Euskal Herria: Jóvenes de Altsasu, dos años de cárcel. “Querían un caso de terrorismo y estamos padeciendo su terrorismo”

Tras cumplirse dos años desde que los jóvenes de Altsasu fueran encarcelados por la pelea en el bar Koxka, sus familias y vecindario junto a organizaciones navarras que les han acompañado en todo este tiempo han realizado unas jornadas de reflexión sobre el trabajo desarrollado. Reflexiones en torno al Caso Altsasu, sus derivadas, las claves de la movilización social y el futuro que les depara.

Una concentración ha pedido este sábado en Iruñea pidió la libertad de los jóvenes de Altsasu encarcelados en Zaballa cuando se cumplen dos años de su detención. Un acto en el que se ha leído una carta escrita por los siete condenados, que se encuentran actualmente en la prisión de Zaballa, en la que han agradecido el trabajo y el apoyo y han reclamado que “esta situación termine ya, porque cuando dentro de unos años nos den la razón será demasiado tarde”.

En la movilización, convocada por Altsasu Gurasoak y Altsasukoak Aske, ha comenzado a las 17.00 en la Plaza del Castillo. Se ha desplegado una pancarta con el mensaje “2 urte. Txarrenari onena atera diozu, Altsasukoak Aske” (dos años. Han dado lo mejor de sí mismos. Libertad a los de Altsasu) y se han gritado diversas consignas.

Entre los políticos asistentes han estado los diputados de ERC en Madrid Gabriel Rufián y Joan Tardá, que han participado posteriormente en una charla en Katakrak, dentro de las Jornadas Altsasukoak Aske que se han desarrollado en Iruñea con conferencias que han analizado el caso desde diferentes puntos de vista.

También ha estado instalada en la Plaza del Castillo una mesa informativa así como una celda, a modo de performance, en la que se han introducido 24 personas, una por cada mes que los condenados han estado en prisión, en turnos de media hora desde el viernes hasta este sábado.

“Dos formas diferentes”

La primera en intervenir en el acto ha sido Ainara Urkijo, la única de los encausados que se encuentra en libertad, que ha leído una carta escrita por los siete que se encuentran encarcelados en Zaballa en la que han resaltado que en los dos años que han pasado “desde que empezó esta increíble situación» se han podido ver «dos formas diferentes de interpretarla”.

Por un lado, “los que han criminalizado a nuestra gente y a nuestro pueblo. Para defender a una de las columnas del Estado, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, han inventado y alimentado una mentira». Han subrayado que en su juicio «quedó claro desde el principio que la versión oficial era completamente falsa”, a pesar de lo cual “nos han impuesto duras penas de prisión con la intención de asustar a la población”.

Por otro lado, han destacado que “ante esta situación el pueblo de Altsasu se unió y quedó muy claro que en todo el proceso se daba una enorme falta de proporcionalidad y que era necesario hacer algo”. En este sentido han agradecido el apoyo recibido y el trabajo realizado que “ha tenido consecuencias positivas” como el traslado a Zaballa “porque sufrimos menos en los posibles accidentes que podrían sufrir nuestros familiares y amigos en la carretera para vernos cada semana”.

“Todavía nos quedan etapas duras», han asumido, «porque tendremos que enfrentarnos a más recursos y, como hemos visto durante años, el Estado español acostumbra a mantener durante años en prisión a personas y después decir que no fue justo o que no se respetaron derechos fundamentales durante el juicio. Queremos que esta situación termine ya, porque cuando dentro de unos años nos den la razón será demasiado tarde”.

“Sabemos de los intereses políticos que esconde este montaje”

Por otro lado, Haizea Remírez e Idoia Goikoetxea han leído un comunicado en representación de la plataforma Altsasukoak Aske en el que han asegurado que, tras el juicio “la conclusión es clara: se han desmontado los términos y el relato de las acusaciones, las irregularidades son evidentes y el impulso político y policial tras este caso se ve nítido. Pero es la Audiencia Nacional, pilar de la estructura jurídica especial, un tribunal de excepción y la sentencia nos lo confirmó”.

Desde la plataforma se han comprometido a “seguir trabajando y saliendo a la calle hasta traerlos a casa. Somos conscientes de que no está sólo en juego la libertad de nuestros jóvenes, sabemos de los intereses políticos que esconde este montaje”.

Finalmente, una representante de Altsasu Gurasoak ha remarcado que “quisieron atacar al pueblo y su juventud y encontraron una excusa; una trifulca de madrugada. Es imposible olvidar los golpes recibidos en estos tiempos”, entre los que ha enumerado “la usurpación del caso para llevarlo a la Audiencia Nacional, detenciones aparatosas en nuestros hogares, petición del Fiscal desorbitante, instrucción judicial parcial, clarísima y flagrante conculcación de derechos, juicio irregular, condenas ejemplarizantes y desorbitadas”.

“Querían un caso de terrorismo y estamos padeciendo su terrorismo: dos años de dolor y sufrimiento. Pero hemos logrado ver entre todos cómo se desmorona lo más básico de un Estado de Derecho: el respeto a los derechos fundamentales y a las garantís judiciales”, ha subrayado.

(Fuente: naiz info / aötsa info)

Vídeo:

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *