Castilla: “Gitana”, “asiática”, “subsahariana”… La policía municipal de Madrid identifica a las personas según su “perfil étnico”

La dirección de la Policía Municipal de Madrid ha implantado un nuevo protocolo para que los agentes sepan cómo y en qué momento identificar a los ciudadanos con un punto que está levantando ampollas entre los funcionarios. El plan prevé que los policías rellenen un formulario con los datos de la persona filiada en el que hay que cumplimentar un apartado denominado ‘perfil étnico’.

Los agentes deben señalar, en concreto, si la persona a la que identifican tiene aspecto de gitano, asiático oriental (chino o japonés), asiático del sur (indio o paquistaní), norteafricano (magrebí, egipcio), proveniente del África negra, sudamericano e incluso de Europa del Sur o del resto del viejo continente.

La medida, de momento, ha entrado en funcionamiento a modo de prueba únicamente en el distrito madrileño de Ciudad Lineal y, según fuentes municipales, paradójicamente tiene la finalidad de reducir el número de identificaciones policiales por motivos exclusivamente étnicos. El agente, al especificar la raza de la persona que filia, aseguran las mismas fuentes, se hace más consciente de lo que está haciendo, detalla aún más la razón por la que está llevando a cabo esa actuación y en definitiva hace un trabajo más profesional.

Desde el consistorio argumentan que la iniciativa ha sido probada ya por cuerpos policiales como los de Berlín, Ámsterdam o Londres y ha demostrado ser eficaz. Tras su implantación, se han “disparado los porcentajes de efectividad”. Ahora hay más identificaciones que realmente tienen un delito detrás que antes, explican las mismas fuentes, que ponen el ejemplo de Fuenlabrada, un municipio que aseguran que lleva años aplicando esta medida y que ha experimentado una reducción significativa de las identificaciones étnicas.

“En los seis primeros meses de uso de esta herramienta, la ratio de desproporcionalidad de las personas marroquíes pasó de 9,6 a 3,4 puntos; esto es, las personas pertenecientes a este grupo étnico eran 9,6 veces más controladas que las personas españolas al principio del proyecto y, seis meses más tarde, esa relación era de 3,4 a 1”, explican las fuentes municipales consultadas, que añaden que en paralelo a la disminución del “sesgo” aumentaba la “tasa de acierto”, el porcentaje del total de identificaciones que realmente tenía un ilícito detrás. Pasó, en concreto, del 6 al 17% en esos primeros seis meses y ocho años después rondaba el 40%, agregan.

De momento, el plan lleva solo 15 días funcionando en el mencionado barrio de la capital, por lo que aún no hay datos fiables sobre si funciona o no. Además, su aplicación de momento es voluntaria, por lo que hay agentes que no están utilizando el formulario. APMU, de hecho, recomienda a sus asociados que no trabajen con este documento porque “podrían incurrir en un delito”, como explica el mismo portavoz consultado por El Confidencial.

En la misma línea se expresan otros agentes preguntados por este periódico que no pertenecen a APMU y que se muestran convencidos de que no tiene sentido tratar de acabar con una supuesta discriminación étnica policial precisamente preguntando a cada persona que se identifica cuál es su raza.

“Los que criticaban que los policías hacíamos identificaciones por motivos raciales son ahora los primeros que quieren que se señale a los identificados por su etnia”, reflexiona uno de los funcionarios consultados, el mismo que recuerda que “existe una circular de la Dirección General de la Policía, la 2/2012, aprobada tras una iniciativa de UPYD, que prohíbe expresamente las identificaciones por motivos raciales”.

(Fuente: El Confidencial / Autor: Roberto R. Ballesteros)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *