Siria: La minoría drusa de los Altos del Golán rechazan ocupación israelí del territorio y apoyan al gobierno de Bachar Al-Asad (vídeos)

Los drusos árabes que viven en los altos del Golán han rechazado la ocupación israelí de esa zona, y renovado su lealtad al presidente de Siria, Bashar al-Asad.

Cientos de drusos árabes se congregaron el sábado cerca de la línea divisoria de los ocupados altos del Golán para manifestar su apoyo al Gobierno de Damasco, agitando banderas sirias,  y fotografías del presidente de Siria, Bashar al-Assad, y coreando consignas en las que juraban lealtad al mandatario sirio.

Llegaron con banderas de Siria y fotografías del presidente de Siria, Bashar al-Assad. Decenas de árabes drusos que viven en la zona controlada por Israel de los altos del Golán, se han unido para mostrar su apoyo a Bashar al-Assad y para celebrar los recientes triunfos por parte de Siria en la

Vestidos con atuendo negro tradicional y sombreros blancos, los manifestantes celebraron también los destacados avances del Ejército sirio frente a las bandas extremistas y grupos rebeldes que, con apoyo extranjero, intentan desde 2011 acabar con el Gobierno de Al-Asad.

Los manifestantes dijeron a Reuters que estaban conmemorando el 45 aniversario de la Guerra Árabe-Israelí de 1973, una batalla que algunos países árabes todavía sostienen que ha sido una derrota para el Estado Judío, que fue sorprendido al principio pero contraatacó y evitó cualquier pérdida de tierra. Además, los manifestantes dijeron que la manifestación también fue una celebración de la derrota del régimen de Assad al Estado islámico y a los grupos rebeldes en Siria.

Nos hemos reunido para “celebrar las etapas finales de la guerra (…) y para celebrar con nuestra gente en Siria la etapa final de la victoria”, recalcó Emil Masud, de 38 años, en declaraciones a la agencia británica de noticias Reuters. Los soldados sirios desplegados al otro lado de la línea que marca la zona ocupada por Israel, lanzaban gritos de aliento a los manifestantes drusos.

Los drusos son una minoría religiosa árabe que han tenido históricamente buenas relaciones con el Gobierno de Siria. Parte de la población drusa de Siria cayó bajo el control de Israel después de que este régimen ocupara en junio de 1967—durante la guerra de los Seis Días— parte de los altos del Golán, en el sur del territorio sirio.

El régimen de Tel Aviv incorporó los ocupados altos del Golán a su sistema jurídico en 1981, lo que implica su anexión de facto, una medida rechazada por la comunidad internacional y el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU).

Las autoridades israelíes afirman que hay unos 20.000 drusos en la meseta estratégica de 1.200 kilómetros cuadrados (460 millas cuadradas) que Israel capturó de Siria durante la Guerra de los Seis Días de 1967 y se anexó formalmente en 1981, en un movimiento no reconocido por la comunidad internacional. Otros 110.000 drusos viven en el distrito de Galilea, en el norte de Israel, donde la mayoría tiene nacionalidad israelí y realiza el servicio militar obligatorio, a diferencia de otros ciudadanos árabes.

Además, Israel ha construido decenas de asentamientos ilegales en los altos de Golán y utilizado la región para llevar a cabo una serie de operaciones militares con miras a impedir el avance de las fuerzas sirias y sus aliados contra las agrupaciones terroristas.

Los líderes drusos israelíes viajaron a Damasco el mes pasado para reunirse con sus compatriotas de Siria y el Líbano en un viaje que aparentemente no estaba coordinado con las autoridades israelíes y viola la ley de seguridad nacional israelí.

Por otra parte, una delegación de 54 clérigos y jeques drusos, o líderes comunales, provienen de aldeas y pueblos de las regiones de Galilea y Carmel, en el norte de Israel. Fueron recibidos por funcionarios del gobierno sirio en Damasco, informó el diario Haaretz, y luego viajaron a la región de Sweida, que es el hogar de la mayoría de la comunidad drusa siria. Allí, visitaron a las familias de los muertos en la reciente ola de ataques del Estado Islámico en el área y con las familias de los secuestrados por el grupo jihadista.

El viaje podría llevar a la delegación drusa israelí a tener problemas, ya que viola la Ley de Prevención de la Infiltración de Israel, que prohíbe a los ciudadanos israelíes visitar Siria y un puñado de otras naciones que están oficialmente en guerra con el Estado Judío.

Los clérigos drusos israelíes visitaron Siria por última vez en 2007 y 2010. En ambos casos, las autoridades israelíes presentaron acusaciones contra las delegaciones, incluso condenando al ex MK Said Nafa a una sentencia de un año de prisión por organizar los viajes. Los funcionarios israelíes han tratado de ser indulgentes, y el Tribunal de Magistrados de Nazaret anuló las condenas de 16 jeques drusos en 2014 por visitar los Estados enemigos.

(Fuentes: Hispan TVTeleSurIsrael noticias)

Vídeos:

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *