Discriminación por sexo de la Junta en la alimentación: Una cantidad menor para las niñas en comedores escolares de Sevilla

La empresa de catering del comedor escolar del cole de mis hijos, en Sevilla, ha mandado indicaciones a las cocinas para que se sirva menos comida a las niñas que a los niños. Sí, con la misma cara de incredulidad me quedé yo.

Primero pensé que era un bulo. Llamé a la escuela para que me confirmaran si el cartelito de los gramajes existía en el comedor. Y me confirman que sí que existe. Y no solo en este cole, sino en varias escuelas con la misma empresa de catering: Aramark.

Varias madres (porque reconozcámoslo, son las madres las que se suelen estar detrás de estos temas) nos empezamos a organizar. A pensar qué vamos a hacer. Iluso de mí, pensé que cuando esto saliese a la luz, el PSOE de la Junta no lo permitiría y rescindiría el contrato… y más en campaña electoral.

Pero me equivoqué. No solo no rescinde el contrato, sino que justifica esas diferencias de cantidades para niñas de a partir tres años diciendo que necesitan menos calorías que los niños, que es una diferencia biológica. Así, como lo lees. Dadas esas diferencias, supongo que para la salud de todas las andaluzas, empezarán los bares y restaurantes a preguntar si la ración de boquerones es para hombre o mujer, para así servir más o menos cantidad.

(Listado de la empresa donde discrimina la cantidad de la ración de la comida según el sexo)

De ahí nos ponemos a investigar, y nos encontramos con el Plan EvaCole de la Junta de Andalucía que usan las empresas de catering para elaborar los menús y nos encontramos que recomiendan diferentes aportaciones calóricas por sexo. Incluso, muestra una preocupación por el físico de las niñas a partir de 5 años.

Mientras, ante el aluvión de mensajes por redes sociales y la prensa sacando la noticia, la Junta empieza a soltar videos en Twitter de expertos en obesidad infantil, donde justifican de refilón esa discriminación.

Y ante las preguntas de madres y padres, oídos sordos. Esos expertos coinciden en que hay diferencias biológicas a partir de la pubertad y que en niñas y niños de tres años son tan insignificantes que no justifican dicha discriminación en los gramajes. Incluso algunos nutricionistas ven más inteligente discriminar por el peso del niño o la niña, más que por el sexo.

Pero claro, es más difícil poner una báscula en la entrada del comedor y más fácil separar niños y niñas, porque claro, todas sabemos jugar al fútbol gasta más energía que jugar a las muñecas. Y así seguimos.

Mientras tanto, Aramark, si puede ahorrarse dos kilos de macarrones o 50 croquetas por escuela, no dudes en que lo hará. Y además con el visto bueno del feminista partido socialista andaluz.

(Fuente: El Salto – Andalucía / Autor: Bernat Costa Reimóndez)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *