Concentración antitaurina en la Plaza de Jerez

Con motivo de la feria del caballo, todos los medios han destacado la vuelta a los ruedos del matador de toros José Tomás el pasado sábado en Jerez, así como los supuestos méritos de su actuación. Perece que mata con mucho “arte”. Han sacado imágenes de jerezanos encantados del “evento”, las distintas “autoridades” y “famosos” asistentes al mismo, hasta han realizado referencias a los múltiples beneficios económicos que supondría para la ciudad. Pero los que la mayoría han obviado es la concentración antitaurina que se produjo frente a la Plaza de Toros, y los que sí hicieron referencia a ella la minimizaron o la ridiculizaron.

Lo cierto es que allí no sólo se dieron cita el “Rey emérito”, título por cierto inexistente e inconstitucional, o artistas tan “sensibles” que defienden la  y disfrutan la tortura pública ritualizada de una corrida, como Miquel Barceló o Joaquín Sabina, y locutores tan “progres” como Jesús Quintero o José Ramón de la Morena, sino también centenares de personas que querían mostrar su oposición a la celebración de esa barbarie disfrazada de “cultura”.

Jerez 3 Quintero

Más de 200 antitaurinos, convocados por grupos animalistas como el Colectivo Antitaurino de Jerez o el Pacma, se hicieron ver, protestando ruidosamente contra la “fiesta nacional”, con gritos como los de  “asesinos”, “la tortura no es cultura”, “esta plaza la vamos a cerrar”, “no pararemos hasta la abolición”, “no pasarán, no pasarán”, etc., frente al a la puerta 14 del coso, aquel por el que estaba entrando tanta “personalidad, protegida por un numeroso cordón policial, y fuerzas antidisturbios preparados para intervenir, a la primera oportunidad, ante tan peligrosos activistas animalistas.

Daniel García, portavoz del colectivo antitaurino de Jerez, se congratulaba ante los medíos de que a la protesta haya venido “gente de Valencia, de Córdoba, de Sevilla, de Málaga, Algeciras y La Línea” y señala que sus protestas no se limitarán a Jerez, sino a toda la geografía española.

Agustín González, portavoz de Pacma en Málaga, manifestaba que esperaba que las corridas de toros “terminen de una vez. No queremos más explotación animal ni que esto sea considerado cultura. Se pueden crear santuarios para toros, pero crear una raza para torturarla no entra en razón”. Sobre los que defienden los puestos de trabajo que se genera, es claro. “La prostitución también es un trabajo, y no es ética”.

Jerez 2

El cura taurino se siente ofendido

Por pate de los taurino los acostumbrados indultos machistas y españolistas. Mención aparte cabe citar a Manuel Barrera Rodríguez, capellán del hospital y el tanatorio de Jerez. El párroco, vestido como sacerdote  tras sufrir, lo que los medios más casposos han considerado “un escrache”, por dedicarle los animalistas eslóganes como “ese cura es un asesino, ese cura es un asesino”.

“Me han amenazado de muerte. Me han hecho gestos de cortarme el cuello. Es un delito amenazar de muerte, se lo he dicho a la policía. No agredimos a nadie, pero nos faltan el respeto. Es muy triste que nos persigan así”, declaró el sacerdote que predicaba ese día el amor de Cristo asistiendo, en su condición de tal, como atestiguaba la vestimenta, a “evangélicos” espectáculos donde se festeja la tortura de animales.

Por su parte un católico que formó parte de la concentración animalista ha comentado en un artículo publicado en un medio local que “como católico practicante, aún estoy intentando entender qué tiene que ver el mensaje de Cristo con clavarle banderillas a un animal. Probablemente será que esa teología que algunos proclaman desde los altares se nos escapa a la mayoría de los mortales”.

El “Rey emérito” que acudió a mostrar una vez más su apoyo a la “fiesta”, también sufrió abucheos a su llegada, junto a su hija Elena, mientras las “fuerzas del orden” le protegían mediante un cordón de numerosos policías y manteniendo alejados a los peligrosos concentrados. Los gritos de los animalistas se mezclaban con los vivas al rey, a la monarquía y a España por parte de los taurinos.

En las fotos inferiores un taurino muestra su “cultura” testicular ante la concentración de los animalistas y una muestra del rancio y casoso españolismo de los “aficionados”.

Jerez 5 Jerez 4

 

Paco Campos para La Otra Andalucía

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *