Catalunya: Los presos políticos Sànchez y Turull inician huelga de hambre indefinida. Sànchez “Es serio. No son fuegos artificiales”

(La fotografía adjunta corresponde a los siete presos independentistas en el patio de la prisión de Lledoners. Sànchez y Turull, primero y tercero por la izquierda)

Los presos políticos Jordi Sànchez y Jordi Turull inician una huelga de hambre en la cárcel. Según han informado fuentes de Serveis Penitenciaris, el expresidente de la ANC y el exportavoz del Govern se han dirigido a la dirección del centro de Lledoners este sábado por la mañana para comunicar la acción, “sin determinar su duración”. El objetivo es denunciar los obstáculos del Tribunal Constitucional para impedir que la causa llegue al Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

En una rueda de prensa este sábado en el Col·legi de Periodistes, su abogado, Jordi Pina, ha leído un comunicado de Sànchez y Turull, que denuncian este bloqueo del TC a la justicia europea. Concretamente, critican que el alto tribunal admita todos sus recursos de amparo, pero que después no se pronuncie, por lo que no pueden acudir a Estrasburgo.

En este sentido, Jordi Pina ha puntualizado que, en el caso de los dos presos en huelga de hambre, han presentado ocho recursos que han sido admitidos, pero sobre los que no hay pronunciamiento. El primero fue presentado el 22 de noviembre del 2017, hace más de un año. En el comunicado, los presos recuerdan que, según la ley de enjuiciamiento criminal y la doctrina del TC, los recursos contra escritos de prisión preventiva tienen carácter preferente y se tienen que resolver en un plazo máximo de 30 días.

“No lo hacemos contra nadie, sino a favor de remover conciencias para impedir que se asuma como normal lo que no lo es”, explican Sànchez y Turull, que exigen un juicio justo. “Es en los tribunales internacionales, y en especial el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, donde depositamos la confianza de justicia”, insisten. Apelan a “todos los demócratas de Catalunya, España, Europa y el mundo”.

El abogado Jordi Pina ha aclarado que no existe ningún condicionante a su huelga de hambre, y ha dicho desconocer si otros presos políticos optarán por este tipo de denuncia.

“Los riesgos empiezan desde el mismo inicio”

También ha intervenido el doctor Jaume Padrós, en calidad de presidente del Colegio de Médicos de Barcelona, pero también de médico personal de Sànchez y Turull. Ha explicado que le comunicaron la decisión esta semana, y que él expresó su “preocupación”. Ha recordado que no hay precedentes similares desde la Transición, y ha puesto el ejemplo de Lluís Maria Xirinacs. Ha subrayado que la decisión ha sido individual y libre.

Padrós ha anunciado la constitución de una comisión de seguimiento con expertos en los ámbitos ético, jurídico y médico, que “también velará para preservar a los presos políticos de todo tipo de coacción”. Según ha afirmado, los presos políticos han firmado un “documento de voluntades”.

El médico ha advertido que no existen casos de supervivencia más allá de los dos meses. Y ha apuntado algunas consecuencias de una huelga de hambre: “Astenia general, cansancio, pérdida de masa muscular, síntomas digestivos, alteración del sueño, pérdida del apetito y de nutrientes esenciales, con lo que pueden aparecer síntomas en órganos vitales que pueden llevar a complicaciones, coma o muerte”.

“Los riesgos empiezan desde el mismo inicio de la huelga de hambre”, ha alertado Padrós, que ha añadido: “Cuantos más días pasen, más se intensificará la vigilancia de los parámetros de salud”. Ha destacado que los servicios asistenciales de la prisión de Lledoners “tienen especial pericia” en este tipo de situaciones. Padrós ha admitido que esto puede ser eventualmente una “dificultad” para su traslado a Madrid para el juicio.

Protocolo médico

Según fuentes de Serveis Penitenciaris, cada interno que quiera hacer una huelga de hambre lo tiene que comunicar individualmente a la dirección de la prisión a través de una instancia, en que se tiene que especificar si será huelga de hambre y de sed o solo huelga de hambre. En caso de que sea de hambre, los médicos del centro penitenciario controlan el estado de los presos con un seguimiento de la presión, el peso y análisis de sangre.

Inicialmente, estos controles se llevan a cabo cada dos días, pero la periodicidad se adapta a la evolución de cada interno. En caso de que requirieran un ingreso hospitalario, este tendría lugar en la Unidad Hospitalaria Penitenciaria de Terrassa. Como medida extrema, un juez puede autorizar la alimentación forzosa, con administración de suero, por indicación facultativa.

Los internos en huelga de hambre siguen sujetos al régimen de vida del centro penitenciario. Es decir, mantienen los horarios y las actividades, así como la obligación de acudir al comedor, como el resto de presos.

En huelga de hambre y obligados a ir al comedor

Serveis Penitenciaris tiene prevista la posibilidad de que los presos hagan huelga de hambre, como Jordi Sànchez y Jordi Turull. En estos casos se aplica una normativa en que destaca en primer lugar que los internos que quieran hacer huelga de hambre lo tienen que comunicar individualmente a la dirección del centro penitenciario a través de una instancia. Además, en esta instancia tiene que constar si será huelga de hambre y de sed o solo huelga de hambre.

Una vez comunicada e iniciada la huelga de hambre, los protocolos médicos prevén que los médicos del centro penitenciario controlen el estado de salud de los internos con un seguimiento de la presión, el peso y de análisis de sangre, entre otros medios. Inicialmente, los facultativos realizarán estos controles cada dos días, pero adaptarán la periodicidad a la evolución de los pacientes.

Previsión de ingreso hospitalario

En caso de que el estado de salud de los internos requiera un ingreso hospitalario, Serveis Penitenciaris los trasladarán a la Unidad Hospitalaria Penitenciaria de Terrassa. También se señala que como medida extrema un juez puede autorizar la alimentación forzosa por medio de la administración de suero por indicación facultativa.

Con respecto al régimen de vida, los internos en huelga de hambre continúan sujetos a lo que esté establecido en el centro penitenciario. Por lo tanto, mantienen los horarios y las actividades, igual que la obligación de acudir al comedor, como el resto de los presos.

(Fuente: El Nacional.cat / Autores: Nicolás Tomás Jordi Parmel)

Conversación con Sànchez el primer día de huelga de hambre: “Es serio. No son fuegos artificiales”

Sentado tras el cristal del locutorio de Lledoners, Jordi Sànchez se muestra sereno, firme y convencido, dispuesto a plantar cara a un Estado que los ha encerrado en la prisión y a un Tribunal Constitucional que intenta impedir que su causa llegue al Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Con un historial de activista, de luchas políticas y sociales a las espaldas, el expresidente de la ANC y diputado de JxCat acaba de empezar un nuevo pulso desde su celda del centro penitenciario: una huelga de hambre. Este sábado es el primer día.

La mañana se ha despertado gris y anieblada en Lledoners. Hace frío y, para llegar al centro penitenciario, hay que penetrar en una inquietante nube de niebla que impide llegar al sol que a esta misma hora brilla en Barcelona. La mayor parte de las cabinas donde los internos reciben las visitas están vacías. En las que están ocupadas, hay presos hablando con familiares y amigos. También hay chiquillos. Pocos. Pero no hay ruido. Una madre carretea un bebé en brazos. Se adivinan muchos mundos y muy diferentes entre estas paredes. También dentro de las celdas de los presos independentistas.

La huelga de hambre es la noticia del día. La noche del viernes se ha hecho pública una fotografía de los siete presos en el patio del centro penitenciario. Aparecen los siete juntos, sonrientes. Es la primera imagen de todos ellos dentro de la prisión. En el patio. La voluntad de la foto es precisamente transmitir unidad. Los presos políticos se preparan para un nuevo giro estratégico. Tienen que dejar claro que lo hacen juntos.

A la misma hora en que El Nacional habla con Jordi Sànchez, su abogado Jordi Pina y el presidente del Colegio de Médicos, Jaume Padrós, están explicando en rueda de prensa la voluntad de poner en marcha la huelga de hambre.

El exlíder de la ANC habla convencido. Todo está pensado. Nada se ha improvisado. Él y Jordi Turull comunicaron el viernes a última hora al director del centro penitenciario y al director médico su decisión. Las prisiones tienen un protocolo para estos casos. Hay un seguimiento. Se tiene que comunicar al juzgado de vigilancia penitenciaria.

¿Cómo afronta esta situación? “Con la máxima tranquilidad. Sabemos que no es un juego. Es serio. No son fuegos artificiales”, asegura Sànchez. La tranquilidad son el equipo de médicos interdisciplinar que los controlan y que a partir de ahora se convertirán en referente de cada uno de los pasos que emprendan.

La huelga de hambre es indefinida. No tiene fecha de finalización. A partir de hoy sólo beben agua. Probablemente algún otro preso se añadirá en los próximos días. Quien está explícitamente indicado que no se sume son Carme Forcadell y Dolors Bassa, que están solas en Mas Enric y Puig de les Basses, lo cual desaconseja claramente una medida tan drástica como esta. La próxima semana se anunciarán otras iniciativas.

Todos son conscientes de que esta decisión sólo puede ser personal. No es una opción que se pueda adoptar de manera colectiva. “Eso no es una secta. El respeto es absoluto con las decisiones que tome cada uno. Es muy importante”, insiste.

Remover conciencias

El objetivo es, sin embargo, compartido: denunciar la actitud del Tribunal Constitucional que bloquea sistemáticamente sus recursos. Sànchez explica que para conseguirlo “desde la prisión lo único que queda es la huelga de hambre”. “Y el momento de hacerlo es ahora”, subraya, dado que con las sentencias la percepción será muy diferente. Esta nueva ofensiva se plantea, además, en el medio las celebraciones del 40 aniversario de la Constitución.

“La voluntad es remover las conciencias y llamar la atención. Poner el foco en una situación injusta”, insiste.

Jordi Sànchez tiene las ideas muy claras, sabe qué quiere hacer y como hacerlo. Habla rápido. El tiempo es muy limitado. Después de trece meses en la prisión ya está entrenado al administrar momentos. Las explicaciones fluyen mientras observa con los ojos atentos a sus interlocutores, escrutando las reacciones, escuchando las respuestas.

El exlíder de la ANC está más delgado, viste un polar gris y un jersey de cuello alto también gris. Tiene que hablar a través de un teléfono. En el otro lado del cristal, además de El Nacional, dos periodistas y el catedrático de derecho penal Joan Queralt, escuchamos a través del pequeño altavoz dentro del estrecho cubículo más bien pensado para dos personas.

En el box de detrás de él, dándonos la espalda pero visible a través de las paredes de cristal, está Jordi Turull con familiares. Al principio de la hilera, Jordi Cuixart. Más allá, Raül Romeva. Todos más delgados. Tranquilos. Contentos de saludar a caras conocidas. A través del cristal. Ponen la mano encima mostrando la palma. Desde el otro lado, otra mano recibe el saludo en un choque imposible. Intentando explicar muchas cosas con los ojos, con la expresión, con una sonrisa… Con un saludo extrañamente intenso. Como si no hubiera una barrera física. Pero la barrera está. Y ahoga las voces y las palabras.

El exlíder de la Assemblea niega en redondo que sea la ANC quien ha propuesto esta huelga. “Es mentira”, sentencia visiblemente disgustado. También lo ha negado públicamente la presidenta de la organización, Elisenda Paluzie. Saben que este tipo de intoxicaciones informativas forman parte de la estrategia para resquebrajar la unidad del independentismo. Para desprestigiar el movimiento. La batalla de los presos tienen muchos frentes. Y demasiadas trincheras.

Los presos políticos se reúnen en la prisión, habitualmente los sábados, para preparar el juicio. Fue en este contexto donde surgió la idea de plantear esta estrategia de denuncia. A partir de aquí hubo la reflexión colectiva y, sobre todo, la voluntad de dejar clara la imagen de unidad.

Los partidos políticos han sido informados en el último momento. El presidente Carles Puigdemont y el presidente Quim Torra lo sabían desde hace pocos días.

Los días críticos

¿Tienes miedo? “No es un tema de miedo. No he hecho nunca huelga de hambre y no sabes qué te puedes encontrar”.

Sabe que los días más críticos serán el domingo y lunes. Qué pasados estos tres primeros días la sensación de hambre queda dormida porque el cuerpo se acostumbra a no ingerir alimentos sólidos. Sabe que el reglamento de la prisión los obliga a ir igualmente al comedor a la hora de comida.

No obstante, insiste que están preparados, que tienen un equipo de seguimiento, con los médicos del centro, además de los doctores Jaume Padrós y Jordi Vilarasau. “Nada está improvisado. No es un juego”, asegura Sànchez. Tampoco pretenden –ni lo querrían- que eso desencadene una oleada de huelgas de hambre, aunque sabe que se repetiran los ayunos de hace un año.

La decisión es contundente. Y tiene un riesgo enorme. No obstante, Sànchez subraya que no es un salto al vacío, que no pretenden emular a Bobby Sands, en referencia al militante del IRA muerto en 1981, a los 27 años, después de 66 días de huelga de hambre. “No pretendemos poner en riesgo nuestras vidas. No hemos perdido el juicio”, asegura.

Lo importante será calibrar las fuerzas. Admite que no se plantean una huelga de 60 días, pero deja claro que aparte de esta determinación, la única cosa que les haría desistir sería que el TC sacara del cajón sus recursos y los resolviera o bien los inadmita para permitir desbloquear el camino de sus gestiones hacia instancias europeas.

Estrategia de bloqueo

Esta es la razón de la huelga: denunciar una estrategia de bloqueo del TC que aparca todos sus recursos para entorpecer el acceso al Tribunal Europeo de los Derechos Humanos, al cual no se puede acudir hasta que este tribunal no se ha pronunciado. El objetivo del Estado, denuncia, es dilatar estos procedimientos para conseguir que cuando haya sentencias internacionales que apoyen a los independentistas, los presos ya estén en la calle, como ha pasado en el caso Otegi. “El impacto que quieren evitar es verse obligados a abrir las prisiones”, sentencia Sànchez.

Son conscientes de que también en el Tribunal Constitucional todo está pensado, que hay un magistrado detrás, Cándido Conde Pumpido, que desde el alto tribunal coordina todos los escritos del procés, que se admiten a trámite y no se resuelven. Quedan bloqueados. No es nuevo. Hay recursos de Bildu que han llegado a estar siete años escondidos en algún cajón de aquel tribunal.

Es contra esta actitud dilatoria y bloqueadora que actúan. Quieren denunciar que la misma partitocracia que ha enfangado el CGPJ hasta colapsarlo, está también enquistada en el TC. “Queremos que se hable, que la gente tenga conciencia de lo que hace el TC, al igual que han visto lo que pasa al CGPJ”, advierte.

Una voz avisa desde los altavoces que sólo quedan cinco minutos de visita. Y las últimas palabras se precipitan a empujones mientras se agota el tiempo del encuentro.

Jordi Sànchez confiesa que se prepara para pasar la segunda Navidad en la prisión y sin juicio. Lejos de la familia. De hecho, es la familia lo que más lo preocupa en este momento y ante esta nueva decisión. La Navidad será con huelga de hambre.

Se acaba el tiempo y toca marcharse. En las cabinas se intenta de nueve despedidas imposibles.

Al salir del centro penitenciario la niebla y las nubes se han desvanecido. Las mismas personas que nos hemos encontrado en la entrada volvemos a salir por los mismos pasillos, atravesando un patio. Sin ruido. El bebé ha quedado dormido en los brazos de la madre. Hace sol. Pero el frío continúa.

(Fuente: El Nacional.cat / Autora: Marta Lasalas)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *