Catalunya: La CUP-CC declara no colaborar ni avalar la legislatura actual, basada en la “restitución” de instituciones autonómicas

El otoño pasado vimos como la acción del estado nos robó la decisión del pueblo y la inacción del gobierno autonomista nos robó la opción de defender la república a la calle.

Esta legislatura es la expresión más frustrante del soberanismo institucional de los últimos años y la CUP-Llamamiento Constituyente no podemos colaborar ni avalarla. Nos encontramos ante una acción parlamentaria y gubernamental basada en la mal llamada “restitución” de las instituciones autonómicas, pero la realidad es que la autonomía no existe y que tanto el Parlamento de Cataluña como el Gobierno de la Generalitat están vacíos de poder y no disponen de capacidad para gobernar ni siquiera desde una perspectiva autonomista.

El gran potencial del movimiento popular en defensa del derecho a la autodeterminación fue desaprovechado y se perdió una oportunidad única de hacer frente a la situación de precariedad a la que nos condenan los límites autonómicos y a todo aquello que representa el régimen del 78 – una monarquía corrupta, una oligarquía centralista y negadora de derechos, y una maquinaria represiva vengativa y dispuesta a todo para defender, por encima de todo, y en contra de todo, la unidad del Estado español.

En este sentido, desde la CUP-CC queremos poner en valor el éxito del 1 de octubre y de las vagas generales posteriores, que representaron indudablemente el ejercicio de soberanía y de desobediencia popular e institucional más masivo y colectivo que se ha producido al sur de europa, un ejercicio que fue posible gracias a un gran abanico de actores políticos y sociales muy diversos que defienden que tiene que ser la gente la que decida el modelo de sociedad en el que quiere vivir y es con estos actores con quienes queremos seguir trabajando y tejiendo alianzas.

Sólo de la mano de un pueblo consciente, soberano, organizado y con una acción política que empiece en la calle y llegue a las instituciones y no a la inversa, podremos avanzar. Como CUP-CC conscientes de esta realidad hemos decidido que nuestra propuesta de trabajo al Parlamento tiene que priorizar aquello que pasa fuera del Parlamento y apoyar a las luchas sociales que existen en todo los Países Catalanes.

En base a este planteamiento, desde el próximo pleno la CUP-CC no colaboraremos más con el juego del Parlamentarismo vacío, y con total transparencia y claridad intervendremos y votaremos tanto al Pleno como las comisiones sólo en los siguientes supuestos:

Esta legislatura es la expresión más frustrante del sobiranisme institucional de los últimos años y la CUP-Llamamiento Constituyente no podemos colaborar ni avalarla. Nos encontramos ante una acción parlamentaria y gubernamental basada en la mal llamada “restitución” de las instituciones autonómicas, pero la realidad es que la autonomía no existe y que tanto el Parlamento de Cataluña como el Gobierno de la Generalitat están vacíos de poder y no disponen de capacidad para gobernar ni siquiera desde una perspectiva autonomista.

El gran potencial del movimiento popular en defensa del derecho a la autodeterminación fue desaprovechado y se perdió una oportunidad única de hacer frente a la situación de precariedad a la que nos condenan los límites autonómicos y a todo aquello que representa el régimen del 78 – una monarquía corrupta, una oligarquía centralista y negadora de derechos, y una maquinaria represiva vengativa y dispuesta a todo para defender, por encima de todo, y en contra de todo, la unidad del Estado español.

En este sentido, desde la CUP-CC queremos poner en valor el éxito del 1 de octubre y de las vagas generales posteriores, que representaron indudablemente el ejercicio de soberanía y de desobediencia popular e institucional más masivo y colectivo que se ha producido al sur de europa, un ejercicio que fue posible gracias a un gran abanico de actores políticos y sociales muy diversos que defienden que tiene que ser la gente la que decida el modelo de sociedad en el que quiere vivir y es con estos actores con quienes queremos seguir trabajando y tejiendo alianzas.

Sólo de la mano de un pueblo consciente, soberano, organizado y con una acción política que empiece en la calle y llegue a las instituciones y no a la inversa, podremos avanzar. Como CUP-CC conscientes de esta realidad hemos decidido que nuestra propuesta de trabajo al Parlamento tiene que priorizar aquello que pasa fuera del Parlamento y apoyar a las luchas sociales que existen en todo los Países Catalanes.

En base a este planteamiento, desde el próximo pleno la CUP-CC no colaboraremos más con el juego del Parlamentarismo vacío, y con total transparencia y claridad intervendremos y votaremos tanto al Pleno como las comisiones sólo en los siguientes supuestos:

1 Cuando se traigan a debate propuestas verdaderamente rupturistas o transformadoras, que superen los límites impuestos. La CUP-CC seguirá trabajando para dotar la acción parlamentaria con propuestas rupturistas con el régimen del 78 y para la recuperación de las soberanías.

2 Cuando los partidos constitucionalistas quieran promover acciones regresivas con los derechos civiles, democráticos o nacionales.

3 Cuando se trate de medidas:

* Que tengan unas consecuencias reales y efectivas por la mayoría popular y trabajadora.

* Cuando estas generen y fomenten conciencia de cambio y por lo tanto, promuevan la organización y el discurso político e ideológico transformador.

* Y cuando haya detrás de la propuesta una lucha transformadora protagonizada por movimientos sociales.

(Fuente: Web de la CUP)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *