Libia: Saif Al-Islam Gaddafi participará en el proceso de paz, afirma Rusia. Posible celebración de elecciones en primavera

El hijo del asesinado coronel libio Muammar Gaddafi, Saif Al-Islam Al Gaddafi, tendrá un papel en el proceso de paz, han declarado funcionarios rusos. Según anunció el jefe del Grupo de Contacto ruso para Libia, Lev Dengov, su país permanece en contacto regular con Saif Al-Islam.

“Saif Al-Islam Gaddafi en estos momentos se mantiene en contacto con nosotros de forma regular, como participante en el proceso de paz libio,” declaró Dengov a la agencia de noticias Sputnik, en los márgenes de la Conferencia de Palermo sobre Libia.

El lunes, el gobierno italiano lanzó una cumbre internacional de alto nivel sobre el futuro de Libia, en un intento de alcanzar una hoja de ruta para la paz y poner fin a las divisiones internas que desgarran el país. En la conferencia participan representantes de varios países árabes y europeos.

“Saif Al-Islam está pensando de forma positiva, y es posible decir que participará en el proceso político,” añadió Dengov. “Existe cierto grupo de gente que ha apoyado todo lo que está relacionado con Gaddafi y su familia,” explicó el funcionario ruso, que sin embargo admitió que Rusia no puede obviar el hecho de que contra el hijo de Gaddafi pesan sanciones.

“Hasta que levanten las sanciones, no creemos que su participación sea legítima, puesto que las elecciones legislativas serán celebradas bajo los auspicios de las Naciones Unidas,” subrayó el representante de la administración rusa para Libia.

Tras el derrocamiento y linchamiento de su padre en octubre de 2011, Saif Al-Islam fue capturado en el sur del país. En 2015, fue sentenciado a muerte en ausencia por el autoproclamado gobierno de Trípoli, acusado de crímenes de guerra. El proceso fue duramente criticado por la división de derechos humanos de la ONU. En 2017, fue liberado de la prisión en la que se encontraba, en la localidad de Zintan. Desde entonces se encuentra en Paradero desconocido.

Podrían celebrarse elecciones en primavera

Libia debería prepararse para celebrar elecciones en primavera de 2019, tras haber celebrado una conferencia nacional para debatir el conflicto actual, ha declarado el enviado de la ONU para Libia. Con ello, queda enterrada de forma oficial la idea de que los comicios pudieran tener lugar el mes que viene.

Las potencias occidentales y Naciones Unidas habían esperado originalmente que resultara posible celebrar elecciones legislativas y presidenciales el 10 de diciembre, y poner con ello fin al conflicto civil que ha desgarrado Libia desde el derrocamiento de Muammar Gaddafi en 2011. Sin embargo, la violencia y el callejón sin salida de los tres gobiernos rivales han hecho que este objetivo sea ahora poco realista. A pesar de eso nadie hasta ahora se había atrevido a declarar oficialmente su defunción, ni a anunciar un nuevo calendario.

De acuerdo con las Naciones Unidas, la prioridad más inmediata será una conferencia nacional que otorgue a los libios la posibilidad de debatir su futuro y de salvar diferencias entre grupos armados, tribus, ciudades y regiones, explicó el enviado especial Ghassan Salame al Consejo de Seguridad.

“Esta Conferencia Nacional ha de celebrarse en las primeras semanas de 2019. El proceso electoral subsiguiente debería comenzar en la primavera de 2019,” subrayó Salame, sin especificar si estaba previsto que tuviera lugar entonces, o si es lo que debería ocurrir.

El retraso de los comicios es el obstáculo más reciente con el que se han encontrado las potencias occidentales que ayudaron a derrocar a Gaddafi hace siete años, que más adelante fueron testigos de cómo se desvanecían las esperanzas de que hubiera una transición democrática.

Salame señaló a la Casa de Representantes, el órgano legislativo reconocido a nivel internacional, por evitar de formar deliberada la aprobación de la legislación necesaria para celebrar los comicios. “La Casa ha fracasado a la hora de cumplir con sus responsabilidades,” lamentó. “Ahora está claro que las sesiones pospuestas y las declaraciones públicas contradictorias eran simplemente una forma de perder el tiempo. El órgano que se autodenomina el único cuerpo legislativo de Libia es mayormente estéril,” agregó Salame.

La ONU había esperado poder unificar a dos  de las administraciones rivales: el gobierno respaldado por la ONU en la capital y la versión oriental alineada con el comandante Jalifa Haftar, cuyas fuerzas controlan aquella parte del país. Sin embargo, apenas se han producido progresos.

“Para ambas Casas, las elecciones son una amenaza que debe ser evitada a todo coste. Pero para los ciudadanos, las elecciones son una forma de liberarse de las autoridades ineptas y cada vez más ilegítimas,” cargó Salame.

A pesar de ello, el sexto enviado de la ONU para Libia desde 2011 no ha podido ofrecer ninguna medida concreta, más allá de la entrega de la seguridad de Trípoli a las fuerzas regulares, un plan al que se resisten los grupos armados que ahora mismo controlan la capital.

Haftar acepta que Al-Sarraj permanezca en el cargo hasta las próximas elecciones

De acuerdo con fuentes diplomáticas italianas, el general Jalifa Haftar, que lidera las fuerzas respaldadas por la Casa de Representantes de Tobruk, en el oeste libio, se mostró a favor de que Fayez Al-Sarraj se mantenga en el cargo de presidente del Consejo Nacional del gobierno internacionalmente reconocido por las potencias occidentales, establecido en Trípoli, hasta que se celebren unas nuevas elecciones.

Según estas fuentes, las declaraciones de Haftar se produjeron después de una reunión con Al-Sarraj auspiciada por el primer ministro italiano Giuseppe Conte, en los márgenes de la Conferencia de Paz que se está celebrando en Palermo. “No hay necesidad de cambiar de caballo a mitad del río,” habría dicho Haftar de acuerdo con las mismas fuentes.

En la conferencia de París que tuvo lugar en mayo, las diversas facciones acordaron que las elecciones legislativas tuvieran lugar el 10 de febrero. Sin embargo, las tensiones interiores y exteriores han ocasionado el abandono de esa fecha. Ahora se estudia otra durante la próxima primavera.

Según la agencia de noticias italiana AKI, también se ha producido una reunión en la que han participado Conte, Al-Sarraj, Haftar, el enviado de la ONU para Libia Ghassan Salama y el presidente egipcio Abdelfattah El-Sisi. La reunión no duró más que media hora, y tuvo lugar en el lujoso Hotel Villa Igea en las colinas de Palermo, que alberga la Conferencia de Paz.

Entre los asistentes se contaron también el presidente tunecino Beji Caid Essebsi, el primer ministro ruso Dmitry Medvedev, el primer ministro argelino Ahmed Ouyahia, el presidente del Consejo Europeo Donald Tusk y el ministro francés de exteriores Jean-Yves Le Drian.

Desde el derrocamiento del dictador Muammar Gaddafi en 2011, Libia se ha visto desgarrada por las divisiones internas. En la actualidad, las fuerzas de Jalifa Haftar controlan el este del país, con el beneplácito de la Casa de Representantes con sede en Tobruk. Entretanto, el Gobierno de Acuerdo Nacional –el organismo que goza de reconocimiento internacional- gobierna la mayor parte de ciudades al oeste del país, con el apoyo del Consejo Supremo del Estado.

(Fuente: Monitor de Oriente)

Rusia vuelve a ser protagonista en Libia

El presidente del Grupo de Contacto Internacional para Libia ha informado de contactos entre Moscú y Saif al Islam Gadafi, el hijo del ex líder libio. En la conferencia sobre Libia celebrada recientemente en Palermo, el jefe del Grupo Internacional de Contacto para Libia, agregó que Saif al Islam Gadafi tenía un peso político en Libia y desempeñaría un papel en el futuro en la política de su país, informa la agencia de noticias Fars News.

El periódico en idioma árabe Ray al Youm ve tres desarrollos importantes en este tema:

“Primero, el presidente del Grupo de Contacto Internacional para Libia, Lev Dingov, quien acompañó al primer ministro ruso, Dimitri Medvedev, a la Conferencia de Libia en Palermo, dijo que Saif al Islam Gadafi tenía un peso político y se beneficiaba del apoyo del pueblo libio. Rusia tiene contactos con el hijo del ex líder Muhammar al Gadafi y será una de las partes involucradas en el proceso político en Libia.

En segundo lugar, el comandante del Ejército libio, el mariscal Jalifa Haftar, quien inicialmente había boicoteado la reunión debido a la presencia de ciertos grupos extremistas, terminó participando en un encuentro informal al que asistió el presidente tunecino, el primer ministro argelino, el primer ministro ruso, el ministro francés de Asuntos Exteriores, el presidente del Gobierno del Acuerdo Nacional de Libia, el representante de las Naciones Unidas, el primer ministro italiano y el Presidente del Consejo de Europa.

En tercer lugar, Qatar, Turquía y varios grupos influyentes del oeste de Libia apoyados por esos dos países no estuvieron presentes en la reunión. Este es un signo de la marginación del papel de estos países y grupos en el proceso político en Libia, un tema por lo demás peligroso que refuerza la posibilidad de choques militares para el futuro. Estos desarrollos pueden incluso provocar demoras en las futuras elecciones programadas para la primavera.”

En ausencia de Qatar y Turquía, los participantes en esta reunión informal han suscrito acuerdos que podrían servir como una hoja de ruta para el futuro político de Libia. No olvidemos que en la reunión en Palermo participaron representantes de los grandes países del mundo y de los países vecinos de Libia, incluidos Túnez, Egipto y Argelia, pero también el mariscal Haftar, que disfruta del apoyo de Egipto, los Emiratos Árabes Unidos, Rusia, Francia e Italia”, recuerda el periódico Ray al Youm.

El autor del artículo analiza las posibilidades de éxito de la hoja de ruta de la reunión de Palermo. Ray al Youm cree que es probable que los acuerdos alcanzados en Palermo se impongan en el oeste de Libia (controlado por Fayez al Sarraj). Además, algunos países europeos y especialmente Rusia habrían imaginado planes para Libia a través del apoyo a su Saif al Gadafi, agrega el periódico.

“El regreso de los rusos a Libia es un acontecimiento importante, no solo porque Rusia es un país grande, sino también porque es imposible que el presidente ruso Vladimir Putin haya olvidado la gran impostura de EEUU y sus aliados franceses y británicos que, bajo el pretexto de proteger a los civiles, presentaron una resolución en el Consejo de Seguridad y, tras su aprobación. la aprovecharon, desvirtuándola, con el fin de dar luz verde a la OTAN para derrocar al régimen de Gadafi”.

Según Rai al Youm, Putin actuará con inteligencia en relación con el caso de Libia e incluso tratará de vengarse de los estadounidenses y europeos, que eliminaron, mediante engaños, a un poderoso aliado de Moscú, que había otorgado también a Rusia concesiones comerciales y de petróleo estimadas en decenas de miles de millones de dólares. “Esta habría sido incluso una de las principales razones de los esfuerzos occidentales que llevaron a la caída de Muammar Gadafi”, indica el artículo.

¿Promoverá Rusia un gobierno de coalición formado por Saif al Islam Gadafi y Saif Jalifa Haftar? Todavía es pronto para saberlo”, señala el diario. “Lo que es seguro es que, con la gran afluencia de inmigrantes y el tráfico de drogas a Europa, los estados europeos están buscando en la actualidad establecer un sólido estado en Libia encabezado por el mariscal Haftar, dado también que este último fue capaz de luchar contra los grupos extremistas en el este de Libia”.

(Fuente: Al Manar)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *