El “cambio Progresista”: El gobierno hace destituir al cónsul griego y retira su estatus al delegado de Flandes por apoyar a Catalunya

El cónsul general honorario de Grecia en Barcelona ha sido destituido a petición del Ministerio de Asuntos Exteriores español por «agravios a la bandera de España», ha desvelado el ministro Josep Borrell en el Congreso de los Diputados.

En su comparecencia ante la comisión mixta de la Unión Europea de este miércoles (foto adjunta), Borrell ha explicado que el embajador de Grecia en España, Christodoulos Lazaris, ha destituido al empresario y arquitecto Fernando Turró de su cargo como cónsul honorario en Barcelona.

Fuentes de Exteriores han precisado que Turró ha acudido a «varios actos que no son propios» de la condición diplomática, como participar en una manifestación con motivo de la Diada luciendo símbolos independentistas, incluida una camiseta con la estelada. Además, el empresario habría participado a finales de 2017 en un acto público junto con el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont.

Por ello, la introductora de embajadores, Caridad Batalla, convocó la pasada semana al embajador de Grecia para protestar por la actitud de Turró y pedir su destitución, petición a la que el diplomático ha atendido de inmediato, han detallado las fuentes.

La figura de los cónsules honorarios se rige por el Convenio de Viena de Relaciones Consulares que establece que los representantes diplomáticos de un país no podrán entrometerse en la política interna del país anfitrión. Si así fuese, el país anfitrión puede retirarles el exequatur o permiso de representación oficial que se concede a quien -sin ser diplomático- ostenta la representación honoraria de otro Estado.

«Desinfección»

Borrell ha dado a conocer la destitución en una respuesta a la intervención de la representante de ERC en la comisión, Laura Castel i Fort, quien ha acusado al ministro de estar llevando a cabo una política de «desinfección».

Ante la referencia a una supuesta frase suya sobre la necesidad de «desinfectar» a los catalanes independentistas, Borrell ha asegurado que se trata de «una perfecta inmoralidad intelectual repetir una y otra vez una mentira al más puro estilo Goebbels». Así, ha retado a la diputada a presentar «un texto, un vídeo un audio» que contenga esa frase supuestamente dicha por él, y ha advertido de que «si no lo hace, ha mentido».

El ministro ha subrayado que lo que dijo es que «la sociedad catalana está herida y que las heridas hay que curarlas, pero antes hay que desinfectarlas, porque están infectadas por las mentiras», pero consideró que «no servirá de nada» explicarlo de nuevo ya que los independentistas «lo seguirán diciendo». «Esta historia me tiene ya hasta salva sea la parte», ha exclamado Borrell.

Retira el estatus diplomático al delegado de Flandes

Por otro lado, el Ministerio de Asuntos Exteriores ha anunciado igualmebnte este martes la retirada del estatus diplomático al delegado del gobierno de Flandes en España, André Hebbelink. El ministro Josep Borrell tomó esta decisión después de llamar a capítulo, por tercera vez en el último mes, al embajador belga en Madrid, Marc Calcoen.

El motivo aducido para esta represalia diplomática son las reiteradas declaraciones del presidente del parlamento de Flandes, Jan Peumans, en las que pone en duda la calidad de la democracia española. Peumans también realizó proclamas públicas en defensa de los presos independentistas catalanes. Desde el ministerio de Borrell se califica de “inadmisibles” tales declaraciones.

La tensión diplomática entre España y Bélgica se ha disparado en las últimas semanas a causa de las declaraciones de Paumans. La situación ha estallado este martes. Inmediatamente después de la reunión de Borrell con el embajador belga se anunció la retirada del estatus diplomático al delegado del gobierno de Flandes.

Las autoridades belgas siempre han intentado restar trascendencia a las declaraciones de Peumans. Recuerdan que la política exterior no la dicta el presidente de un parlamento regional, sino el gobierno federal del primer ministro Charles Michel. Así lo ha trasladado el embajador belga a los responsables del ministerio.

(Fuente: Huffington Post)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *