En lugar de cubriendo todas las vacantes, la Junta pretende “solucionar” carencias de profesorado con docentes jubilados gratuitos

La Junta de Andalucía de la señora Díaz va a crear la figura del docente jubilado que quiera trabajar gratis como se está extendiendo en otras comunidades autónomas.

Según publica EL MUNDO, esta idea ya ha tenido una respuesta negativa por parte de Comisiones Obreras que la califica como una forma de paliar las deficiencias de profesorado en la administración.

La fórmula de empleo gratuito sería un experimento para determinadas actividades según afirma la Junta de Andalucía al diario trabajando en la biblioteca, animando a la lectura o colaborar en la organización de los centros y de debates.

Diego Molina, el secretario general de la Federación andaluza de Enseñanza de CC.OO. le ha mostrado al periódico su total desacuerdo y ha declarado que es algo inaceptable ya que todo trabajo debe estar remunerado y no usar estos inventos para sustituir al personal laboral ya que existe la figura del monitor para este tipo de trabajo.

Además, el representante sindical ha añadido a EL MUNDO que si se quiere compensar a los jubilados hay otras muchas formas de hacerlo.

(Fuente: Digital Sevilla)

La noticia de referencia: La Junta creará “de forma experimental” la figura del docente jubilado voluntario

La Junta de Andalucía se ha sumado a una corriente ya extendida en otras comunidades españolas para crear la figura del docente jubilado voluntario, pero cuenta con el rechazo frontal de Comisiones Obreras (CCOO) que ve en esta medida una forma de paliar «las deficiencias de personal existentes».

Así, durante el presente curso 2018/2019 se prevé poner en marcha, “con carácter experimental, un programa de colaboración voluntaria del personal docente jubilado con los centros docentes públicos dependientes de la Consejería de Educación, para desarrollar determinadas actividades y acoger de esta forma el capital personal y humano que representa este colectivo”, informaron a ELMUNDO fuentes de la Consejería.

El “experimento” no convence al secretario general de la Federación andaluza de Enseñanza de CCOO, Diego Molina, quien ayer aseguró que, tras un intenso debate en el seno del sindicato, “todas las provincias tuvimos claro que esto es inaceptable, porque al final lo que pasa es que se puede acabar sustituyendo al personal y contando con la experiencia de estas personas para realizar trabajos que deberían ser remunerados”.

A su juicio, la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía “debería contratar a más monitores o monitoras si hace falta un refuerzo en la organización o planificación de las tareas directivas, o para las extraescolares”.

Pero las fuentes del Gobierno andaluz consultadas recuerdan que la Ley 17/2007, de 10 de diciembre, de Educación de Andalucía (LEA), en su artículo 23 establece entre las “medidas para el profesorado”, que la Administración educativa “regulará la posibilidad de incorporar a los centros docentes públicos al profesorado jubilado que lo desee, para el desarrollo de tareas relacionadas con los planes de utilización de las bibliotecas y de animación a la lectura, y para la colaboración con los equipos directivos en la organización de los centros”.

El secretario general de la Federación de Enseñanza de Comisiones subrayó que su organización ya se opuso a ese punto en su momento, aunque según la Junta “en ningún caso los puestos de trabajo establecidos en los centros docentes serán provistos con este profesorado”.

Molina aseguró, en declaraciones a este periódico, que van a mantener su oposición al experimento anunciado por la Consejería y recurrirán el plan si es preciso, “porque todo trabajo tiene que estar remunerado, y si quieren reconocer o compensar a los profesores jubilados hay otras formas de hacerlo, no así”. No obstante la Federación de Enseñanza de CCOO se ha quedado sola en esta lucha, ya que las demás organizaciones sindicales presentes en la Mesa Sectorial de Educación de Andalucía, reunida esta semana, respaldaron el borrador de instrucciones presentado para iniciar, de modo experimental, este programa de colaboración voluntaria del personal docente jubilado en los centros educativos públicos andaluces.

La consejera del ramo, Sonia Gaya, explicó ya en una comparecencia en la Comisión de Educación del Parlamento andaluz, que se trataba de un programa piloto en el que se pretende una experiencia “intergeneracional” que no supondrá la usurpación por parte de estos jubilados de funciones inherentes a ningún docente de plantilla, sino de «echar una mano en la biblioteca, ayudar en extraescolares o propiciar debates generacionales», recogía ayer Europa Press. “Son cosas que en algunos centros se hacían sin ningún tipo de paraguas legal: lo mínimo que podemos hacer es ofrecerles esa garantía”, dijo.

Molina no se fía: “Al final los centros siempre los van a utilizar para otras cosas, porque conocen y saben de todo eso, hay mucho trabajo burocrático y para colaborar de cualquier forma deberían contratar a gente”.

Desde la Consejería de Educación insisten: “En ningún caso este personal realizará ninguna función que sea desempeñada por un profesional remunerado”. Otras comunidades autónomas, como Canarias, Extremadura, Murcia, Asturias, Aragón o Castilla y León han regulado ya la figura del docente jubilado voluntario o colaborador a coste cero.

(Fuente: El Mundo – Andalucía / Autor: Susana Villaverde)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *