Euskal Herria: Altsasu planta cara al fascismo sin caer en la provocación. Recibe con música, campanas y desprecio al españolismo (vídeos)

Varios miles de personas han protestado en las calles de Altsasu  (Alsasua) contra el acto provocador organizado por españolismo en la mañana de ayer domingo en la localidad con participación de dirigentes de Ciudadanos, Partido Popular y Vox, lo que ha dado lugar a algunos momentos de tensión pero sin registrarse incidentes. Un fuerte dispositivo integrado por agentes de la Policía Foral y de la Guardia Civil se ha desplegado por las calles del pueblo para evitar incidentes entre los asistentes al acto y las personas que se congregan en los alrededores de la Plaza de los Fueros.

La Policía Foral y la Guardia Civil, con cientos de efectivos, se han repartido las funciones en el centro del pueblo, creando un triple cordón policial. Mientras los primeros creaban un cordón de seguridad alrededor de la plaza de los Fueros que impedía entrar a los contramanifestantes, los guardias civiles escoltaban en pequeños grupos a los que iban llegando al acto de España Ciudadana. También efectivos policiales controlaban los accesos a la localidad.

El pueblo de Altsasu ha recibido el acto ultra de Ciudadanos al grito de “que se vayan, se vayan, se vayan”, obligándoles a desarrollar el acto en una plaza blindada por la Guardia Civil y la Policía foral. Muy diversa ha sido la imagen que ha ofrecido la plaza Iortia, donde el ambiente festivo y sosegado ha sido la nota predominante de la jornada.

A las 9.45 de este domingo ya había movimiento en la plaza de Altsasu, donde unas 40 personas estaban montando el escenario –frente a las caras silueteadas de Adur, Oihan y Jokin, los  jóvenes aún encarcelados, para el acto de Ciudadanos, PP y Vox. Mientras, todos los accesos a la plaza permanecían bajo la vigilancia de la Guardia Civil y la Policía foral. A su vez, la plaza Iortia, donde la asamblea ciudadana de Altsasu –bajo el lema “Dejad Altsasu en Paz”– había organizado la contraprogramación cultural, empezaba a llenarse de gente. Multitud que también se ha agrupado en el cementerio, en respuesta a la convocatoria antifaxista.

Desde las diez de la mañana se han sucedido las protestas en distintos puntos de la localidad. A esa hora una marcha ha partido desde el cementerio y se ha dirigido a las inmediaciones de la plaza de los Fueros, sin llegar acceder a ella, coreando consignas similares así como lemas en apoyo de los jóvenes de la localidad encarcelados por la supuesta agresión a dos guardias civiles y sus parejas.

Los asistentes al acto ultra, apenas unos doscientos llegados en autobuses y vehículos privados desde diferentes puntos fuera de Euskal Herria, como Santander, Zaragoza, Burgos o Palencia, en su mayoría en viajes organizados han comenzado a desembarcar en Altsasu hacia las 11.00, momento en el que la movilización desde el cementerio, que pretendía llegar hasta la Plaza de los Fueros, inaccesible por el despliegue policial, se ha puesto en marcha. Con la plaza blindada, la movilización ha dado la bienvenida a los asistentes al acto con gritos de “Que se vayan, se vayan, se vayan” y “Zuek, faxistak, zarete terroristak” (vosotros fascistas sois los terroristas). Las consignas españolistas han sido respondidas con silbidos y con signos de reprobación en euskera con lemas como “fuera de aquí” o “fuera fascistas”.

Un cordón integrado por vecinos de la localidad ha tratado de mantener la calma y evitar igualmente que se produjera ningún tipo de altercado en la población, en la que esta mañana se ha dado cita un importante número de medios de comunicación. El acto, visto como un “agravio” en la localidad, llevó a acordar dar una respuesta “popular, unitaria, amplia, digna y evitando el enfrentamiento”, de ahí el esfuerzo de los vecinos por que la protesta no fuera a mayores. Los momentos de mayor tensión se han vivido cuando pasadas las once de la mañana han empezado a llegar al pueblo los asistentes al acto organizado por la iniciativa impulsada por Ciudadanos, muchos de ellos con banderas españolas y con gritos de “viva España”, y “viva la Guardia Civil”.

Minutos antes de comenzar el acto, desde el interior de la Plaza de los Fueros, con micrófono en mano, a alguno se le ha escapado el grito de “¡Viva España! ¡Viva el País Vasco!”, a quien han tenido que corregir, “¡Que esto es Navarra!”, para luego volver a la carga, “¡Viva Navarra!”. Mientras, desde los aledaños de la plaza la multitud ha respondido gritando «Alde hemendik, utzi bakean!” (fuera, dejadnos en paz)  e “Independentzia!”.

El acto ultra se ha visto interrumpido por la réplica de las campanas de la Iglesia, que apenas han dejado escuchar las intervenciones. Testigos presenciales aseguran que el sonido de las campanas ha impedido escuchar a los oradores del acto. Además del sonido procedente de la iglesia, la sonoridad del acto de España Ciudadana se ha visto afectado por la celebración de un concierto callejero celebrado a escasos metros.

Dentro de la plaza, y con las campanas, la música y los gritos que venían de fuera como banda sonora, el secretario general de Ciudadanos, Albert Rivera, ha asegurado ante una plaza repleta de banderas españolas que no puede ser nacionalista porque es constitucionalista. “La democracia es libertad, el nacionalismo imposición”, ha resumido ante las cerca de 200 nacionalistas españoles que se han reunido en la plaza de los Fueros.

El mensaje, en cualquier caso, ya lo había fijado antes Fernado Savater, para el que tampoco ha sido problema la invasión de banderas identitarias españolas: “La convivencia se divide por las identidades, y se une por la ciudadanía”. “Busquemos ese cosmopolitismo liberados”, ha reivindicado, a lo que los presentes han contestado coreando el manido “Yo soy español, español, español”.

Al término del acto, Rivera ha salido rápidamente de Altsasu en una furgoneta con los cristales blindados. Los asistentes al acto ultra también han abandonado la localidad navarra al término del mismo, en todo momento protegidos por antidisturbios policiales, y los ciudadanos de Altsasu no han dudado en despedirse de ellos, generando algún momento de tensión en el que ha desempeñado un papel crucial el cordón de vecinos que se ha situado entre la policía –Foral y Guardia Civil– y la primera línea de manifestantes.

Durante la aproximadamente una hora que ha durado el acto, el dispositivo policial y vecinal ha controlado todos los accesos a la plaza para impedir que quienes protestaban accedieran a ella. La tensión ha aumentado una vez finalizado el acto cuando los asistentes han sido conducidos, mediante un cordón policial, hacia las afueras del pueblo donde les esperaban los autobuses y vehículos en los que habían llegado. Los dirigentes políticos que han intervenido, entre ellos, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, lo han hecho en coches que han accedido hasta el lugar del acto, los demás a pie. Entonces, separados por una veintena de metros y numerosos agentes de la Guardia Civil y la Policía Foral, se han sucedido los insultos entre los dos grupos y mientras unos cantaban “yo soy español” o “que viva España”, los otros replicaban “que se vayan”. Unos y otros se han grabado con sus teléfonos móviles.

El dispositivo policial y vecinal ha controlado todos los accesos a la plaza para impedir que quienes protestaban accedieran a ella. La tensión ha aumentado una vez finalizado el acto, cuando los asistentes han sido conducidos, mediante un cordón policial, hacia las afueras del pueblo, donde les esperaban los autobuses y vehículos en los que habían llegado.

El dispositivo de seguridad se ha mantenido hasta pasada la una de tarde, una vez que los asistentes al acto han abandonado el pueblo. Mientras tanto, en la Plaza de Iortia, a iniciativa de la asamblea ‘Vecinos de Alsasua’, se ha celebrado un acto pacífico y festivo, organizado por la asamblea de vecinos, en respuesta al acto de Ciudadanos. Cientos de personas han vuelto a exigir “que dejen en paz” a este municipio y “no lo utilicen políticamente”, y para mostrar su rechazo a lo que consideran un “agravio más, pero con unas dosis de ensañamiento que difícilmente pueden entenderse más allá de oscuros intereses y de una práctica con claras reminiscencias fascistas”.

(Fuentes: naiz info / Ahötsa / Noticias de NavarraDeia / Diario Vasco / eitb)

Noticia relacionada:

Vídeos:

 

 

 

 

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *