Victoria palestina: La contundente respuesta de la Resistencia en Gaza obliga al gobierno israelí a pactar un alto el fuego

El régimen de Israel no se atreve a provocar una nueva guerra abierta en la Franca de Gaza y pacta con los movimientos de Resistencia palestina un alto el fuego, a través de la mediación de Egipto, tras la contundente y eficaz respuesta unificada de ésta a la agresión sionista del pasado fin de semana.

“Los esfuerzos de Egipto permitieron llegar a un cese al fuego entre la Resistencia y el enemigo sionista”, han anunciado este martes en un comunicado conjunto los movimientos palestinos. Sin embargo, los grupos palestinos han advertido de que solo “respetarán la tregua si el enemigo sionista (Israel) hace lo mismo”.

“El cese del fuego entre las facciones de la resistencia palestina y el enemigo sionista fue concluido en la noche del martes y puso fin a una agresión israelí de dos días en Gaza”, anunció HAMAS en nota de prensa.

El portavoz de los Comités de Resistencia Popular, Abu Mujahed , dijo a Al Mayadeen que “los hermanos egipcios se esfuerzan para lograr el cese el fuego”. Abu Mujahed felicitó al pueblo palestino por “la victoria de nuestra resistencia y apreciamos la contribución de los aliados Hizbullah e Irán y todos los partidarios”.

Por su parte, el gabinete de seguridad del régimen israelí ha acordado este martes por la tarde un alto de fuego con HAMAS, en una decisión a la que se opusieron varios ministros israelíes, cómo confirmaron después.

El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, justificó el acuerdo afirmando que su gabinete intenta prevenir una guerra en Gaza, pero no ve una solución política para el enclave, al que, sin embargo, los israelíes han impuesto un férreo e inhumano cerco desde 2008.

Dimisión del Ministro de Defensa israelí

Como consecuencia del pacto de alto el fuego ha dimitido el ministro de Defensa de Israel, Avigdor Lieberman, por desacuerdo con el mismo. Lieberman dejó su cargo esperando provocar una caída del Gobierno de Benjamin Netanyahu, que dirige al país desde 2015.

En el centro de las fricciones está el cese el fuego con los grupos armados de la franja palestina de Gaza. Lieberman se apartó del Ejecutivo de Benjamin Netanyahu este miércoles 14 de noviembre y llamó a nuevas elecciones.

“Lo que el Estado hace es comprar la calma a corto plazo a costa de un daño grave para la seguridad nacional a largo plazo”, expresó Lieberman en una conferencia de prensa. El ahora exjefe de la Defensa israelí criticó al acuerdo por ser una “sumisión al terror de Hamás”.

Acerca de su dimisión, el movimiento de resistencia palestino Hamas destacó esta “deserción” de Lieberman cómo una “victoria política” que enarbola como un trofeo, “es un reconocimiento de derrota, fracaso e indefensión al hacer frente a la resistencia palestina”, dijo el portavoz de la organización islamista, Sami Abu Zuhri.

Fracaso del sistema de defensa “cúpula de hierro”

Lo cierto es que la respuesta a la agresión israelí por parte resistencia palestina, en una acción unitaria que disparó cientos de misiles contra varios asentamientos sionistas en las cercanías de Gaza, causando grandes pérdidas a loa colonos, así como 3 muertos y decenas de heridos, fue todo un éxito.

El sistema antimisil israelí “Cúpula de Hierro” cosechó un enorme fracaso y fuentes oficiales israelíes reconocieron que sólo se pudo interceptar una pequeña parte de los misiles y cohetes palestinos, apenas unas pocas docenas de los más de cuatrocientos lanzados por la Resistencia.

Las Brigadas Al-Quds, el ala militar de la Yihad Islámica, anunciaron utilización de un nuevo misil por parte de la resistenci para bombardear la ciudad ocupada de Ashkelon que lo hizo posible. Las Brigadas Al-Quds señalaron que el nuevo misil “tiene una gran fuerza destructiva y fue capaz de convertir a la ciudad ocupada de Ashkelon en un infierno”.

“La Resistencia de hoy es más poderosa que nunca”

El famoso analista del mundo árabe y director del diario Rai al Youm, Abdel Bari Atwan, escribió este martes 13 de noviembre un artículo sobre la fuerte reacción de la Resistencia a los recientes ataques del Ejército israelí.

En el mismo, Abdel Bari Atwan ha alabado la respuesta punzante de la Resistencia a las recientes operaciones militares israelíes que costaron la vida a un comandante y a seis miembros de las Brigadas Izz al Din al Qassam, a la militar de HAMAS.

“Cuando el Grupo de Resistencia de la Operación Conjunta en Gaza decidió responder a la muerte del comandante Nur Baraka por el Ejército israelí, se dispararon cerca de 460 misiles contra los asentamientos israelíes cerca de la Franja de Gaza. Dos colonos israelíes murieron y varios otros resultaron heridos”, dijo el artículo.

Atwan recordó que fue el régimen israelí el que primero violó el alto el fuego al involucrar a sus fuerzas especiales en una operación abortada. “Por lo tanto, el régimen israelí debe soportar las consecuencias de esta violación porque la Resistencia de hoy no es la de ayer.

La Resistencia de hoy es más poderosa que nunca y los sistemas de defensa aérea de la Cúpula de Hierro, que costaron miles de millones de dólares a Israel, parecen casi ineficaces contra los sofisticados misiles de la resistencia.

Las principales capacidades militares de la Resistencia se manifestaron a través de dos eventos: en primer lugar, la unidad especial israelí que se ha infiltrado en tres vehículos civiles en el este de Jan Yunis, Gaza, no pudo hacer frente a las fuerzas palestinas que habían logrado identificarla.

Se produjeron enfrentamientos e intercambios de disparos. Un general del ejército israelí fue muerto a tiros y un oficial herido. En segundo lugar, las Brigadas Izz al-Din al Qassam lanzaron unos 460 misiles contra los asentamientos israelíes en los territorios ocupados del sur, y los sistemas de la Cúpula de Hierro interceptaron y destruyeron solo a unos 60 de ellos. Los otros misiles alcanzaron sus objetivos”.
No solo la Cúpula de Hierro no funcionó el 11 de noviembre. Todo el aparato militar y de inteligencia israelí recibió un golpe y quedó en entredicho.

Atwan no descarta la posibilidad de que la operación israelí tuviera como objetivo secuestrar a un alto responsable de Hamas, como Yahya Sinwar, líder militar de las Brigadas Izz al-Din al-Qassam, en la localidad donde tuvo lugar la operación israelí para utilizarlo como un instrumento de presión durante el transcurso de las negociaciones de intercambio de prisioneros.

“La otra posibilidad que se menciona es que a la unidad especial israelí se le podría haber encomendado la tarea de recopilar información sobre los dos prisioneros israelíes detenidos por Hamas o incluso liberarlos”.

(Fuentes: Al Mayadeen / Al Manar / Hispan TV / agencia AFP)

Noticia relacionada:

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *