En medio de la escalada de tensiones entre China y EE.UU., el presidente chino ordena a su Ejército que se prepare para la guerra

“Es necesario reforzar la misión (…) y concentrarse en la preparación para pelear una guerra. Hay que tener en cuenta todas las situaciones complejas y diseñar en consecuencia planes de emergencia”, declaró la semana pasada el presidente chino, Xi Jinping, en un encuentro con el Comando de Teatro de Operaciones del Sur, cita el canal de televisión estatal CCTV, según publicó el viernes el periódico local South China Morning Post.

El Teatro de Operaciones del Sur es una de las cinco zonas militares del Ejército Popular de Liberación de China, y una de sus principales misiones es supervisar el mar del Sur de China, una región de tensiones entre Pekín y “naciones de fuera de la región”.

De hecho, según algunos especialistas, citados por el referido medio chino, la declaración de Xi Jinping es “una señal para EE.UU. en particular”.

EE.UU. niega las reclamaciones territoriales chinas sobre dicho mar, de gran importancia estratégica para el comercio del gigante asiático y, además, ha aumentado la frecuencia de sus operaciones de libre navegación en dichas aguas y en su espacio aéreo, lo que ha provocado un agravamiento de las tensiones.

Según el analista militar chino Zhou Chenming, “se prevé que Estados Unidos realice más ejercicios de libertad de navegación en la región del mar de China Meridional y, ya que no reconoce los derechos (de Pekín) sobre islas artificiales (…), probablemente habrá allí nuevas fricciones militares entre los dos países”. El último de esos incidentes se produjo el lunes, cuando dos barcos de guerra de la Armada de EE.UU. se desplazaron a través del estrecho de Taiwán.

El mar de la China Meridional —reclamado por China en su 90 % y también por Filipinas, Vietnam, Taiwán, Malasia y Brunéi— es una extensión muy disputada del océano Pacífico. Y es la zona de mayores tensiones entre el gigante asiático y EE.UU., ya que Washington ha enviado varias veces aviones y buques de guerra a la zona, maniobras que Pekín ve como un intento de injerencia y de dominar las aguas en cuestión.

El pasado 30 de septiembre se elevó al máximo el nivel de las tensiones cuando un destructor estadounidense se vio obligado a maniobrar para impedir “una colisión” con un bombardero chino cerca de las disputadas islas de Spartly.

Pekín denuncia injerencias de EEUU en el mar del Sur de China

Por su parte, el canciller chino denuncia provocaciones de EE.UU. en el mar del Sur de China y pide mayor cooperación regional para protegerse de la injerencia extranjera. Wang Yi, de visita oficial en la ciudad de Davao, en Filipinas, advirtió el lunes, en una rueda de prensa, de que algunos “países ajenos a la región” están suscitando tensiones en las aguas en disputa en el mar de la China Meridional y “han estado mostrando su fuerza”.

“Trabajaremos juntos para vigilar y prevenir la interferencia y los obstáculos provenientes del exterior, ya que China y Filipinas, así como otros Estados litorales del mar del Sur de China, están cooperando para defender la paz”, dijo el máximo diplomático chino.

Wang hizo estas afirmaciones la misma jornada en la que el jefe de Operaciones Navales de la Armada estadounidense, el almirante John Richardson, adelantó, desde Manila, la capital filipina, la decisión de su país de continuar con las patrullas en las aguas del mar de la China Meridional.

“Continuaremos avanzando en el programa de operaciones de libertad de navegación”, puntualizó Richardson, agregando que, mediante estas patrullas, EE.UU. muestra su rechazo a las “ilegítimas reclamaciones marítimas”.

El mar de la China Meridional es una extensión muy disputada del océano Pacífico, de la cual China reclama casi un 90 %. Esta región, disputada también por Filipinas, Vietnam, Taiwán, Malasia y Brunéi, ha sido escenario de incesantes tensiones entre el gigante asiático y EE.UU. en los últimos años. Washington ha enviado varias veces aviones y buques de guerra a la zona, maniobras que Pekín ve como un intento por dominar las aguas en cuestión.

El pasado 30 de septiembre, un destructor estadounidense se vio obligado a maniobrar para impedir “una colisión” con una nave china que se le acercaba en el arrecife de Gaven, ubicado en el mar de la China Meridional.

Funcionarios de la Armada estadounidense consideraron la reacción del buque chino una “maniobra insegura y poco profesional”, mientras que el Ministerio chino de Defensa tachó la maniobra del adversario de “ilegal y provocadora”.

(Fuente: Hispan TV)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *