Almería: El Ciemat llevó a Palomares una tonelada de material nuclear que se encuentra depositado en contenedores

El  Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (Ciemat) tomó la decisión en 2016 de enviar desde Madrid dos camiones cargados con más de una tonelada de material radiactivo hasta la pedanía cuevana de Palomares (Almería). No se trataba de una broma de mal gusto -en un municipio ya de por sí estigmatizado con 50.00 metros cúbicos de tierra contaminada- sino de hechos consumados: el primero de estos contenedores de basura nuclear llegó el 10 de mayo de ese año y el segundo el 29 de noviembre, a través de la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (Enresa).

Fueron depositados, sin comunicarlo al subdelegado del Gobierno -entonces Andrés García Lorca- ni al alcalde de Cuevas, Antonio Fernández, ni tan siquiera al Consejo de Seguridad Nuclear, del que depende el Ciemat.

Y allí está esta nueva mortaja atómica, dentro del perímetro vallado de la zona 2, junto a unas balsas para riego y enfrente del cementerio de la barriada, donde aún queda medio kilo de plutonio enterrado tras el accidente atómico de 1966 (foto adjunta).

Palomares en particular y la comarca del Levante almeriense en general llevan medio siglo peleando porque Estados Unidos se lleve los residuos radioactivos. Y no solo no se los llevan, sino que traen más.

El Ciemat explicaba ayer, a través de la directora de Medio Ambiente, Yolanda Benito, que “el transporte de este material responde a devolver a Palomares material procedente de muestreos históricos de tierras, cenizas y vegetales que se habían hecho dentro del plan de vigilancia radiológica ambiental de la zona” .

El objetivo es que sean tratados junto al resto de tierra contaminada que aún permanece en la zona. El Ciemat justifica  que la naturaleza de este material de media y baja radiactividad hace que no sea necesario que se notifique su expedición, según el Acuerdo Europeo sobre el Transporte Internacional de Mercancías Peligrosas por carretera.

Ante este hecho, la portavoz de Unidos Podemos en el Congreso de los Diputados, Eva García Sempere, ha solicitado la comparecencia del Secretario General de Política Científica del Ministerio para que explique los motivos de este traslado desde la sede del Ciemat, en la Avenida Complutense, hasta Palomares.

Esta tierra, con isótopos de plutonio, americio y uranio, forma parte de más de 2.000 muestras de tierras recogidas desde 1966 hasta 2008 en los términos municipales de Vera y Cuevas del Almanzora. El alcalde de Cuevas, Antonio Fernández, manifestaba ayer que no ha sido informado de este transporte.

La decisión ha sido acordada dentro del Plan Integral para la Mejora de las instalaciones del Ciemat, junto a la Ciudad Universitaria de Madrid, que se inició en el año 2000 y que lleva invertidos más de cien millones de euros. Una parte de los residuos acumulados en el Ciemat en las últimas décadas han sido transportados a Francia, previo pago de una onerosa factura, otra parte ha ido a parar al cementerio nuclear de El Cabril (Córdoba) y otra parte es la que ha llegado a Palomares.

(Fuente: La Voz de Almería / Autor: Manuel León)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *