Siria: Dos Cascos Blancos y nueve expertos extranjeros muertos en un accidente en una fábrica de armas químicas en Idleb

La explosión de un taller de fabricación de armas químicas en Idleb ha causado varios muertos: durante años ha habido una serie de ataques químicos en Siria que han servido de manera intermitente como pretexto para los ataques occidentales contra el territorio sirio.

Estas puestas en escena involucraron a agentes que la mayoría de medios de comunicación occidentales continúan describiendo como “humanitarios”. ¡Pero varios de estos activistas pseudo-humanitarios o Cascos Blancos acaban de perecer en un incidente químico mientras estaban en el proceso de fabricación de armas químicas!

Según Sputnik, 11 expertos británicos, chechenos y turcos y dos Cascos Blancos murieron por la explosión de un taller que contenía grandes cantidades de explosivos y barriles de cloro líquido. El taller está ubicado en el distrito de Turmanin, en los suburbios del norte de la ciudad de Idleb, a 15 kilómetros de la frontera con Turquía.

Nueve expertos extranjeros y dos elementos de los Cascos Blancos perecieron en esta explosión. El número de muertos de este incidente, “indeterminado por el momento”, podría incrementarse al haber quedado rociados varios indiviuos con sustancias químicas.

Parte del taller albergó un laboratorio para la producción de productos químicos y explosivos y estuvo bajo la supervisión de “expertos extranjeros de origen británico, checheno y turco”, y algunos de ellos estaban dentro del taller en el momento de la explosión.

Según fuentes sirias, las fuerzas de seguridad aún no han dado una explicación después de la violenta explosión que estalló este sábado en este taller: “Un error técnico humano, cometido durante algunas pruebas, podría estar en el origen de esta explosión”, señalaron las fuentes.

En cooperación con los Cascos Blancos, el Frente al Nusra transportó sustancias de este taller a lugares desconocidos. El 14 de octubre, el Frente anunció en un comunicado su oposición al acuerdo sobre el establecimiento de una zona desmilitarizada en Idleb (noroeste de Siria) suscrita entre los lados turco y ruso en Sochi.

A pesar de las evidencias que apunta a la comisión de crímenes de guerra cometidos por los Cascos Blancos que operan en Siria, estos últimos y sus familias han sido recibidos como héroes en el Reino Unido. El Canadá de Jacques Trudeau también ha otorgado asilo a muchos Cascos Blancos, rindiéndoles homenaje.

Para el ministro de Relaciones Exteriores de Siria, Walid al Muallim, los Cascos Blancos es una organización creada con el apoyo del MI6 (servicio de inteligencia británico) y busca organizar un ataque químico en Idleb para culpar al gobierno sirio. El incidente de hoy prueba que el diplomático tiene toda la razón.

(Fuente: Al Manar)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *