Éxito de la huelga médica en la atención primaria andaluza: Los convocantes sitúan el seguimiento en el 85%, la Junta en el 20% (vídeo)

El Sindicato Médico Andaluz (SMA) sitúa en más del 85% el seguimiento de la huelga de 24 horas de médicos de familia y pediatras de atención primaria convocada por esta central sindical, junto a diversos colectivos como Marea Blanca o Basta Ya!, para denunciar «el deterioro de la atención primaria, la falta de inversiones y la mala gestión de este ámbito sanitario».

Así lo han indicado fuentes del sindicato, que han destacado el seguimiento de esta huelga, a la que estaban convocados más de 7.500 profesionales, en todas las provincias andaluzas, y han informado de que unas 1.500 personas han participado en la concentración prevista a las puertas de la sede central del Servicio Andaluz de Salud (SAS) en Sevilla.

El presidente del Sindicato Médico Andaluz, Rafael Carrasco, ha pedido al SAS que «tome nota» de algo que considera «especial» porque «el colectivo médico es un colectivo que difícilmente se moviliza» y haber conseguido «una concentración de más de 1.500 personas en el SAS y un seguimiento de la huelga como este es argumento más que suficiente para que el SAS reflexione, se siente seriamente a negociar con nosotros, aumente su oferta con respecto a las reivindicaciones y nos dé una solución definitiva a todo esto».

Por su parte, el portavoz del Gobierno andaluz, Juan Carlos Blanco, ha situado en menos de un 20% el seguimiento de la huelga y ha defendido que se han establecido servicios mínimos conforme a la legalidad vigente. Así ha respondido Juan Carlos Blanco en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno a preguntas de los periodistas sobre este asunto, donde ha precisado que según un primer dato, el seguimiento no se acerca al 20 por ciento, pero ha añadido que “prefiere ser cauto y hacer una valoración más precisa a medida que pase la jornada”.

Cuestionado sobre los servicios mínimos, que a juicio del sindicato convocante «son abusivos», ha afirmado que cualquier establecimiento de servicios mínimos se tiene que hacer siempre conforme a la legalidad vigente “para conciliar el derecho a la huelga con el establecimiento de servicios que sean de interés general”. “Desde la Junta lo que se hace siempre es respetar la legalidad vigente”, incide.

La Junta ha establecido para la jornada de huelga de este martes unos servicios mínimos del 40% de la plantilla y del 100% en urgencias, obligando a los médicos designados a atender todas las consultas y no sólo las urgentes.

(Fuente: El Correo de Andalucía)

“Los pacientes notan la basura de medicamentos que nos obligan a recetar”

La huelga de 24 horas de médicos de familia y pediatras de atención primaria ha obtenido un seguimiento del 85% según el Sindicato Médico Andaluz (SMA). Sin embargo, la Junta de la señora Díaz, en campaña electoral, lo reduce a un 17,9%.

Desde el sindicato valoran como “todo un éxito” y recuerdan las “condiciones de mínimos interpuestas por algunos directores de Distrito que, en algunos casos de manera amplia, ha superado el 40 por ciento de la plantilla real efectiva de los médicos”. La huelga ha sido seguida de forma masiva en las ocho provincias andaluzas destacando según el SMA la concentración de 1.500 médicos venidos desde todos los extremos de Andalucía frente a la sede del SAS en Sevilla.

Esta huelga ha sido “en defensa de una atención digna para los pacientes, de al menos diez minutos y en donde han denunciado la falta de inversiones, la mala gestión en este ámbito sanitario y el deterioro de la atención primaria. (…) Haber conseguido una concentración ante el SAS superior a los 1.500 profesionales y un seguimiento de la huelga de más del 85 por ciento en toda Andalucía, es argumento más que suficiente para que el SAS reflexione, se siente seriamente a negociar con nosotros, aumente su oferta con respecto a las reivindicaciones y nos dé una solución definitiva que solucione las graves deficiencias de la atención primaria”.

Los médicos andaluces de Atención Primaria se sienten agotados y hartos. Van a la huelga para luchar contra los “recortes abusivos” del Ejecutivo de Susana Díaz. “La Junta ha sido muy lista. Ha enfrentado a pacientes y a médicos” asegura Carlos Bautista, portavoz de la plataforma Basta Ya según publica ABC, quien denuncia que “los pacientes notan la basura de medicamentos que nos obligan a recetar” y lo pagan con los profesionales sanitarios.

El enfado es generalizado porque están siendo penados por hacer su trabajo. “Nos penalizan económicamente si no recetamos los medicamentos que están en la subasta”, unos fármacos que consideran «de mercadillo», prohibidos en países como Estados Unidos o Alemania.

Los médicos resaltan que las plantillas no se amplían; “no sustituyen a quienes se jubilan, se van de vacaciones o están de baja”. Y, por si fuera poco, apenas hay tiempo de ver a los pacientes, «de preocuparse por ellos», por eso piden diez minutos por consulta. “Es necesario que confíen en nosotros, que conozcamos su historial”.

Desde los profesionales ven la situación «lamentable», pero «no es una consecuencia, sino un objetivo» del Gobierno de Susana Díaz, que mira por «ahorrar económicamente a corto plazo», tal y como denuncia el portavoz de Basta Ya. Para los facultativos, lo que está haciendo la Junta con el SAS es “un negocio”, ya que hace conciertos con los hospitales privados, que «van subiendo las cuotas».

(Fuente: Digital Sevilla)

Andalucía una de las comunidades con menos personal médico y de enfermería

Andalucía es una de las comunidades autónomas con menos personal médico y de enfermería en atención primaria por habitantes. Sólo las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, las Islas Baleares y Cataluña rebasan por debajo a la comunidad andaluza, según datos oficiales del Ministerio de Sanidad, actualizados a diciembre de 2017.

Si en España hay 0,77 médicos de atención primaria por cada mil habitantes, en Andalucía son sólo 0,74. Esto significa que en el conjunto de España, de media, cada médico atiende a 1.298 pacientes, mientras en Andalucía cada profesional asiste a 1.351 de promedio. Lo que significa que en ocasiones esta cifra se dispara.

La diferencia es de 53 pacientes por facultativo. Pero si se compara con Castilla y León, la comunidad con la ratio más alta (1,11), donde cada profesional tiene asignados, de media, a 900 pacientes, la diferencia entre los ciudadanos atendidos por un médico de atención primaria en Andalucía y los que atiende un facultativo castellano es de 451 pacientes.

Los alrededor de 8.000 médicos de atención primaria que existen en Andalucía estaban convocados por el Sindicato Médico Andaluz este martes a una jornada de huelga en toda Andalucía, para exigir unas condiciones de trabajo razonables, entre las que reclaman un cupo máximo de 1.500 pacientes (y de 1.200 para los pediatras), y disponer de, al menos, diez minutos para poder atender en consulta a cada uno.

Los convocantes consideran que es en atención primaria donde los recortes aplicados en la sanidad desde el inicio de la crisis económica han sido más drásticos y éstos no se han recuperado con el paso de los años.

Según los datos del Ministerio, en 2007, antes del inicio de la crisis, Andalucía estaba levemente por encima de la media española de médicos de atención primaria por cada mil habitantes, que entonces era de 0,74. En Andalucía, la ratio era de 0,75 entonces. Con el paso de los años, Andalucía ha retrocedido hasta los 0,74 mientras que en España la media ha ascendido hasta los 0,77.

La situación del personal de enfermería no es muy diferente de la de los médicos. En Andalucía hay, según los datos del Ministerio, 0,57 enfermeros por cada mil habitantes, mientras la ratio media en España es de 0,64. En este caso vuelve a ser Castilla y León la comunidad con más enfermeros de atención primaria con 0,9 por cada mil habitantes. La diferencia entre los que atiende cada enfermero andaluz (1.754 pacientes) y cada profesional de enfermería en Castilla y León (1.111) es de 643 ciudadanos.

Cupos de hasta 1.800 pacientes

Más del 50% de los médicos de atención primarias de Andalucía atienden cupos que superan los 1.500 pacientes, según fuentes de la plataforma Basta Ya, que se ha adherido a la convocatoria de huelga del Sindicato Médico Andaluz para este martes.

El mayor problema, indican, se encuentra en las localidades costeras, en algunas de las cuáles se superan los 1.800 pacientes por facultativos. Una de las reivindicaciones de la huelga es limitar a un máximo de 1.500 pacientes, y en el caso de los pediatras a 1.200, el cupo de cada médico.

Las protestas comenzaron hace meses en Málaga y Huelva y se han extendido ya a toda la comunidad autónoma. El Sindicato Médico Andaluz confía en que el seguimiento de la huelga sea importante en las provincias de Málaga y Huelva, donde las protestas anteriores han tenido un seguimiento notorio, y también en provincias como Sevilla, Granada, Cádiz y Córdoba, que se suman ahora a las movilizaciones.

(Fuente: Andalucía Información)

Ha sido la Primera gran huelga general de la Atención Primaria en Andalucía

Carlos Bautista no pasa consulta esta mañana. Durante estos días se lo ha ido explicando a sus pacientes del centro de salud de Huelin, en Málaga. Les ha dicho que está cansado de no tener tiempo suficiente para atenderles, harto de no poder mandarles pruebas diagnósticas y de encontrarse muchas veces maniatado a la hora de buscarles el mejor tratamiento. También les ha dicho que lleva años sintiéndose ignorado, que él y sus compañeros están entre los médicos peor pagados de España.

Por todo eso —les ha dicho Carlos— hoy hace huelga, como otras decenas de médicos de Atención Primaria de toda Andalucía. Según este colectivo, un 85% de médicos y pediatras; según el Servicio Andaluz de Salud, un 20%. “Los pacientes lo entienden, saben que luchamos por el bien de su salud”, considera Carlos Bautista.

Es la primera vez que sindicatos, asociaciones de médicos y colegios profesionales de las ocho provincias se ponen de acuerdo para organizar un paro de 24 horas en defensa de la Atención Primaria. Todos se concentran esta mañana ante la puerta del Servicio Andaluz de Salud, en Sevilla, para exigir más plantilla, más recursos y más estabilidad para unos profesionales que hoy resuelven el 90% de los problemas de salud.

Y el momento no podía ser más oportuno. En plena campaña electoral, a cinco días de las elecciones autonómicas, los representantes políticos no tendrán más remedio que escucharles. “Hasta ahora nos habían ignorado totalmente, por eso hay tanto malestar”, denuncia Rafael Carrasco, presidente del Sindicato Médico Andaluz (SMA), organización que ha convocado la jornada de huelga. “Sabemos que no hay fórmulas mágicas, que no se puede ampliar el presupuesto en un 30% de la noche a la mañana, pero queremos que la Junta se siente a negociar con los médicos, a hacer un cronograma creíble, a pactar las prioridades”, insiste Carrasco.

Desde la Consejería de Salud se defienden a través de un comunicado de prensa, donde han recordado que ya existe una Estrategia de Renovación de la Atención Primaria en marcha. “No entendemos esta huelga que convoca el SMA en Andalucía. Es ahora cuando más se está apostando desde la Administración autonómica por colocar a este nivel asistencial en una situación de liderazgo”.

Más de 7.500 médicos de familia y pediatras están llamados a participar en esta jornada de paro que, de momento, transcurre en los centros de salud con normalidad. La Consejería ha establecido unos servicios mínimos del 100% en las urgencias y el 40% de las consultas a demanda —una cantidad que los manifestantes consideran abusiva—. Por eso, las colas de pacientes no son mucho más largas que las de un día corriente.

“Nosotros apoyamos la huelga”, asegura Mercedes Pírez, presidenta de la Asociación de Vecinos en la barriada malagueña del Palo.“Hemos avisado a todos los vecinos para que no vengan hoy a los centros de salud, como una forma de protesta”. En los pasillos, solo varios carteles rompen la cotidianidad: “Esta huelga también es por ti. Por una sanidad digna, apóyanos”.

Cinco minutos no es suficiente

“Contamos con el mayor y mejor sistema sanitario público de España”. Es una de las frases que encabeza el video de campaña electoral de la candidata socialista y presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz.  En él presume de haber aprobado para 2018 “el mayor presupuesto en salud de su historia”: 9.809 millones de euros, de los cuales 9.013 millones han sido destinados al Servicio Andaluz de Salud (SAS). Esto significa un incremento del 5,4% respecto al año anterior.

Sin embargo, la euforia estadística se diluye al entrar en un centro de salud como el de Huelin, donde hace dos años se jubiló uno de sus médicos de familia y todavía no le han buscado sustituto. “No están cubriendo las jubilaciones, ni las bajas, ni las excedencias”, asegura Carlos Bautista, “tenemos a otra compañera que lleva dos años de baja por enfermedad y tampoco han ocupado su puesto”. Él fue uno de los impulsores de ‘Basta Ya Málaga’.

Una plataforma creada hace dos años precisamente para denunciar la saturación de los centros de salud malagueños. Al principio apenas se unieron cinco médicos pero, con la ayuda de las redes sociales, consiguieron sumar trescientos en una semana. Querían visibilizar la falta de personal, pero también la falta de recursos —por ejemplo, a ellos no se les permite solicitar pruebas diagnósticas como un TAC o una resonancia—.

“Hemos estado muy aislados durante años, siempre encerrados en nuestras consultas. Ya era hora de levantar la voz”, explica Carlos. Durante los últimos meses han organizado más de una decena de paros parciales hasta que la chispa de indignación se extendió a la provincia de Huelva y de ahí a toda Andalucía.

El 19 de noviembre convocaron, junto a los médicos onubenses, la primera jornada de huelga completa. Ahora, junto a colegas de toda la región, se concentran en Sevilla para recordarle a la presidenta andaluza que, por mucho que alardee de sanidad, esta comunidad sigue siendo la última en inversión en salud por habitante. Actualmente, Andalucía destina 1.166 euros por cada paciente, son 200 menos que la media nacional y hasta quinientos euros menos que otras comunidades como País Vasco.

Y eso, según la plataforma “Basta Ya”, tiene un efecto en cascada porque cuanto menos inversión, menos plantilla.  Y cuanto menos plantilla, menos tiempo tienen para dedicar a todos sus pacientes. “En días normales podemos recibir hasta 65 ó 70 personas, pero en los puntos fuertes, como la campaña de la gripe, llegamos a atender a cien personas en un día”, advierte José Luis Hornero, médico del centro de salud de Churriana.

Esto quiere decir que cada consulta dura, como mucho,cinco minutos. Y con eso no les da ni para mirar a sus pacientes a la cara. Por eso una de sus reivindicaciones principales en este día de huelga se mide en tiempo: diez minutos. El mínimo imprescindible para poder tocar, escuchar y tratar con el enfermo con un mínimo de garantías. “Llevamos reivindicando los diez minutos desde el año 2000. Muchas comunidades autónomas como País Vasco, Cataluña, Baleares o Asturias ya los tienen. Pero nosotros seguimos igual. Esto es la prehistoria”, critica Carmen González, médica del centro de salud del Perchel.

Cuando un médico no tiene tiempo para explorar o para escuchar a sus pacientes, lo que ocurre es que éstos acaban perdiendo la confianza y entonces prefieren acudir a las urgencias del Hospital (que se están convirtiendo en una nueva Atención Primaria, pero más cara) o recurren a la sanidad privada o, directamente, les agreden. “Cuando tú no le miras la cara al paciente, pierdes esa empatía y ahí es cuando empiezan a agredirnos”, reconoce Carlos Bautista.

Según el Observatorio de Agresiones de la Organización Médica Colegial de España, en 2017 se registraron 515 agresiones a médicos. De ellas, el 53% ocurrió en Atención Primaria frente al 21% de las agresiones registradas en hospitales. De todas las comunidades autónomas, Andalucía es la primera, con 122 agresiones a médicos. “Este sistema nos irrita a todos, a los médicos y a los pacientes, destaca Carmen González, “hay gente que, cuando está muy desesperada, convierte el sufrimiento en ira”.

Sanidad precaria

Solo en la provincia de Málaga, 1.178 médicos han colgado sus batas en los últimos diez años para marcharse fuera. Unos eligieron Madrid, otros Canarias, Murcia, Reino Unido o Suiza. Han huido de la precariedad, de los contratos eventuales, de los horarios imposibles y las guardias encadenadas. Según una encuesta presentada este verano por el Colegio de Médicos de Málaga, muchos de estos profesionales, más del 80%, quieren volver pero solo si les ofrecen un contrato estable.

La fuga de médicos se siente especialmente en la Atención Primaria, sobre todo en el caso de los pediatras. Tal y como constatan los sindicatos, cada vez hay menos en los centros de salud, de hecho muchos médicos de familia han tenido que empezar a asumir sus funciones.

“Necesitamos que contraten y que hagan contratos decentes”, defiende la médica Carmen González, “los eventuales deberían ser solo para picos concretos, no para cubrir plazas establecidas”. Porque eso también acaba afectando a los pacientes. “En 30 días tienes un médico y a los 15 días tienes otro. Así no hay continuidad en los tratamientos. Uno te manda ibuprofeno, pero luego viene otro y te manda paracetamol”, critica la presidenta de la Asociación de Vecinos del Palo (Málaga).

Hasta el año 2016 se calcula que un 30% de los trabajadores de la sanidad pública eran eventuales. Tan grave era la situación que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea tuvo que intervenir. En una sentencia ejemplar concluyó que este tipo de contratos suponían un «fraude” y generaban mucha precariedad. “Desde aquella sentencia, la eventualidad se ha ido reduciendo poco a poco. Ahora ronda el 10%”, admite Rafael Carrasco, presidente del Sindicato Médico Andaluz.

Aparte de la eventualidad, existe otra razón por la que se marchan los médicos de Atención Primaria: por el sueldo. Según ‘Basta Ya’, los andaluces son los facultativos peor pagados de España. La diferencia está sobre todo en los complementos. Los médicos andaluces cobran más o menos en función de si cumplen con una serie de objetivos que les marca la Consejería. Entre ellos están, por ejemplo,reducir las derivaciones a especialistas o recortar la prescripción de medicamentos.

“Muchos objetivos están basados exclusivamente en criterios económicos. Entiendo que nos paguen más o menos en función de los resultados de salud, pero no según qué medicamentos receto y el número de derivaciones que hago. Yo tengo que hacer las derivaciones que sean necesarias”, defiende el presidente del Sindicato Médico Andaluz.

La Junta tiene un plan

Cuando la Junta de Andalucía aprobó los presupuestos para 2018, dejó claro que su prioridad para este año sería la reforma de la Atención Primaria. Entonces, se comprometió a crear más contratos indefinidos y a dotar con mejores equipamientos tecnológico a los centros de salud. También aseguró que los médicos tendrían acceso a más de 600 pruebas diagnósticas.

En esa línea, el pasado octubre el SAS anunció la contratación de 1.306 nuevos profesionales. Habló de contratos “de larga duración”, de los cuales 281 serían para médicos de familia y 36 para pediatras. Sin embargo, para los sindicatos siguen siendo migajas. “Esto es como una herida. Si tuviera dos centímetros, con un par de puntos la cierras, pero si tiene veinte centímetros necesitas muchos más”, aclara Antonio Martín, presidente del Sindicato Médico Andaluz en Málaga.

Su postura es clara: después del “maltrato” sufrido por la Atención Primaria durante los últimos años – sobre todo tras unos importantes recortes en presupuesto a partir de 2012 – la buena voluntad no es suficiente. “Queremos concreciones de futuro, necesitamos garantías para los próximos años”, insiste Martín. Él mismo se lo ha comunicado a la Delegación del Gobierno andaluz en Málaga durante varias reuniones previas a la huelga. “En la Delegación nos reconocen que la situación hay que arreglarla, pero no concretan nada. Ni cuántas plazas se van a crear ni en qué plazos. Por eso seguimos sintiendo mucha desconfianza”.

Hacen falta reformas estructurales y no “caramelitos”, coinciden los miembros de la plataforma ‘Basta Ya Málaga’. Como se queja Carlos Bautista, “el sistema está mal hecho. La Atención Primaria debería ser el centro. Si nos dejaran hacer lo que sabemos, incluso sería menos gravoso para la Sanidad y más eficiente”. “La labor del médico de familia es muy importante, pero muy anónima. No hacemos grandes trasplantes. Somos los del día a día y eso no es noticia. Lo nuestro no vende para conseguir votos”, añade Carmen González.

Médicos, pediatras y sindicatos aseguran que si la situación no se arregla, si no hay un compromiso palpable y con los números en la mano, ellos mantendrán las protestas, incluso después del día 2 de diciembre. “No estamos luchando contra ningún partido en concreto”, recuerda Rafael Carrasco del SMA, “estamos luchando contra una situación que nos parece injusta”.

(Fuente: El Salto – Andalucía / Autora: María José Carmona)

Vídeo:

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *