem, miembro de la delegación del gobierno del presidente Abed Rabbo Mansour Hadi  para las conversaciones de paz, confirmó que aceptaron la invitación y que participarán en  las conversaciones.

Mientras, Mark Lowcock. secretario General Adjunto de Asuntos Humanitarios y Coordinador del Socorro de Emergencia, llegó a la capital de Yemen para constatar la situación en esa materia en el país. “Queremos ver un alto el fuego en Yemen, especialmente cerca de instalaciones vitales para la ayuda humanitaria “, dijo Lukok, quien subrayó que trabajará para “mejorar las condiciones y aliviar el sufrimiento de las personas”.

Antes, el Consejo Político Supremo en Saná condenó el llamado de Washington a dilatar una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que pide una tregua en Yemen.

(Fuente : Al Mayadeen / teleSur / Prensa Latina)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *