Catalunya: “Ni olvido ni perdón”. El pueblo catalán sigue en pie y en lucha por su república. Actos y manifestaciones en el 1-O

La jornada en conmemoración del referéndum del año pasado ha empezado con diferentes cortes de los CDR en las carreteras catalanas y también en algunas calles de Barcelona para reclamar la implementación del mandato del 1-O. También se han cortado las vías del AVE en Girona y se ha descolgado la bandera española de la Delegación de la Generalitat de Catalunya en la capital gerundense y se ha colocado una estelada.

Hacia las 7 de la mañana, los CDR se han encontrado ante el mercado de Santa Caterina, donde primero han hecho una parada en la puerta de Foment del Treball, donde han colocado adhesivos y una pancarta con el lema “Tumbemos el régimen”, han encendido un par de bengalas y han cortado el tráfico. Los concentrados han gritado consignas como “Sin desobediencia no hay independencia”, “Ni olvido ni perdón” o “Ni Francia ni España, Països Catalans”. También ha habido varios cortes en la plaza Catalunya, la plaza Letamendi, en la calle Aragó y en la Diagonal de Barcelona.

Los miembros del CDR se han retirado de la autopista AP-7, en Vandellòs i l’Hospitalet de l’Infant (Baix Camp), que ha sido cortada durante más de tres horas en sentido norte. Hacia las siete y media de la mañana los manifestantes han bloqueado la calzada con pilas de neumáticos y guarda-raíles, y sobre las once han abandonado la protesta sin incidentes. Durante la acción se han vivido algunos momentos de tensión cuando algunos conductores bloqueados se han enfrentado con las personas que protestaban e, incluso, se ha visto volar una piedra hacia el punto donde se reunían los CDR. Los Mossos d’Esquadra han enviado varias unidades de antidisturbios en la autopista, aunque sólo han tenido que actuar para calmar los ánimos. Personal del concesionario ha asumido las tareas de limpieza de la vía para poder restablecer la circulación.

Los CDR también han cortado los accesos del Centro Integral de Mercancías (CIM) del Vallès, y después de casi cuatro horas de protesta se han retirado. Los manifestantes han llegado de varios municipios como Sabadell, Terrassa, Manresa o Berga y se han concentrado en las puertas de este recinto con pilas de neumáticos desde las nueve y media de la mañana. En uno de los accesos, el que está junto a la AP-7, los miembros del CDR han encendido una de estas barricadas y ha hecho falta la intervención de los Bomberos de la Generalitat para apagar las llamas. Durante la protesta se han vivido momentos de tensión entre los manifestantes y algunos transportistas y ha sido necesaria la intervención de los Mossos d’Esquadra para calmar los ánimos. Hasta el lugar también se han desplazado una decena de furgonetas de los antidisturbios que finalmente no han actuado.

Los CDR han levantado barreras este lunes en diferentes peajes. Lo han hecho a primera hora en el de Martorell y también a media mañana en el de la C-32 en Vilassar de Mar. Ya al mediodía han hecho la misma acción al peaje de la AP-7 en el Vendrell.

Después de conseguir parar un desahucio en Nou Barris, los CDR se han dirigido hacia los Jardinets de Gràcia para empezar la manifestación que estaba prevista para las 12 horas. Por otra parte, al menos tres miembros del CDR participantes en la manifestación, se han encadenado hacia la una y cuarto a la Bolsa de Barcelona en el paseo de Gracia.Encabezaba la concentración una pancarta con el lema “Giramos el régimen. El 1-O votamos independencia”, que ahora está colocada delante del edificio de la Bolsa.

Unas 400 personas han cortado desde las seis y media de la mañana hasta las nueve las vías del AVE en Girona para reivindicar el 1-O. Los manifestantes han accedido al andén rompiendo una puerta a pasar de la presencia de efectivos de los Mossos d’Esquadra y de seguridad de la estación, que les han intentado impedir el paso. Los participantes han hecho parar un tren que llegaba y han gritado consignas a favor de la “independencia”, “fuera las fuerzas de ocupación” o “yo también ocupé las vías”. La concentración, convocada por los CDR bajo el lema el “1-O ejercemos la autodeterminación”, ha empezado en la plaza 1 de Octubre al poco de las seis de la mañana y se ha unido con otros grupos en la zona de la Devesa desde donde han empezado el camino hacia la estación.

Por otro lado, el CDR de Girona ha entrado en la Delegación del Govern de la Generalitat de la ciudad para descolgar la bandera española de la fachada, y ha colgado una estelada.

Concentraciones en los colegios

Un año después del 1-O, a lo largo de la mañana, los ciudadanos han vuelto a los colegios electorales atacados por la policía española. Este lunes, decenas de personas se han acercado hasta los centros de votación para denunciar la brutal represión policial. Han dejado escritos sus mensajes y han colgado lazos amarillos y claveles rojos.

Es el caso del Instituto Pau Claris de Barcelona, que dejó imágenes escalofriantes de la policía española tirando votantes escaleras abajo, saltando encima suyo e, incluso, intentando romper los dedos de una chica. Unas imágenes que dieron la vuelta al mundo. Hasta el centro se han acercado varias decenas de personas. También se han concentrado en la escuela Ramon Llull, donde Roger Español perdió un ojo.

Durante el pasado fin de semana ya se han celebrado varias actividades en estos colegios, que continuarán este lunes con una gran manifestación que irá de la plaza de Catalunya de Barcelona hasta el Parlamento en el Parc de la Ciutadella.

Además de lazos amarillos en recuerdo de los presos políticos y los exiliados, los ciudadanos que se han acercado han dejado sus mensajes en las vallas del Instituto Pau Claris. Pancartas como “ni olvido ni perdón”, “somos gente de paz” o “yo estuve, yo voté”.

50.000 estudiantes se manifiestan por la república

Miles de estudiantes ―unos 50.000 según los organizadores y 13.000 según la Guardia Urbana― han iniciado pasadas las doce del mediodía una manifestación desde la plaza Universitat de Barcelona en dirección a la plaza Sant Jaume para reclamar la República Catalana. Universitarios de la UAB, la UB, la UPF, la UPC, pero también de numerosos institutos de toda Catalunya, han respondido a la convocatoria del Sindicat d’Estudiants y Units x la República.

La manifestación ha arrancado pasadas las 12 del mediodía y antes de empezar la marcha, las portavoces de los colectivos organizadores, Nuria Nieto y Núria Marín, han exigido a los agentes sociales “que acuerden una estrategia conjunta para avanzar hacia la República”, una idea que más tarde han vuelto a repetir cuando han leído un manifiesto en la plaza Sant Jaume.

Tras una pancarta que llevaba el lema “1-O ni olvido, ni perdón” y “Construyamos la República” miles de estudiantes se han manifestado por la ciudad con consignas como “Las calles serán siempre nuestras”, “Los Borbones a los tiburones”, “Fuera, fuera, fuera, la bandera española” y el ya clásico “I-inde-independencia” (vídeos 1 y 2).

La concentración ha transcurrido sin problemas, solamente ha habido un pequeño momento de tensión cuando, a su paso por Via Laietana, los manifestantes se han detenido ante la Jefatura de la Policía Nacional. Allí se han lanzado huevos contra la fachada ―que estaba protegida con un plástico― y se ha pintado en el suelo el lema de la protesta: “1-O, ni olvido ni perdón”.

Al llegar a la plaza Sant Jaume (vídeo 3) se ha leído un manifiesto donde se ha recordado la represión policial que se vivió el pasado 1-O, la aplicación del 155, la falta de inversiones en educación y la persecución del profesorado, al cual se ha acusado de adoctrinamiento. Durante la lectura, de nuevo, se ha pedido a los agentes sociales independentistas que tracen “una hoja de ruta” para presionar el Govern a “avanzar en la República”.

También han destacado que “sólo con la lucha tendremos un futuro independentista” y han hecho un llamamiento a “recuperar las calles este otoño”, un otoño que han asegurado que será “caliente”.

El Departamento de Enseñanza ha hecho públicos los datos de seguimiento de la huelga entre los alumnos de 3º. y 4º. de ESO y 1º. y 2º. de Bachillerato. En la ciudad de Barcelona dos de cada diez estudiantes han hecho huelga, mientras que en el Baix Llobregat, han sido más de la mitad (54%) los que la han seguido. En Lleida se han sumado a la huelga, el 60% de los estudiantes y en las Tierras del Ebro, el 82%. En Girona el seguimiento de la huelga ha sido del 23,95%.

Ciento de miles de personas salen a la calle para recuperar el 1-O

Por la tarde, ciento de miles de personas, 180.000 según la Guardia Urbana, han tomado una vez más el centro de Barcelona para reivindicar el legado del 1-O y para exigir al Govern que se implante la República (vídeo 4).

La manifestación, organizada por la Plataforma 1 d’octubre, ha empezado en la plaza de Catalunya, y ha avanzado por la plaza de Urquinaona y la calle Trafalgar, para bajar por Lluís Companys hasta llegar ante el Parlament. La marcha, bajo el lema “Recuperemos el 1 de octubre”, ha sido festiva y reivindicativa, pero también ha tomado protagonismo la indignación de algunos sectores del independentismo por la no implementación de la República.

La cabecera de la manifestación, formada por una representación de 11 personas de diferentes edades y municipios catalanes, ha llevado las urnas del 1 de octubre al Parlament. Allí han sido recibidos por el president del Govern, Quim Torra, y por el del Parlament, Roger Torrent, y les han entregado las urnas en representación de su mandato, quienes han escuchado algunas pitadas por parte de los manifestantes.

Los gritos más escuchados en la manifestación a lo largo del recorrido han sido “independencia”, “1-O ni olvido ni perdón” y “libertad presos políticos”. Sin embargo, también se han podido escuchar gritos de “Buch dimisión” en algún punto de la marcha y ha aumentado a medida que los manifestantes han llegado al Parlament y se han sumado a otras críticas contra el Govern, el Parlament y los partidos independentistas.

La protesta de parte del independentismo contra el conseller de Interior, Miquel Buch, por las cargas policiales de los Mossos del sábado pasado a los manifestantes independentistas que intentaban impedir la manifestación del sindicato policial Jusapol, se han sumado a las críticas por la no implementación de la República.

Ante la cámara catalana, algunos millares de personas han pedido la dimisión del conseller de Interior, pero también la del presidente Quim Torra. Así, al final de la manifestación, los gritos de “el Parlament no ha hecho su trabajo”, “ocupemos el Parlament” o “el pueblo manda el gobierno obedece” se han apoderado de la reivindicación. Algunos de los manifestantes también han lanzado proclamas de “huelga general” y demandas de desobediencia.

La manifestación de esta tarde viene precedida por una mañana de movilizaciones donde miles de estudiantes han llamado a “recuperar las calles” para conseguir la República. También ha habido concentraciones por todo el país para recordar y recuperar el 1-O.

Los manifestantes exigen al Govern: desobediencia o dimisión

Un año después del referéndum, el independentismo ha interpelado este lunes directamente al gobierno de Quim Torra reclamando saber cuál será su propuesta para hacer efectivo el resultado del 1-O. Los toques de atención han sido constantes a lo largo de todo el día. Pero se han desbordado con la manifestación que se ha celebrado por la noche por el centro de Barcelona hasta la Ciutadella, a las puertas del Parlament, donde se ha emplazado al ejecutivo a hacer efectivo el mandato del referéndum o dimitir.

Torra y el presidente del Parlament, Roger Torrent, han tenido que escuchar estoicamente los gritos de protesta de los manifestantes en la puerta de la Cámara, el punto donde concluía la marcha. Los políticos no tenían que intervenir en el acto, pero sí seguirlo a pie de micrófono. Un poco más atrás, seguían el acto la presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, y el vicepresidente de Òmnium, Marcel Mauri.

Desde las siete de la tarde se habían ido situando en este punto representantes de los CDR con pancartas en las que reclamaban la dimisión del conseller de Interior, Miquel Buch, y emplazaban al Govern a desobedecer. Cuando el acto final se ha puesto en marcha, han desbordado el cordón de seguridad y se han situado en la zona reservada para las autoridades.

Tan pronto han comenzado los parlamentos, la exigencia al Govern para que haga efectivo el mandato del 1-O se ha subido al escenario. “Nuestros votos no son un cheque en blanco”, ha advertido uno de los parlamentos en que se ha reclamado al Govern acabar con el autonomismo y la sumisión al Estado. O bien: “dimitid”, se ha instado.

La previsión era que las intervenciones quedaban en manos de once ciudadanos que se han encargado de leer algunas de las peticiones que durante las últimas semanas se han ido recogiendo en urnas por el territorio. Sin embargo, la representante de un CDR que ha intervenido incluso se ha salido del guion acordado para reclamar la dimisión del conseller de Interior, Miquel Buch. “No podemos seguir esperando como si no hubiera pasado”, ha argumentado antes de reclamar la dimisión del conseller por las cargas de los Mossos el sábado en Barcelona.

Cuando el acto ha acabado, la tensión ha continuado y ha ido subiendo de temperatura, hasta que los jóvenes radicales han superado las vallas instaladas por los Mossos y han llegado hasta las puertas del edifico del Parlament. Allí se han quedado hasta que la policía ha cargado y los ha desalojado.

Las críticas al Govern ya habían empezado de buena mañana con los lemas de “el pueblo decide el gobierno obedece” y “basta de autonomismo” con que ha sido recibido el ejecutivo en Sant Julià de Ramis o las advertencias de la presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, reclamando un gobierno independentista con “iniciativa y autoridad”.

En Sant Julià, el Govern en pleno y el presidente del Parlament han tenido que escuchar un contundente manifiesto del CDR. “Nuestro horizonte es la República Catalana y no nos conformaremos con menos”, han advertido además de reclamar desobediencia civil y una estrategia colectiva “porque el pueblo no retrocede”.

Las reivindicaciones de los comités no han obtenido respuesta, ni en los parlamentos posteriores ni en la declaración institucional que se ha leído al mediodía al acabar la reunión del Govern convocada en al Ayuntamiento de Sant Julià. De poco ha servido el guiño que el president ha dedicado a los CDR cuando ha admitido que apretaban pero que era lo que les tocaba hacer.

Los Mossos disuelven a los manifestantes que intentaban asaltar el Parlament

Tensión entre los Mossos y miles de manifestantes que se han concentrado en las puertas del Parlament al final de la marcha del aniversario del 1-O. Una vez acabado el acto, donde se ha gritado duramente contra el Govern y a favor de la implementación de la República, los concentrados han empezado a cargar contra las vallas de protección del Parlament (vídeo 5).

“Ocupemos el Parlament”. Bajo esta proclama centenares de independentistas han intentado asaltar la cámara catalana. Al acabar la manifestación en recuerdo del 1-O, convocada por la Plataforma 1 d’octubre y que tenía como final el Parlament, algunos de los manifestantes han intentado entrar al edificio tirando las vallas de protección y otros objetos.

En un primer momento los Mossos d’Esquadra han desplegado un fuerte dispositivo y se han vivido algunos momentos de tensión con algunos de los manifestantes, cuando estos han tirado botes de pintura y han desmontado las vallas. Un grupo también ha quemado una bandera española.

Hacia las 10 de la noche, sin embargo, los manifestantes han conseguido romper el cordón policial y acceder hasta las puertas del edificio. Los agentes han entrado en el edificio y han cerrado las puertas. Después de un rato de forcejeo han conseguido romper el perímetro de vallas. Agentes de la BRIMO se han desplazado al lugar para intentar pararlos creando un segundo cordón de seguridad. Unos cuantos manifestantes han conseguido atravesar y llegar a la fachada de la cámara catalana, donde se han sentado como protesta (Vídeos 6, 7 y 8).

Unos diez minutos después, los agentes han vuelto a salir del edificio con refuerzos externos y han conseguido dispersar a los manifestantes. Desde el edificio han salido haciendo un cordón para dispersar los concentrados, mientras otros agentes que han venido de fuera el parque de la Ciutadella lanzaban salvas y proyectiles foam. También se han podido ver cargas policiales con las porras y furgonetas circulando por las afueras del Parlament con el fin de dispersar los concentrados.

Con todo, los manifestantes han quedado repartidos por el parque y los agentes han podido ir avanzando para sacarlos del recinto. La acción ha tenido lugar al acabar una marcha multitudinaria que ha ido desde plaza Catalunya hasta el Parlament con el objetivo de recuperar el mandato del 1 de octubre. Los parlamentarios han tenido que salir escoltados por los mossos.

La presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, considera que escenas como las que se han vivido este lunes en las calles de Barcelona son fruto de la “indignación colectiva” de parte del independentismo. Así lo ha explicado al ‘No lo sé’ de Rac 1 después de las cargas y enfrentamientos que se han producido entre agentes de los Mossos y grupos de manifestantes en las puertas del Parlamento y a la Vía Layetana. “Lo que pasa es que hay una indignación colectiva muy grande y la política no está dando respuestas. Y puede dar: una ruta creíble”, ha añadido. Según Paluzie, la gente ve que se les llama a desobedecer y, cuando lo hacen, actúan los Mossos. “Quizás nos tienen que hablar de una manera más clara y que vemos de que hay cohesión”, ha concluido.

(Fuente: El Nacional.cat)

Vídeos:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *