Tabaré Vázquez convierte Uruguay en base encubierta de EEUU. 400 militares yanquis pretextando proteger a Trump. Mujica calla (vídeo)

El proyecto de ley enviado por el gobierno de Tabaré Vázquez a la Cámara de Senadores uruguaya, y que fue derivado a la comisión de defensa, plantea en sus dos artículos el ingreso de aeronaves y de 400 militares y civiles estadounidenses y deja abierta la puerta para el ingreso de tropas de otros países que asistan a la cumbre del G20 en Buenos Aires.

La propuesta de Tabaré Vázquez transforma al Uruguay en una base de operaciones de Estados Unidos y otros países imperialistas. A su vez el despliegue de tropas y aeronaves en Uruguay tiene la finalidad de ser un apoyo para reprimir eventuales protestas y controlar la seguridad de la cumbre, o sea garantizar el “éxito” de un encuentro que solo puede traer ataques y mayores privaciones para los pueblos y trabajadores del mundo.

¿Qué es el G20?

El G20 es una coordinación internacional de potencias imperialistas y grandes economías dependientes, que tiene la intensión de monitorear y marcar la agenda de la economía internacional. Desde 2008 cobró un carácter más protagónico al establecer la participación de los jefes de Estado en sus cumbres, a partir de ese mismo año se coordinaron políticas para la salida de la crisis capitalista, lo que significó el salvamento de los bancos en base al endeudamiento masivo de los Estados y planes de ajuste para hacer pagar la crisis a las masas trabajadoras del mundo.

De lo que resuelve este “foro” nada es favorable para las grandes mayorías de la humanidad, sino al contrario está hecho para favorecer a la ínfima minoría de explotadores del resto de la población mundial, en base a guerras, saqueos y planes de ajuste a lo largo de todo el planeta.

¿Por qué hay un gran operativo de seguridad?

El operativo de seguridad busca la protección de un grupito de gente odiada con justa razón por ser los conspiradores de la miseria de miles de millones de seres humanos para proteger al gran capital.

Los argumentos utilizados por el gobierno, planteando que hay acuerdos y convenios vigentes con “países amigos”, o como dijo el presidente Vázquez “Uruguay no podía negarse ante el pedido”, encubren los verdaderos fines de esta operación; convertir al Uruguay en una base de apoyo logístico para tareas de seguridad y eventual represión de protestas.

Repercusiones

Los partidos tradicionales salieron a exhibir una supuesta oposición, pero en realidad como era de esperar solo critican el cheque en blanco que plantea el proyecto al dejar en manos del gobierno la potestad de autorizar en ingreso de tropas de otros países. No es de extrañar ya que es la agenda que siempre defendieron es el ser los mejores guardianes de la subordinación a los intereses del hegemón imperialista de turno en este caso como en las últimas décadas los EEUU.

En el Frente Amplio las bases, así como algunos sectores de su interna, se resisten al proyecto que muestra como el gobierno profundiza su adhesión al orden mundial, su subordinación al capital internacional y su política de buena letra con el imperialismo y los gobiernos que descargan la crisis sobre los trabajadores. Sin embargo la resistencia que declaran esos sectores de la interna no puede ser testimonial ni “para la tribuna” sino que hay que demostrarla en las calles.

El propio PIT-CNT también declaró su rechazo y anunció su participación activa en las protestas anti G20 pero no definió nada concreto hasta ahora para cumplir con lo dicho.

Luchar en las calles

Además de lo coyuntural del rol que jugarán esas tropas que ingresen al país para la protección de esa minoría que decide acerca de la miseria de millones y el papel represivo que también pueden jugar, se introduce también la idea de total normalidad para justificarlo. Como antecedente a la medida de la excusa que se introduzca en el momento, hoy es el G20 y mañana será otra cosa.

La operación sobre el país de los intereses imperialistas, sean de la nacionalidad que sean, es algo que afecta de distintas maneras sobre nuestros propios destinos, sobre los recursos naturales, productivos y tecnológicos, etc. El defender todo esto es lo que justamente implica la necesidad de enfrentarse a los intereses y el accionar del capital imperialista.

Las organizaciones sociales, sindicales y estudiantiles no pueden permanecer indiferentes a esta iniciativa que nos pone al servicio de los gobiernos que traen miseria y represión a lo largo de todo el planeta; hay que organizarse para repudiar este proyecto con movilizaciones masivas; el mismo PIT-CNT debe ponerse a la cabeza convocando a un paro general de rechazo.

(Fuente: Canarias Semanal – La Izquierda Diario)

Pepe Mujica enmudece ante la invasión disfrazada del país por EEUU.

Diputados uruguayos denunciaron el despliegue en su país de aeronaves y soldados, incluidos agentes de servicios secretos, del ejército de los EE.UU., calificándola como como “una auténtica invasión encubierta” (*). El ex presidente Pepe Mujica, tan prolijo en declaraciones públicas en otras ocasiones, ha mantenido sobre este tema un significativo silencio.

El diputado uruguayo Eduardo Rubio, del partido de izquierda Unidad Popular [antiguo 26 de Marzo], se refirió durante una entrevista concedida a la agencia rusa de noticias Sputnik, al despliegue en su país de ocho aeronaves y 400 efectivos del ejército de los EEUU.

“La verdad es que no nos parece bueno para Uruguay que se nos transforme en una base de operaciones militares del imperialismo estadounidense. Tampoco nos parece bueno transformar a Uruguay en un blanco: si vienen con tanto poderío militar, es porque algún problema hay. Nosotros quedamos en el medio del problema, sin ser parte de eso”-afirmó Rubio.

Según la información que ha trascendido, los efectivos llegarán a la capital uruguaya -Montevideo- a bordo de tres aeronaves de carga de combustible KC 135, dos aeronaves de transporte y otras tres Awacs (radares aéreos) para, oficialmente, dar “apoyo logístico y seguridad a la delegación que encabezará el presidente Trump”.

El rechazo popular a este tipo de operaciones en Uruguay ha obligado incluso a los legisladores del centroderechista Partido Nacional (PN) a mostrarse “críticos” con el desembarco de efectivos militares estadounidenses, advirtiendo sobre “deficiencias en la redacción de la ley que podrían atentar potencialmente contra la soberanía del país”.

En este contexto, se echan de menos las “sabias palabras del ex presidente “Pepe” Mujica-, el hombre que según los grandes medios de comunicación “cambió la forma de hacer política”- y que llegó a asegurar que el presidente venezolano, Nicolás Maduro, estaba “loco como una cabra”, para distanciarse de las palabras del mandatario contra el Secretario General de la OEA, Luis Almagro, y defender a quien en su día ejerció como canciller durante su presidencia en Uruguay [y hoy es empleado de EEUU].

Y es que tan habituales se han vuelto los “juicios” y opiniones públicas de Mujica, emitidas en consonancia con cada nuevo episodio de la campaña contra Venezuela, que no deja de ser significativa su silencio cuando la propia soberanía es lo que se pone en juego.

Pero este silencio parece mucho al gatopardismo que ha caracterizado siempre el quehacer político del expresidente uruguayo.

Allá por los años 90, cuando fue elegido diputado- Pepe Mujica afirmaba, que era tan útil como un “florero”. La realidad es, sin embargo, que entonces Mujica fue tan útil para el mantenimiento del estatu quo en Uruguay como lo es hoy para reforzar la idología dominante acerca de lo que se puede considerar una “izquierda razonable”, en contraposición a aquella que se atreve a poner en cuestión, al menos, los dictados de EEUU.

Mujica jamás presentó un proyecto de ley como representante y no cambió durante sus gobiernos nada que las multinacionales y la burguesía no quisieran cambiar. Y es que para José, “Pepe” Mujica, que defiende la idea de un “capitalismo bueno”, y -por extensión- fervoroso valedor del capitalismo y su democracia electoral y representativa”, la “política” es una cosa, y la ética, otra muy distinta. Seguramente por eso goza de tan buena prensa en los mismo medios corporativos que siempre han satanizado a Cuba o a Venezuela. Escuchen, si no lo creen, al propio Mujica renegando de todo aquello que un día defendió, en el siguiente vídeo (**).

(Fuente: Resumen Latinoamericano / Autor: José Melquiades)

(*) Ingreso de tropas y aviones de EEUU para proteger a Trump

El gobierno uruguayo solicitó autorización al Parlamento para que Uruguay reciba a 400 militares estadounidenses y cuatro aeronaves para realizar tareas de seguridad y custodiar al presidente Donald Trump, uno de los mandatarios que participará de la Cumbre del Grupo de los 20 en Buenos Aires, el 30 de octubre y 1 de diciembre próximos.

Las tropas y aeronaves permanecerían en territorio uruguayo desde el 26 de noviembre al 3 de diciembre. Lo que no se explica por qué ese contingente estadounidense no se estaciona en cualquier provincia argentina, cercana a Buenos Aires, sin vulnerar la soberanía uruguaya. El pedido fue realizado por la Oficina de Cooperación de Defensa de la Embajada de EEUU.

Aunque el proyecto de ley que enviara el ministro de Defensa Jorge Menéndez aún no comenzó a ser debatido, cuenta con la repulsa de las organizaciones de izquiera y movimientos populares, entre ellas la poderosa central sindical unitaria PIT-CNT. El secretario general del PIT-CNT, Marcelo Abdala, dijo que está “absolutamente en contra de esta iniciativa” y señaló que “en Argentina habrá movilizaciones importantes, si quieren que monitoreen desde otro lugar”.

La solicitud del gobierno amplía el alcance para “el ingreso al país de tropas de otros países participantes, que así lo requieran expresamente al Poder Ejecutivo, debiendo hacerlo dentro de los mismos plazos autorizados para los EEUU de América”.

Uruguay es el país más cercano al lugar donde será la cumbre y por ello sus organismos de seguridad estarán en alerta. Además de Trump, asistirán a la cumbre Vladimir Putin (Rusia), Angela Merkel (Alemania), Emmanuel Macron (Francia), Xi Jinping (China), Narendra Modi (India), Recep Tayyip Erdogan (Turquía), Shinzo Abe (Japón), Justin Trudeau (Canadá), Theresa May (Gran Bretaña), Pedro Sánchez (España), y Salmán bin Abdulaziz (Arabia Saudita).

El diputado de Unión Popular Eduardo Rubio cuestionó la razón por la cual Uruguay se transforme en la plataforma operativa de los contingentes militares “que van a venir a cuidar a esas personas que estarán en Argentina”.

“Se viene una invasión yanqui, tres o cuatro aviones, tres aviones de carga con combustible y blindados, dos aviones espías con radares, no sé cuántos efectivos militares en Uruguay. Pero el encuentro es en Argentina… ¿por qué nos agarran de pinta a nosotros? ¿Otra vez ocupación militar? Será porque eso ya está armado acá”, sostuvo el legislador de izquierda.

Javier García, nacionalista (blanco, conservador), presidente de Defensa del Senado, se opuso al pedido de Menéndez de firmar “un cheque en blanco, un permiso general al Poder Ejecutivo que sentaría un precedente muy serio: delegar una facultad que la Constitución establece a texto expreso a la Asamblea General”.

El segundo artículo del pedido del Ejecutivo planteaba que la Asamblea General también conceda un permiso genérico para toda fuerza militar que solicite en el futuro realizar tareas logísticas de protección a sus presidentes desde suelo uruguayo. “Espero que el ministro lo expecifique claramente, porque un gobierno de izquierda que pretenda que ingrese cualquier tropa extranjera sería algo por demás insólito”, dijo García.

(Fuente: La Haine / Autor: Luvis Pareja)

(**) Video:

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *