Preocupación y rechazo en Serbia a la resolución aprobada en el Parlamento de Kosovo de la formación de un ejército propio

Las noticias acerca de la decisión adoptada por el Parlamento en Pristina (capital de Kosovo), de iniciar la formación del Ejército de Kosovo, a partir de sus fuerzas de seguridad (policía) se han recibido en Serbia con rechazo por violar un instrumento legal y preocupación por la estabilidad en la región.

El ministro de Defensa serbio, Aleksandar Vulin, compareció hoy ante la televisión pública RTS para advertir que las medidas para transformar en Kosovo las fuerzas policiales (foto adjunta) en un ejército representan un amenaza para los Balcanes occidentales.

Remarcó que de acuerdo con la Resolución 1244 del Consejo de Seguridad (CS) de Naciones Unidas de junio de 1999 en esa provincia serbia bajo administración foránea solo se autoriza la existencia de la policía, por lo cual corresponde a la comunidad internacional reaccionar ante esta medida y respetar ese documento.

Remarcó que la ONU, con esa decisión del CS, asumió la responsabilidad sobre toda la situación en Kosovo y Metohija, que incluye el respeto a la paz, la seguridad y la vida de todos quienes viven en esa región sureña serbia y ahora llegó el momento de saber si está en condiciones de cumplir su propio mandato.

Recordó que el presidente de Serbia, Aleksandar Vucic, obtuvo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) un pacto de garantía de que ninguna formación armada de los albanokosovares se crearía al norte del río Ibar, una condición para la firma de los acuerdos Belgrado- Pristina en Bruselas en 2013.

Vulin calificó las acciones de las autoridades kosovares de agresivas y prepotentes. Añadió que la única fuerza militar con presencia en Kosovo es la Kfor (desplegada por la OTAN) y dijo confiar en poder hablar hoy mismo con representantes de esa formación para indagar sobre la situación allí. Pero sobre todo conocer cuál es su postura sobre el irrespeto a la Resolución 1244 por la cual deben responder, añadió.

Serbia, resaltó el Presidente del país balcánico, seguirá apegada al derecho internacional y siempre actuará para mantener la paz, la estabilidad y para proteger a los serbios en esa provincia.

Por su parte, Marko Djuric, director de la Oficina para Kosovo y Metohija del gobierno de Serbia, declaró a la agencia de noticias Tanjug que Belgrado exige y espera una fuerte reacción de la comunidad internacional como responsable moral y político de detenerlo.

Por su parte, desde Tirana (capital de Albania), el primer ministro albanés, Edi Rama, a través de Twitter, apoyó la decisión del legislativo kosovar con la frase: “Gloria a los mártires de Kosovo y bendito sea el recién nacido ejército de la República de Kosovo”.

La resolución aprobada fue presentada por Hashim Thaçi, presidente de Kosovo, quien realizó  al parlamento kosovar la propuesta de convertir las Fuerzas de Seguridad de Kosovo (Policía) en Fuerzas Armadas; es decir, militarizar el cuerpo policial. La propuesta fue rechazada solo por los serbios de Kosovo

Hasta ahora la seguridad de Kosovo está garantizada por la KFOR (la fuerza militar multinacional para Kosovo liderada por la OTAN). La aspiración a crear su propio ejército nacional ha sido una constante en los discursos de los líderes políticos kosovares, que sostienen que a un Estado soberano le corresponde ocuparse de su propia seguridad.

(Fuente: Prensa Latina)

Noticia relacionada:

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *