Córdoba: La Comisión Europea admite investigar el traslado de residuos radiactivos desde la central de Garoña a El Cabril

La Comisión de Peticiones de la Comisión Europea ha admitido a trámite la solicitud de Izquierda Unida para investigar el traslado de residuos radiactivos desde la central de Garoña (Burgos) al centro de almacenamiento de El Cabril, situada en la sierra de Córdoba.

Bruselas investigará así si hubo alguna irregularidad en el traslado de estos residuos radiactivos procedentes del desmantelamiento de Garoña -según ha avanzado este lunes Radio Córdoba-. Los ayuntamientos y grupos ecologistas no tuvieron conocimiento de la llegada de estos residuos a El Cabril hasta fechas después. Ahora se investigará si hubo todas las garantías en el traslado de este material.

Enresa necesitó un informe favorable del Consejo Nacional de Seguridad Nuclear para almacenar estos residuos procedentes de Garoña en El Cabril, materiales como dióxido de uranio. Ni los ayuntamientos ni los grupos ecologistas conocieron el traslado hasta meses después de haberse producido.

Bruselas acuerda ahora remitir el asunto a la Comisión de Industria, Investigación y Energía del Parlamento Europeo para que determine si existieron o no garantías en la llegada de material radioactivo hasta el centro de almacenamiento cordobés. Así lo explica Cecilia Winström , la presidenta de la Comisión de Peticiones de la UE en la respuesta que envía al grupo parlamentario de Izquierda Unida.

Fue en diciembre de 2017 cuando IU pidió a Bruselas una investigación sobre el traslado de residuos radioactivos de Garoña a El Cabril. Fue entonces el coordinador andaluz de la formación, Antonio Maíllo, quien hizo ese anuncio criticando el “oscurantismo y la opacidad” del Gobierno central respecto al cierre de Garoña y al traslado de sus residuos a El Cabril.

IU formuló una pregunta a la comisión de Medio Ambiente del Parlamento Europeo para saber si la Comisión Europea ha sido informada por parte del anterior Gobierno del PP sobre sus planes para El Cabril, algo a lo que obligan las normativas europeas en la materia.

La europarlamentaria de Izquierda Unida Marina Albiol formalizado la pregunta por escrito que este grupo avanzó que plantearía a la Comisión Europea sobre el centro de almacenamiento de El Cabril de Córdoba. En esta pregunta, Albiol alertaba de la “opacidad” del Gobierno central sobre el posible traslado de residuos de alta intensidad provenientes de la desmantelada central de Santa María de Garoña (Burgos) al centro de almacenamiento cordobés, y preguntaba a la cámara si piensa exigir información al Gobierno de España sobre dicho traslado.

Además, Albiol preguntaba sobre “qué medidas implementará para asegurar que las autoridades españolas cumplen con las directivas sobre participación pública y acabar con la falta de transparencia con la que están actuando”, y por último, plantea al Parlamento europeo “si piensa investigar si en estos traslados y en el almacenamiento de los residuos se está cumpliendo la normativa sobre gestión de los residuos radiactivos”.

El Cabril estará lleno en cuanto se desmantele la nuclear de Garoña

El centro de almacenamiento radioactivo de El Cabril estará lleno en cuanto se desmantele la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos), según ha explicado el físico nuclear e investigador del Ciemat, Francisco Castejón. Actualmente, según este físico, El Cabril está ya al 80% de su capacidad. Cuando lleguen todos los residuos de media y baja actividad de esta central nuclear, El Cabril estará lleno. Entonces, el Gobierno tendrá una difícil decisión: ¿cerrar definitivamente el cementerio nuclear de la Sierra Albarrana o ampliarlo un poco más?

En agosto del año pasado, el Ministerio de Industria confirmó que El Cabril sería el destino de 4.000 toneladas de residuos radioactivos de media, baja y muy baja intensidad de la central nuclear de Santa María de Garoña. Fue entonces cuando se decidió apagar esta central. Sus residuos más peligrosos, el combustible, se quedarán en Burgos y no viajarán a Córdoba. Sin embargo, solo con los residuos de baja intensidad se llenaría El Cabril.

La capacidad de almacenamiento autorizada para el cementerio nuclear de El Cabril es de 28 celdas, ya construidas, numeradas de la 1 a la 28, con una capacidad volumétrica de 100.000 metros cúbicos para residuos de media y baja actividad, y de cuatro celdas, numeradas como 29, 30, 31 y 32, con una capacidad volumétrica de 130.000 metros cúbicos, de las cuales solo está construida la 29, para residuos de muy baja actividad.

El Gobierno siempre estimó que El Cabril tendría capacidad para acoger residuos hasta 2040, algo que no sucederá así cuando se desmantele Garoña y se trasladen todos sus residuos de menor radioactividad hasta la provincia de Córdoba, según este físico nuclear.

Este jueves, además, ha trascendido que el Gobierno va a declinar construir el un Almacén Temporal Centralizado (ATC), como exige Europa desde hace más de una década, en Villar de Cañas (Cuenca). En este almacén hay que enterrar todos estos residuos muy peligrosos de todas las centrales nucleares de España que vayan cesando su actividad. Actualmente, sus residuos se guardan en almacenes temporales individuales en cada central nuclear.

El Gobierno optará por rescindir el proyecto de Villar de Cañas y buscará un nuevo emplazamiento. Hace más de una década se llegó a especular con la posibilidad, incluso, de instalarlo en la comarca de Los Pedroches, gracias a su suelo granítico y su menor riesgo sísmico.

(Fuentes: Cordópolis / Córdoba Hoy / diario Córdoba / Andalucía Información)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *