La hipocresía de Susana Díaz sobre el impuesto a las hipotecas: La Junta aplica el tipo más alto de todos los territorios

Susana Díaz ha asegurado que va a poner en marcha un «paquete de medidas potente» para compensar el daño que la decisión del Tribunal Supremo sobre el impuesto a las hipotecas supone para los contribuyentes. Sin entrar en detalles, ha señalado que el objetivo pasa por «ayudar sobre todo a quien más trabajo le está costando volver de nuevo a tener acceso a la vivienda y poder tener un proyecto de vida autónomo».

Díaz ha tildado de «fundamental» el real decreto publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) para que sean los bancos quienes paguen el impuesto sobre actos jurídicos de las hipotecas y no puedan deducírselo, y ha asegurado que está convencida de que el Gobierno de Pedro Sánchez estará «vigilante» y podrá «detectar con mucha facilidad si hay algún tipo de actuación desleal con los consumidores» por parte de las entidades financieras.

«El Real Decreto es fundamental, porque ya es de justicia que asuman esos impuestos los bancos, cuyo rescate pagaron todos los españoles y, que ahora que tienen beneficios, no solo no lo devuelven, sino que quieren que sean los ciudadanos los que sigan pagando determinados costes», ha indicado en declaraciones a los periodistas durante la visita institucional que ha realizado este sábado a los municipios de Vera, Lubrín y Tabernas (Almería).

«Creo que si el Gobierno está vigilante, que lo va a estar, eso se va a detectar con mucha facilidad», ha asegurado para añadir que le parece «injusto incluso que las entidades financieras intenten hacer triquiñuelas para endosarle esto a los usuarios». «Insisto en que nosotros hemos pagado mucho para rescatar a las entidades financieras y es de desear que ahora tengan un comportamiento acorde con el momento que estamos teniendo», ha concluido.

Lo que no cuenta la todavía presidenta de la Junta de Andalucía es que el Gobierno andaluz no sólo aplica a sus contribuyentes el tipo más alto de todas las comunidades autónomas, sino que aprobó un incremento del mismo en el año 2012, en plena crisis, cuando el gravamen pasó del 1,2% al 1,5%.

Como recuerda el diario El Mundo, José Antonio Griñán, aplicó una subida del impuesto de Actos Jurídicos Documentados (AJD) que colocó a Andalucía en el escalón más alto. En aquel año Susana Díaz se había incorporado ya al Ejecutivo andaluz como consejera de la Presidencia, si bien esa subida del impuesto se aprobó unos meses antes.

Junto a Andalucía, las comunidades que tienen situado el impuesto sobre AJD en el 1,5% son Aragón, Comunidad Valenciana, Castilla y León, Cataluña, Galicia y Murcia, según la información que facilita al respecto el portal especializado Rankia. Las comunidades que aplican los tipos más bajos son las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, Navarra y País Vasco, con un 0,5%.

(Fuente: Diario de Morón)

EL artículo de referencia:

La Junta subió el impuesto de las hipotecas en plena crisis para situarlo en el tramo más alto

La presidenta de la Junta está dispuesta a poner en marcha un «paquete de medidas potente» para compensar el daño que la decisión del Tribunal Supremo sobre el impuesto a las hipotecas supone para los contribuyentes, según anunció este miércoles. Susana Díaz esperará, en cualquier caso, a conocer qué pasos tiene previsto dar el Gobierno de Pedro Sánchez antes de hacer públicas sus propuestas.

El pleno de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo acordó este martes que el impuesto de Actos Jurídicos Documentados lo pague el cliente, rectificando una resolución anterior, de hace sólo 15 días, en la que imponía esa obligación a los bancos.

En la carrera iniciada, en plena precampaña electoral, para responder a la indignación generada por la marcha atrás del Supremo, llama la atención la sensibilidad mostrada por Susana Díaz, pues el Gobierno andaluz no sólo aplica a sus contribuyentes el tipo más alto de todas las comunidades autónomas, sino que aprobó un incremento del mismo en el año 2012, en plena crisis, cuando el gravamen pasó del 1,2% al 1,5%.

Entonces, cuando el mercado inmobiliario estaba ya seriamente tocado por la estallido de la burbuja, la Junta, presidida por José Antonio Griñán, aplicó una subida del impuesto de Actos Jurídicos Documentados (AJD) que colocó a Andalucía en el escalón más alto. En aquel año Susana Díaz se había incorporado ya al Ejecutivo andaluz como consejera de la Presidencia, si bien esa subida del impuesto se aprobó unos meses antes. Junto a Andalucía, las comunidades que tienen situado el impuesto sobre AJD en el 1,5% son Aragón, Comunidad Valenciana, Castilla y León, Cataluña, Galicia y Murcia, según la información que facilita al respecto el portal especializado Rankia. Las comunidades que aplican los tipos más bajos son las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, Navarra y País Vasco, con un 0,5%.

En la última legislatura, la presión de Ciudadanos, con el que tenía un acuerdo parlamentario que permitió su investidura, ha llevado al Gobierno de Susana Díaz a aplicar dos rebajas fiscales significativas, la primera en el tramo autonómico del IRPF y la segunda en el Impuesto de Sucesiones. Sin embargo, en ningún momento se había planteado la Junta prescindir de los ingresos generados por el impuesto sobre los AJD, que es un gravamen cedido a las comunidades autónomas. Pese a ello, Díaz no ha dudado ahora en ponerse de parte de los contribuyentes y en contra de los bancos, a los que acusó de haber provocado la crisis económica y no haber devuelto el dinero del rescate que se hizo con fondos públicos.

La presidenta explicó a los periodistas que la sentencia del Supremo le parece «desconcertante», no la comprende ni la comparte, y anunció que el Gobierno andaluz tiene preparado un paquete «potente» de medidas para paliar el efecto de esta decisión, que afectaría a 300.000 personas con un saldo de 600 millones de euros, según los datos de la Junta, recogidos por la agencia EFE.

La presidenta andaluza afirmó que el Supremo ha puesto a los bancos «por delante» de los intereses de los ciudadanos, «cuando en este país los que hemos pagado el coste de la crisis hemos sido todos», así como «el coste del rescate financiero», mientras que las entidades financieras «no han devuelto ni un solo céntimo».

(Fuente: El Mundo – Andalucía / Autora: Teresa López Pavón)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *