Los palestinos en Cisjordania, Al-Quds y Gaza llevan a cabo una huelga general contra la ley que declara a Israel “estado-nación judío”

Los palestinos en Cisjordania, Al-Quds (Jerusalén) y la Franja de Gaza han llevado a cabo este lunes una huelga general para denunciar la ley ‘estado-nación judío’. “Todos los palestinos se declaran en huelga el lunes [1 de octubre] para denunciar esta ley racista y excluyente que niega los derechos, la historia y el futuro de los palestinos”, declaró a través de su cuenta en Twitter, Hanan Ashrawi, una de las responsables de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP).

Los palestinos tachan de racista dicha legislación, aprobada en julio en el parlamento israelí, pues define oficialmente al régimen de Tel Aviv como el “estado nación del pueblo judío”, reserva el derecho a la autodeterminación a este colectivo y establece que el hebreo sea la única lengua oficial. Bajo esta ley discriminatoria, los árabes son considerados como ciudadanos de segunda clase.

La huelga general de ayer también tiene como objetivo protestar por las polémicas medidas del Gobierno estadounidense contra los palestinos: el traslado de la embajada de Estados Unidos a Al-Quds y el recorte de fondos a la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (UNRWA), entre otras. Las empresas, escuelas y universidades palestinas permanecerán cerradas durante toda la jornada de huelga, informó el domingo la agencia británica de noticias Reuters.

Mohamad Barakeh, antiguo miembro del parlamento israelí, en una entrevista con Reuters, comentó al respecto: “El paro es un mensaje al mundo que dice que el apartheid y el racismo (israelíes) son algo que no solo deben abordarse internamente, sino que deben ser denunciados a nivel mundial”.

Por su parte, Abdul-Elah al-Atiri, un miembro del Consejo Revolucionario del Movimiento de Liberación Nacional de Palestina (Al-Fatah), ha advertido este lunes en un comunicado de que la ley ‘estado-nación judío’ busca expulsar a los habitantes árabes y a los beduinos palestinos de sus propios territorios.

La legislación proisraelí no solo ha enfurecido a la minoría árabe, sino que también recibe las críticas de los grupos defensores de derechos humanos y de los Gobiernos occidentales que también la califican de “racista”.

“La huelga es legal y lícita, es lo mínimo que podemos hacer por nuestra gente en contra de la ley racista del estado-unión. Los árabes aquí en Israel, como palestinos, no podemos ser separados de nuestra nación, somos parte integral de la nación árabe- palestina”, aseguró a la agencia de noticias Reuters Abu Jabir Al- Iraqi, un residente de Taybeh, un pueblo palestino en Cisjordania.

La protesta se produce como respuesta a la norma, aprobada el pasado mes de julio, que declara que el ejercicio del derecho de autodeterminación en Israel es exclusivo de los judíos. Además, una cláusula de la nueva ley retira el árabe de la categoría de idioma cooficial y estipula que el hebreo es la única lengua oficial del país.

Por su parte, el gobierno de Benjamin Netanyahu argumenta que la declaración de independencia de Israel, de 1948, define al país como un estado democrático y judío. Y señala que la medida simplemente consagra el carácter ya existente de la nación.

El pasado 19 de julio, el parlamento del régimen israelí aprobó la llamada ley de ‘estado-nación’, que provocó masivas críticas en todo el mundo. Los principios de dicha legislación abarcan puntos discriminatorios y racistas en contra de los no judíos que viven en los territorios ocupados palestinos, normativas que se parecen a las leyes de Núremberg, impuestas por la Alemania nazi en 1935 contra los judíos.

Así, aquellos que se supone sufrieron la segregación, la discriminación, la violación de sus derechos humanos por el Nazismo, repiten a la vuelta de la historia la misma conducta criminal, en este caso contra el pueblo palestino.

La ley de ‘estado-nación’ codifica también otros peores impulsos humanos, como las leyes de Jim Crow (1876—1965) y el Indian Removal Act (1830) en Estados Unidos.

Los árabes-israelíes son ciudadanos de Israel de lengua materna árabe. Forman parte de la población árabe-palestina que decidió quedarse en Israel tras su fundación como Estado en 1948, o descendientes de árabes-palestinos que nacieron en territorio israelí después de esta fecha. Son alrededor de 1,8 millones de personas, y representan 21% o la quinta parte de la población de Israel, un país con 9 millones de habitantes. En su mayoría practican el islam como religión, seguida de la cristiana y la Drusa.

Ante este panorama, consideran que la ley que declara a Israel como un Estado exclusivamente judío es racista y margina a la minoría árabe en el país. En las últimas semanas, la ley ha suscitado varias protestas multitudinarias en Tel Aviv, protagonizadas por los palestinos de Israel y por los drusos, una comunidad escindida del Islam, que vive sobre todo en la región de los Altos del Golán, ocupada y anexionada por Israel.

La huelga de este primero de octubre envía un mensaje de oposición. Sin embargo, hay quienes afirman que su alcance será mínimo. “Este ataque no cambiará nada”, dijo Ismail al-Saidi, un carnicero de Gaza. “Para cambiar algo, necesitamos armas para luchar contra el enemigo”.

(Fuentes: Hispan TV / France 24h / Reuters)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *