La Prefectura japonesa en Okinawa realizará un referéndum sobre el traslado de la base militar de EE.UU. a otro territorio de la Isla

Los legisladores de la prefectura japonesa en Okinawa aprobaron la realización de un referéndum popular sobre el plan de trasladar una base militar estadounidense hacia otro lugar dentro del territorio, informaron hoy medios locales.

Según estipula la ley, la votación debe realizarse en los próximos seis meses, divulgó la televisora NHK en su sitio web. Se les preguntará a los votantes si están a favor del plan de trasladar la Base Aérea de Futenma de la Infantería de Marina de Estados Unidos de la densamente poblada ciudad de Ginowan a un distrito menos populoso en la ciudad de Nago, ambos sitios en Okinawa.

Los habitantes de esa prefectura, localizada a unos dos mil kilómetros al suroeste de la capital nipona, se oponen a un acuerdo de Tokio y Washington para trasladar a los militares norteamericanos a un lugar cercano a la bahía de Henoko. Más de 90 mil firmas apoyan la realización de la consulta popular.

Okinawa alberga casi tres cuartas partes de las bases militares de Estados Unidos en Japón y quienes apoyan su permanencia en esa localidad dicen que dependen económicamente de la presencia de tropas del Pentágono. Sin embargo, expertos citados por la agencia de noticias Kyodo aseguran que ahora hay mayores oportunidades de prosperidad, incluso sin los beneficios económicos de hospedar las bases.

La semana pasada, el Ministerio de Defensa de Japón emprendió acciones legales para invalidar la decisión del ejecutivo okinawense, liderado por el gobernador Denny Tamaki, de suspender las obras de reubicación de la base aérea de Futenma. Las labores constructivas para edificar las nuevas instalaciones llevan suspendidas casi dos meses. El primer ministro japonés, Shinzo Abe, ratificó la decisión de seguir adelante con el proyecto de reasentamiento, pese a la oposición de la mayoría de los electores.

Con solo una superficie de 1.201,03 km², la isla de Okinawa tiene alrededor del 70 por ciento de su superficie total ocupada exclusivamente por instalaciones militares de Estados Unidos.

Hasta 1879, en que sería invadido y ocupado, junto a otras islas del Mar Meridional chino  formaba el reino de las Ryukyu, independiente y tributario del Imperio Chino. De hecho la población no se considera japonesa e históricamente más cerca a China que a Japón. Existe un movimiento popular independentista, apoyado por alrededor de un 10% de la población, cifra que suma hasta más de un 60% en sus aspecto antiimperialista desde la ocupación que padeció por parte de los EEUU y su implantación militar desde entonces.

Los isleños ryukyuanos llevan más de una década mayoritariamente mayoritariamente al movimiento opuesto a la presencia estadounidense en Okinawa, que no cesa de organizar movilizaciones populares y que ahora se han fijado por objetivo impedir la construcción de la nueva base de Henoko en el norte de la isla.

Tokio pactó con Washington la apertura de este ingente complejo -que cubrirán 205 hectáreas de terreno ganadas al mar y contará con dos pistas de aterrizaje erigidas en medio de una popular bahía local- para recolocar ahí la base de Futenma, instalada en medio de la ciudad de Ginowan.

Los opositores cuentan con el apoyo decidido del gobernador isleño, Takeshi Onaga, que tras ser elegido a finales de 2014, se convirtió en el paladín de esta cruzada para pedir que simplemente se cierre Futenma y los efectivos militares norteamericanos destacados en ese enclave abandonen Okinawa y no se trasladen a Henoko.

(Fuente: Prensa Latina / AFP)

Noticia relacionada:

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *