Carta del eurodiputado Javier Couso anunciando el abandono de IU denunciando a la “renovada” dirección de Alberto Garzón

Carta a la militancia de IU ante las elecciones europeas: vieja política y componendas, lo qué hay detrás de la fachada

Hace unas semanas, en un artículo público, anunciaba mi intención de poner mi trabajo ante el escrutinio de la militancia de Izquierda Unida (IU),de cara a revalidar mi presencia en el Parlamento Europeo para la legislatura 2019/2024.

El contexto: la alerta sobre la necesidad de un proceso de primarias verdaderamente participativas, que garantizase la presentación de unas listas en las que se reflejase la diversidad de IU y la posibilidad de elegir entre los diferentes nombres, independientemente del lugar que ocupasen en ella.

También, en el mismo artículo, manifestaba mi incredulidad ante unas supuestas filtraciones en las que la dirección adelantaba que no contarían con ninguno de los eurodiputados de la presente legislatura.

Lamentablemente, ha sido así.

Ahora entiendo perfectamente las declaraciones de la exportavoz de IU en el Parlamento Europeo sobre un supuesto acoso laboral sin destinatarios. Hoy se ve clara la maniobra intoxicadora que sirvió de excusa para, además de manchar la trayectoria política de sus eurodiputados, dejarles fuera de las listas.

No sólo no se nos dio apoyo desde la dirección, sino que, con comunicados insustanciales y la creación de un instrumento ad hocfuera de la comisión de garantías de la propia organización, se daba credibilidad a unas acusaciones gravísimas que la propia persona acusadora calificaba días después de meras anécdotas.

Pero ya el trabajo estaba hecho: difamación y una mancha inconcreta sobre todos los diputados y diputadas que componían la delegación de IU en Bruselas.

Comprobar ya, blanco sobre negro, esta sucia maniobra, deja en muy mal lugar a la dirigencia, que en la práctica no defiende la labor que hemos desarrollado con seriedad y dedicación desde que fuimos elegidos en el 2014 y que da carta de naturaleza a la guerra sucia de la peor política.

Nada de traspaso de lo aprendido, nada de reconocimiento al trabajo bien hecho. Como en cualquier empresa capitalista, somos arrojados a la papelera como mero material defectuoso.

Respecto a las primarias, más de lo mismo. Ya no queda nada de aquella bandera que levantaba Alberto Garzón en su disputa con el anterior Coordinador, Cayo Lara. Nada de primarias abiertas y democracia interna. Otra vez la lista plancha cocinada en los despachos de la dirigencia de IU y el PCE.

Una lista donde figuran sólo los que son afines al entorno del coordinador de IU y del secretario general del PCE. En resumen: un quítate tú para ponerme yo y un blindaje total de todo el andamiaje que rodea al coordinador.

Hablando en plata, son más democráticas las listas del Senado, donde se puede elegir candidato o candidata -independientemente del lugar que se ocupe-, que esta lista elaborada en los despachos a la espalda de toda la militancia. En este proceso, aprobada por los órganos de IU, si quieres presentarte, primero debes pasar una criba de cuatrocientos avales, para después enfrentarte a la lista apadrinada por Garzón y Enrique Santiago, los popes de IU y PCE respectivamente, y aún sacando un buen resultado contra el aparato y su capacidad para mover votos de asambleas y federaciones, colocarte en un puesto que no será de salida en ningún caso sabiendo que no más de tres puestos serán los que otorgue Podemos a una, ya subalterna, IU.

Haberme presentado a esta competencia tramposa con fachada democrática sólo habría servido para blanquear un proceso que mantiene la esencia de la vieja política, donde se premia más la adhesión al jefe que la capacidad y el trabajo realizado.

Estas formas acartonadas y blindadas evidencian, en el fondo, el miedo que tienen las direcciones de IU y el PCE a que los militantes y simpatizantes puedan participar libremente en procesos verdaderamente democráticos y transparentes.

Así lo comprobé cuando ante la pregunta a un alto apparátchik de por qué no se hacía una lista con todas las personas interesadas en concurrir y que se pudiese votar independientemente del puesto, se me contestó que había miedo en la dirección a que Paloma López, o yo mismo, pudiésemos colocarnos en puestos de salida delante de los cuasi desconocidos candidatos del aparato.

Gran democracia y seguridad la de esta dirección que apaga los fuegos con gasolina, y las discrepancias políticas con el ostracismo.

Si hago un ejercicio de memoria del comportamiento de la dirección ante los problemas que arrastra la delegación europea desde el principio de la actual legislatura, esta actuación no es algo que me extrañe. Porque a la dirección de IU no le importaba mucho la degradación creciente de la situación en Bruselas. Sólo le interesaba lo que se podía sacar de los recursos disponibles.

Nada de soluciones, ausencia de una estrategia política para Europa, cero visión de una actuación conjunta y coherente.

A pesar de que los problemas políticos y de acción fueron constantes desde el principio de la legislatura, no escucharon a sus diputados. A pesar de que tres de sus cuatro parlamentarios no tenían comunicación con su portavoz, siguieron apoyándola.

A pesar de que ante el desastre interno, se le quitó la coordinación de la delegación pero se mantuvo su portavocía, y aún cuando, en virtud de los estatutos de IU, solicitamos un cambio de portavoz, la dirección lo vetó mientras reafirmaba su confianza en una portavoz que había dimitido como responsable de Internacional tras una actuación nefasta.

Es revelador comprobar que ante la ausencia por baja de la portavoz, con un esfuerzo colaborativo y responsable, sí conseguimos un funcionamiento óptimo entre nosotros. Fueron siete meses en que IU Europa era una delegación unida, donde se discutían estrategias y se caminaba juntos.

Si no se ha sabido de esta situación explosiva y de ruptura una a tres, es porque hemos sido totalmente responsables y hemos tratado de llevar esta situación insoportable en el ámbito interno. Y digo los tres, pues no fue si no la ya exportavoz la que utilizó la difamación en prensa para enmascarar un completo fracaso político y ayudar en la quema política de sus tres “compañeros”.

Dejo fuera de este texto la impericia y la ausencia de calor de la dirección con las federaciones y sus gentes. Esas gentes que son la verdadera esencia de IU y el PCE; personas que no saben casi nada de lo que se cuece en las plantas nobles de Olimpo (sede de IU), y que son quienes mantienen viva la vieja, pero actual, lucha de clases en sus pueblos, en sus ciudades, contra viento y marea, sosteniendo una bandera roja de dignidad en medio de tiempos tan líquidos.

Estos años en IU han tenido muchas cosas buenas, la mayoría gracias al contacto con la militancia de base, que transmitían cada vez todo el cariño y que nos trasladaban que seguían nuestras actuaciones en el Mordor europeo.

Nada más lejos de la dirección, a la que nunca le importó en demasía el trabajo político desarrollado en un ambiente hostil y con poca repercusión en nuestro país; y eso que nos hemos batido el cobre, que hemos dedicado jornadas extenuantes y viajes infinitos para que la voz de nuestra gente, esa de la que hablaba antes, se escuchase clara y nítida en el ruedo de la UE.

Por eso, ante la proximidad de las elecciones de 2019 y a pesar de todo lo sufrido, pensé, antes que en esta desastrosa dirección, en nuestra gente: la que no está diluida a cambio de no se sabe qué cosas, la que pega carteles, la que lucha en los tajos, la que tiene el corazón rojo y decidí intentarlo: poner mi trabajo al escrutinio de mi gente, y que ellos y ellas decidiesen.

Pero no fue posible. Una dirección endogámica, con muchos jóvenes novedosos y muchos viejóvenes de siempre, decidió mantener el control; para seguir siendo dueños, para repartirse el menguado pastel y que, lamentablemente, los órganos lo ratificaron.

Por lo tanto, aquí termina mi experiencia parlamentaria en Izquierda Unida, pero no mi camino. No quiero estar en esta IU cuya dirección no se parece a su militancia.

Es un adiós a IU, pero no un adiós a la clase a la que pertenezco y a la que defenderé en cualquier lugar que me reserve el resto de mi vida.

(Fuente: Insurgente)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *