El Líbano celebra el 75º aniversario de su independencia con el ejército en estado de alerta frente a las amenazas israelíes (vídeos)

El Líbano obtuvo su independencia el 22 de noviembre de 1943, después de 23 años de mandato francés que lo obtuvo del desaparecido imperio otomano. Un desfile militar de menos de una hora fue ayer la ceremonia central del Día de la Independencia en El Líbano.

El presidente de la República, Michel Aoun (foto adjunta), el titular del parlamento, Nabih Berri, y el primer ministro designado, Saad Hariri, asistieron a la parada celebrada en la avenida capitalina Chafic al-Wazzan. Con posterioridad, los tres tomaron camino al palacio presidencial para una reunió a puertas cerradas que, probablemente, tenga entre sus temas principales la dilación en la formarción del Gobierno.

En el 75º aniversario de su independencia, El Líbano sigue en alerta por las continuas violaciones que practica el régimen de Israel sobre su territorio. A pesar de esto las autoridades libanesas se han dirigido al pueblo con un mensaje de determinación por defender su soberanía.

Se marcan 75 años desde que El Líbano dejó de ser una colonia francesa y surgió como país independiente. El presidente de la nación, el primer ministro y el presidente del Parlamento toman juntos asiento en estas gradas cargadas de patriotismo. Preservar la independencia, la soberanía y la unidad nacional es, para El Líbano, esencial.

En su habitual discurso en la noche de víspera, el presidente, Michel Aoun, destacó como primera responsabilidad formar nuevo Gobierno. Dicha soberanía no está del todo completa. Queda pendiente la ocupación israelí que irrumpe diariamente por aire y mar y mantiene bajo ocupación territorio libanés. Durante el memorial del jubileo de la independencia el comandante general del Ejército libanés llamó a sus tropas a estar en alerta.

Un día como este, este existe la probabilidad de un futuro sin ocupación. El Líbano “no puede morir, ni caer” porque puede contar con la protección “de mártires y de santos”, que caracterizan su historia y su pasado, declaró. Las esperanzas están puestas en el triángulo de oro “Ejército, pueblo y resistencia”. Pero hay algunos actores cuya actitud parecen contrarrestar los esfuerzos. El Líbano necesita completar el camino de la independencia a paso ligero antes de que las filas se rompan.

El presidente libanés ha recalcado este miércoles que el país «no puede permitirse el lujo de seguir perdiendo tiempo» en el proceso de formación de Gobierno, estancado desde la celebración de las parlamentarias en mayo.

Aoun ha indicado que esta crisis política «no es la primera de este tipo», ya que el país «ha experimentado otras en los últimos años». Pese a ello, ha afirmado que «está haciendo perder tiempo de forma irreversible y bloquea la capacidad de producir y lograr los intereses y asuntos del Estado y sus ciudadanos».

«Mi llamamiento hoy a todos los altos cargos, partidos, movimientos y confesiones (…) es rechazar nuestras diferencias, dejar de lado nuestros intereses personales y mostrar un sentido de responsabilidad hacia aquellos que nos han confiado su destino», ha manifestado.

«Es nuestro deber garantizarles su futuro y unirnos en el Parlamento y el Gobierno», ha resaltado, antes de denunciar las «palabras envenenadas lanzadas por unos contra otros como flechas», ya que, a su juicio, «indican el abismo ético al que se ha caído».

Aoun ha manifestado además que «la independencia y soberanía de la nación deben quedar al margen de la ecuación de lealtad y oposición y al margen de la lucha de poder, ya que las disputas no deben ser sobre la nación, sino sobre política».

«Es responsabilidad de todos preservar esta independencia y, para ello, hay que mantener la unidad nacional y la voluntad de coexistencia en el marco de los valores humanos y sociales, que son más fuertes que todas las leyes», ha argumentado.

En este sentido, ha reiterado que «la independencia no es una mera celebración y no puede ser reducida a una fecha o una festividad». «Ser un país independiente significa tener una decisión soberana», ha sostenido. «La independencia no puede ser completa y la soberanía nacional no adquiere toda su dimensión a menos que la economía nacional se emancipe y se convierta en una productiva», ha dicho, antes de reconocer que «la economía libanesa sufre problemas estructurales y financieros».

Pese a ello, ha dicho que «no se permitirá al país seguir gimiendo ni se será indulgente en la lucha contra la corrupción y los corruptos». «No daremos marcha atrás en las promesas de reforma, desarrollo sostenible y encontrar oportunidades de trabajo para nuestros jóvenes», ha añadido.

«Trabajaré personalmente con todo mi poder y todas las prerrogativas con las que cuento como presidente, en colaboración con el presidente del Parlamento y el primer ministro, para empujar la rueda de la economía, racionalizar los gastos y mejorar los servicios e infraestructuras», ha remachado.

Estado de alerta en el sur

El comandante del Ejército libanés, Joseph Aoun, ordenó el miércoles alerta combativa en el sur del país ante amenazas israelíes.

La disposición del alto mando militar tomó en cuenta que unos 25 soldados del régimen de Tel Aviv cruzaron la frontera por la localidad de Wazzani y se dirigieron al lado este del río de igual nombre, consignó la Agencia Nacional de Noticias, del Líbano.

Según el reporte, las fuerzas israelíes peinaron el área durante una hora, mientras un avión de reconocimiento sobrevolaba aldeas sureñas libanesas. Unas horas antes, una cañonera de Tel Aviv violó aguas territoriales libanesas frente a la localidad meridional de Ras al-Naqura y maniobró en ellas durante siete minutos.

Ante tales hechos, el Ejército libanés adoptó posiciones combativas y lo puso en conocimiento de las Fuerzas de Paz de la ONU para El Líbano, acantonadas en la zona.

Por otro lado, el comandante del Ejército libanés, general Joseph Aoun, dijo que la seguridad que disfruta el país es resultado del esfuerzo y el trabajo continuo de los militares para perseguir a las células terroristas, desmantelarlas y realizar operaciones preventivas contra ellas.

Aoun enfatizó en su discurso que en la era de las grandes transformaciones y conflictos internacionales, el Ejército libanés continúa con sus preparativos en la frontera sur para frustrar los planes y amenazas del enemigo israelí y sus intentos de hacerse con esa tierra y su riqueza petrolera.

A su vez, el director General de Seguridad General del Líbano, general Abbas Ibrahim, dijo que derrotar al terrorismo y atacar sus efectos y herramientas, así como combatir a las células israelíes en todas sus formas, es la principal preocupación de en la próxima etapa.

“La Dirección de Seguridad General trabajará para evitar que (Israel) y sus herramientas ataquen a El Líbano o conviertan al país en un campo de experimentos”, afirmó el general Abbas.

Una agresión al Líbano llevará el infierno a Israel

Cualquier nueva agresión israelí contra El Líbano o Hezbolá llevará al infierno al régimen de Tel Aviv, ha advertido el parlamentario libanés Nawaf al-Mousawi.

Entrevistado por el diario árabe Alquds Alarabi, con sede en Londres, capital británica, Al-Mousawi, del bloque Lealtad a la Resistencia, advirtió de que la amenaza de una intervención militar israelí en El Líbano es patente, pero aseguró que tal decisión le costará muy cara a Israel.

“Estas amenazas existen y las escuchamos permanentemente, pero el enemigo sionista sabe que el costo de la agresión a El Líbano ya no es como antes. El adversario es consciente de que, con una acción tal, arriesgará toda su vida política y conducirá al infierno a la entidad sionista”, dijo el sábado el legislador libanés.

Al ser blanco de los ataques y las amenazas de Israel, agregó el legislador, el Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá) siempre “ha estado preparado” para defender al país, y, por ello, “ha aumentado sus capacidades de defensa, en cantidad y calidad”, para poder hacer frente al enemigo.

Esta entrevista se ha llevado a cabo mientras las tensiones entre Israel y El Líbano se recrudecieron después de que el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, acusara el 27 de septiembre, desde la tribuna de la Asamblea General de Naciones Unidas (AGNU), a Hezbolá, de “tener instalaciones para fabricar misiles de precisión dentro de la zona urbana de la ciudad de Beirut”, capital libanesa.

Tras esta afirmación, el canciller libanés, Yebran Basil, acusó a Israel de querer “justificar otra agresión”, “difundiendo mentiras”, y luego ofreció una visita guiada a la prensa y diplomáticos internacionales a los cuatro sitios en Beirut señalados por Netanyahu, a fin de comprobar como falso lo dicho por aquel.

Desde la última guerra israelí contra El Líbano, en el año 2006, la capacidad disuasiva de Hezbolá se ha incrementado notablemente, tal y como han admitido las autoridades israelíes, que aventuran que el movimiento libanés cuenta en sus almacenes con aproximadamente 150 000 misiles y cohetes.

La resistencia libanesa dice estar en su más alto nivel de preparación y promete dar una respuesta aplastante a cualquier nueva agresión israelí contra El Líbano.

(Fuentes: Al Manar / Al Mayadeen / Hispan TV / agencia NNA)

Vídeos:

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *