El Parlamento tunecino aprueba la primera ley en hacer referencia a la eliminación de todas las formas de discriminación racista

El Parlamento tunecino aprobó el martes de la pasada semana la primera ley en hacer referencia a la eliminación de todas las formas de discriminación racista. La ocasión fue celebrada por las organizaciones que defienden los derechos de las minorías, que la calificaron de “histórica”.

El presidente del Foro Tunecino para los Derechos Sociales y Económicos, Masoud Romdhani, explicó que la ley supone “un punto de inflexión para Túnez”, siendo “igual de importante que el decreto que abolió la esclavitud”. Túnez abolió la esclavitud en 1846, en la época del Beylicato, antes de que lo hicieran EE.UU. y la mayoría de los países occidentales.

Después de ser el primer país árabe en abolir la esclavitud, Túnez se ha convertido ahora en el primero que criminaliza el racismo. De esta manera, la nueva ley prevé castigos para quien pronuncie discursos racistas, que van desde un mes hasta un año cárcel y contemplan también multas de hasta 1.000 dinares tunecinos (unos 300 euros al cambio).

La ley penaliza a cualquiera que incite a la violencia, al odio, a la discriminación o al racismo, o que difunda ideas basadas en la discriminación racial.  También criminaliza “la formación, pertenencia o participación en grupos u organizaciones que apoyen de forma explícita y recurrente la discriminación racial, con penas de entre uno y tres años de cárcel y multas de entre 1.000 y 3.000 dinares tunecinos [1000 euros al cambio]”.

El objetivo de la Ley Nº 11/2018 es “la eliminación de todas las formas de discriminación racial y de sus manifestaciones, con el objetivo de preservar la dignidad humana y lograr la igualdad entre los individuos en lo que respecta al disfrute de sus derechos y al cumplimiento de sus obligaciones, de acuerdo con lo que prevé la Constitución y los tratados internacionales ratificados por la República de Túnez”.

La Asociación Tunecina de Apoyo a las Minorías celebró “el momento histórico que vive Túnez” y se comprometió a supervisar la implementación de las medidas previstas por la ley. Romdhani hizo hincapié en que se trata de “un enorme paso adelante”.

Sin embargo, aseguró, “queda mucho trabajo por hacer en una sociedad en la que el 10% de tunecinos de piel oscura y los africanos subsaharianos sufren en muchos casos abusos y en a veces violencia”. “Ahora se ha aprobado la penalización, pero el respeto debe difundirse a través de la educación,” remachó.

(Fuente: Monitor de Oriente)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *