Túnez: una insurrección popular que apenas ha generado noticias

Según informó este fin de semana el periódico francés L`Humanite, las autoridades tunecinas decretaron el pasado viernes el toque de queda en todohan extendido a lo largo y ancho de Túnez.

La protesta estuvo promulgada por la situación de desempleo y miseria en la que está hundido todo el país. Según refiere el periódico L`Humanite, la magnitud de las manifestaciones recuerdan a las que tuvieron lugar en el  año 2011. E igual que entonces, esta se ha propagado en los últimos días en muchas otras ciudades tunecinas, además de la capital del Estado.

El toque de queda, de acuerdo con el decreto emitido por las autoridades tunecinas, fue impuesto entre las 20:00 horas de anochecer y las 05:00 de la madrugada. Según comunicó el Ministerio del Interior, el decreto es una respuesta “a los atentados contra las propiedades públicas y privadas y de que la continuación de estos actos representa como peligro para la seguridad de la patria y de los ciudadanos”

Cinco años después del derrocamiento del régimen oligárquico de Ben Ali,  en esta ocasión las manifestaciones se iniciaron el en la región económica y socialmente depauperada de Kasserine. En principio fue una respuesta popular al fallecimiento  de un joven desempleado que protestaba también en contra de la dramática situación que vive el pueblo tunecino.Como consecuencia de la agitacion que vive Tunez,  su Primer Ministro Habib Essid se vio forzado a acortar su viaje por Europa.

Por su parte, el diario izquierdista británico Morning Star aseguró que los acontecimientos que está viviendo Túnez estos días, son un sonoro eco de lo que ya  habia sucedido  en la insurrección popular del año 2010, y que terminaria posteriormente extendiendose a una buena parte de los países árabes. En aquella ocasion, la prensa occidental denominó a aquel levantamiento  y el que se produjo en otros países de la zona  con la denominación de “primavera árabe”.

Según el periódico británico citado, numerosas estaciones de policía habian sido atacadas durante la noche del pasado jueves, y los agentes de seguridad utilizaron gases lacrimógenos para contener la ira de los manifestantes. Las zonas más afectadas por esta insurrección social corresponden a los barrios periféricos de Túnez, la capital del país.

De acuerdo con la información policial,   grupos de personas itinerantes saquearon un banco, tiendas y almacenes. Igualmente se informa que  un policía  resultó muerto en las refriegas el pasado miércoles,  cuando una multitud de manifestantes volcaron su automóvil.

El primer ministro Habib Essid  manifestó en respuesta a los acontecimientos que el ejecutivo que preside “tenía un conjunto de políticas para intentar solucionar estos problema, que es uno de los principales retos de este gobierno”

Pero – dijo – “no podemos resolver el problema de desempleo de golpe .”  El ala izquierda del partido al-Massar – Camino Democrático y Social-, pidió una investigación sobre las circunstancias de la muerte del manifestante, expresando  su “apoyo total e incondicional para los desempleados y marginados en sus protestas y reclamaciones”.

Curiosamente, la tasa de desocupación en Túnez es del 15%, inferior a la española. Y entre los jóvenes el paro alcanza el 30%, similar a la que padecen los jóvenes canarios.

(Fuente: Canarias Semanal)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *