Serbia: El presidente, Aleksandar Vucic, denuncia un gran movimiento de fuerzas de la policía kosovar hacia el norte habitado por serbios

La acostumbrada tirantez en las relaciones Belgrado- Pristina acusaron ayer una abrupta escalada ante las más recientes acciones de las autoridades provisionales de Kosovo.

En una reunión con representantes de la población serbia que vive en esa provincia- parte constitucional de Serbia que proclamó unilateralmente la independencia en 2008-, el presidente, Aleksandar Vucic, informó sobre un gran movimiento de fuerzas de la policía kosovar hacia el norte del territorio, habitado por connacionales.

También dio a conocer la declaración del primer ministro kosovar, Ramus Haradinaj, de que el aumento en un ciento por ciento de los aranceles aduanales a las mercancías serbias- aplicado desde ayer y origen de esta escalada- no será derogado hasta que Belgrado reconozca la independencia de Kosovo.

Mencionó igualmente que a pesar de que las autoridades serbias cumplieron todos los acuerdos bilaterales suscritos y no violó ninguno de sus preceptos, mientras los kosovares sí lo hicieron, la Unión Europea (UE) sigue insistiendo en convocar a las dos partes a poner fin a lo que denomina provocaciones.

Al abundar en los últimos pasos de las autoridades de Pristina, dijo tener información fidedigna de que no menos de 20 camiones llenos de efectivos de las unidades especiales de la policía se dirigen hacia el sur de Mitrovica, un territorio partido en dos por el río Ibar que es el límite entre las poblaciones serbias y albanesas.

Indicó que esos movimientos sugieren la intención de ocupar el lago artificial Gasivoda para mostrar los músculos y llamó la atención de que ningún efectivo de nacionalidad serbia fue llamado a servicio. Aunque dijo no tener idea de a qué se disponen las tropas kosovares, subrayó que Serbia no movió ni al ejército ni a la policía.

Seguimos la situación y lo servicios de inteligencia trasmiten información desde el terreno, remarcó el mandatario y expresó que sabe muy bien en la difícil situación en que se encuentra la población serbia en esa provincia, pues la tasa aplicada supone falta de alimentos, medicinas y artículos de amplio consumo.

Ilustró sobre acciones organizadas en las calles para quemar productos serbios, como hicieron los nazis en el pasado. Estamos ante algo que hasta ahora no se había visto en ningún lugar, tenemos ante sí la peor versión de fascismo en acción, afirmó el mandatario.

Expresó su esperanza en que la UE reaccione de manera racional ante esta situación, pero también exteriorizó sus temores de que sea tarde para hacer entrar en razones a Pristina.

Empero, dijo que Belgrado no abandonará a sus connacionales en esa provincia y reiteró que seguirá abogando por la paz, el entendimiento y con la convicción de que el compromiso es la única solución para la confrontación de larga data en torno a Kosovo.

Tenemos que darlo todo de nosotros para evitar cualquier tipo de confrontación y ante los intentos de llevarnos a un choque mediante diversas provocaciones debemos estar unidos y luchar en paz y con los medios políticos permitidos, aconsejó.

Expresó su esperanza de que a nadie se le ocurra aplicar la fuerza contra el pueblo y pasar a matar personas por el hecho de ser serbios, porque eso el país no lo permitirá, acotó.

En cuanto a las declaraciones de Haradinaj, opinó que no salieron de su cabeza, sino de las grandes potencias que están detrás de él y convocó a los connacionales en la provincia y a los serbios a prepararse para una larga y difícil lucha, porque la independencia de Kosovo no se reconocerá.

(Fuente: Prensa Latina)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *