Almería: El Ciemat desalojó a un “okupa” de una vivienda de Palomares por contaminada. EEUU no limpiará y el gobierno lo permite

El abogado de Ecologistas en Acción, José Ignacio Domínguez, desvela que personal del Centro de Investigaciones Energéticas, Medio Ambientales y Tecnológicas (Ciemat) tuvo que desalojar de una casa contaminada con radiactividad sita en la zona 3 de Palomares (Cuevas del Almanzora) a un ‘okupa’ que la utilizaba a modo de vivienda.

“Los técnicos encontraron a esta persona allí viviendo hace unos años, cuando procedían a realizar unas mediciones”, explica José Ignacio Domínguez.

Domínguez espera que no vuelva a repetirse una situación así, por eso está preparando una denuncia contra el Ciemat “por mantener en una de las zonas acotadas dos remolques que contienen material radiactivo que no presentan la debida señalización”.

Según el abogado, estos remolques, que albergan desde 2008 dos palés con algo más de 1,3 toneladas de material contaminado, según términos utilizados por el propio organismo estatal, procedentes de la limpieza de sus instalaciones en Madrid, únicamente presentan un cartel con la leyenda ‘no pasar’.

Precisamente, Ecologistas en Acción ha informado al tribunal de la Audiencia Nacional que sigue el procedimiento contencioso que interpusieron contra el Consejo de Seguridad Nuclear para instar a la descontaminación de Palomares sobre este nuevo depósito, lo que confirmaría “que Palomares es un almacén de residuos radiactivos ilegal y clandestino”.

La Audiencia dio un plazo de cinco días al Ciemat para que rindiera explicaciones, algo que hasta la fecha aún no ha cumplimentado este organismo oficial.

EE.UU no limpiará y el Gobierno español no hará nada

Cabe recordar que la Administración norteamericana ha dado a entender al Gobierno de España que “no se considera vinculada por la Declaración de Intenciones” sobre la descontaminación de Palomares firmada en 2015 por Kerry y Margallo “ni tiene intención de iniciar negociaciones” para tal efecto. Esa es la respuesta del Ejecutivo español a la pregunta del diputado de Cs, Diego Clemente.

La Declaración de Intenciones que firmaron en 2015 los responsables de Asuntos Exteriores de España y EEUU para la descontaminación de Palomares no es más que “papel mojado”. Al menos, eso es lo que entiende el diputado de C’s por Almería, Diego Clemente, a partir de la respuesta recibida a la pregunta que formuló el pasado 12 de septiembre al Gobierno de España, ya presidido por el socialista Pedro Sánchez.

Clemente pedía en su escrito al Ejecutivo que explicase su postura en relación a los planes acordados por las administraciones española y norteamericana plasmados en la firma de un convenio en octubre de 2015 por sus respectivos responsables de Asuntos Exteriores, el ministro García-Margallo y el secretario de Estado John Kerry respectivamente, así como su opinión sobre los criterios radiológicos con los que se planteó el procedimiento a realizar.

En relación a esto último, el congresista naranja no obtuvo contestación alguna, aunque “peor” fue la que sí recibió como respuesta a la otra cuestión el pasado 22 de octubre. Y es que el Gobierno español reconoce explícitamente que “la mencionada Declaración de Intenciones carece de rango de tratado internacional y no obliga jurídicamente a la nueva Administración Federal de Estados Unidos a negociar un acuerdo jurídicamente vinculante”.

Más aún. En su respuesta, el Gabinete de España admite que EEUU “no se considera vinculada por la Declaración de Intencionesni tiene intención de iniciar negociaciones” para la limpieza del suelo contaminado con plutonio desde el accidente aéreo de 16 de enero de 1966, y su traslado y almacenamiento en unas instalaciones adecuadas en el desierto de Nevada.

Pero las malas noticias para Palomares no quedan ahí porque, además, el Gobierno confiesa que, lejos de emprender acción alguna, permanecerá “muy atento” y cuando se den “las circunstancias adecuadas se impulsará de nuevo esta cuestión”.

(Fuente: Almería Hoy)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *