Hassan Nasralá niega que ataque a Latakia bombardease complejo industrial de armas de Hezbolá y declara que permanecerán en Siria

El secretario general de Hezbolá, Sayyed Hassan Nasralá, ha negado las acusaciones israelíes de que los aviones F-16 israelíes que atacaron Siria el 17 de septiembre bombardearan un complejo industrial destinado a suministrar armas a Hezbolá en la provincia de Latakia, en el oeste de Siria. Él reveló también que Hezbola continuará en Siria durante un discurso pronunciado durante la conmemoración de la 9ª noche de Ashura.

He aquí las principales ideas del discurso:

EEUU es el enemigo de los pueblos

En cuestiones políticas, me gustaría abordar algunos puntos clave:

La primera pregunta en esta noche antes de la jornada de Ashura, que también es la de la toma de decisiones, lo menos que podemos hacer es identificar al enemigo real. De lo contrario, podemos caer en una confrontación con un supuesto enemigo, que no es el verdadero, antes de descubrir que hemos sido engañados. Este es un tema esencial.

En el Líbano, como en toda la región, hay un desacuerdo sobre la postura que debe adoptarse en relación a la administración estadounidense, que toma decisiones sobre guerra y paz y se interfiere en los asuntos internos de otros países. Algunos, como nosotros, los consideramos un enemigo. Otros los ven como amigos y aliados.

Y hay un tercer grupo que quiere ser pragmático y defiende una visión más selectiva, según las diferentes situaciones y administraciones.

Me gustaría dirigirme en este sentido a los libaneses que están de acuerdo con nosottros y, sobre todo, a los que no están de acuerdo. Me gustaría que me respondieran a algunas preguntas que planteo.

¿Pueden ellos explicar como EEUU puede ser considerado un amigo del Líbano y cómo sirve a los intereses del Líbano, mientras que, de hecho, no pierde ninguna ocasión para dañarnos, apuñalarnos por la espalda e intentar por todos los medios arrojarnos al precipicio? ¿Cómo podemos, pues, decir que EEUU es un aliado?

Su apoyo a Israel es inmenso en los planos militar, financiero, político, moral, en las instancias internacionales, en el Consejo de Seguridad… Ellos despliegan todos los medios necesarios para reforzar a Israel, para consagrar su hegemonia y respaldar su arrogancia. Hacen eso todos los días, sin descanso ¿Acaso va eso en interés de los pueblos de la región, incluyendo el pueblo palestino, el libanés, el sirio, el iraquí, el yemení?

¿Va en interés de nuestros pueblos el que Trump reconozca a Al Quds como capital de Israel e interrumpa la financiación de la UNRWA? ¿Quién apoya a los grupos takfiris y los ha sostenido? Ésta ha sido la fase más peligrosa que ha atravesado la región. Son ellos y sus aliados quienes lo han hecho.

EEUU ha apoyado al Daesh y todos sus aliados lo han ayudado en esto porque querían poner fin a la independencia de Siria e Iraq y necesitaban un pretexto para enviar sus fuerzas allí… Presiones y sanciones son dirigidas contra los pueblos bajo el pretexto de castigar a los gobiernos que se niegan a seguir los dictados de EEUU, como sucede con la República Islámica de Irán.

Cuando la OLP busca quejarse ante el Tribunal Penal Internacional, hemos oído como John Bolton ha hablado en contra de esta instancia y amenazado con eliminarla y sancionar a los jueces que forman parte de la misma en el caso de que una querella sea planteada contra EEUU o Israel allí. Ellos quieren privar a los palestinos de todo recurso. En todo caso, nosotros no tenemos confianza en esas instituciones.

¿Quién ha lanzado la guerra en Yemen? Arabia Saudí, con la ayuda norteamericana. La insolencia de esta administración estadounidense es tal que llega a decir que la coalición liderada por Arabia Saudí busca salvar vidas de civiles en Yemen. EEUU se inmiscuye en los asuntos de todos los países, incluyendo Rusia, Francia y por todas partes en el mundo.

La Liga Árabe solo se reune para condenar a Irán por sus supuestas injerencias, aunque sabe bien que es EEUU el que se interfiere en los asuntos internos de todos sus países miembros. En muchos casos, es el embajador de EEUU el que gobierna el país, como pasó últimamente en Iraq, cuando ellos se interfirieron en las negociaciones para formar gobierno con el fin de imponer a su candidato.

Pero dado que el pueblo iraquí venció al Daesh con sus propias fuerzas, él pudo neutralizar las injerencias estadounidenses con el fin de imponer sus propias opciones. Allí donde hay una resistencia, EEUU actúa con todas sus fuerzas para eliminarla. ¿Dónde está, pues, esa amistad que ofrece EEUU?

A título de ejemplo, los libaneses son unánimes en su rechazo a la implantación de los palestinos, pero EEUU quiere imponer lo contrario para satisfacer los intereses de Israel. En esta noche de Ashura reiteramos que la única fuente de todos nuestros problemas es EEUU. Incluso Israel no es más que uno de sus instrumentos. No hay que comportarse jamás con EEUU como un amigo. Hace falta mantener con respecto a ellos una gran cautela.

El Líbano no puede desmarcarse de la coyuntura regional

Otro tema que suscita controverrsia en el Líbano es el estatus del país en la región. Algunos argumentan que no deberíamos preocuparnos por lo que está teniendo lugar en la región. Esta idea está tomada de la retórica de algunos países.

Discutamos esto un poco. El Líbano no está separado de lo que está sucediendo en la región, porque esto último dicta su destino, el de todos los libaneses, su presente y su futuro. La prueba de ello es la forma en que la administración de EEUU se ocupa de la cuestión palestina. Esto tendrá repercusiones en los asuntos libaneses porque afecta a la cuestión del reasentamiento de los palestinos.

Este “acuerdo del siglo” que la administración norteamericana quiere imponer para satisfacer los intereses de Israel no sirve a los del pueblo libanés, mientras que en la región surgen varios otros conflictos en torno al gas, el agua… E Israel quiere imponerse con su rapacidad, su arrogancia, sus ambiciones hegemónicas.

En lo que respecta a Siria, he estado haciendo la misma pregunta durante años: ¿qué habría pasado si el Daesh hubiera conquistado el país? ¿Cuál hubiera sido entonces el destino del Líbano? No podemos responder diciendo que esto es un asunto interno sirio.

Si el Daesh hubiera conquistado Iraq, ¿qué habría sucedido en los países del Golfo Pérsico? Recuerdo que cuando el Daesh se apoderó de las regiones iraquíes, una después de otra, el rey Abdulá Ben Abdel Aziz de Arabia reunió a los embajadores extranjeros para advertirles que el Daesh quería expandirse y apoderarse de sus tierras.

En el Líbano, nos inventamos la política del aislamiento de los problemas de la región. Esto ha sido posible para las instituciones gubernamentales. Pero, en lo que respecta a los partidos políticos y las fuerzas libanesas, todos ellos se han interferido en los asuntos sirios en la medida de sus posibilidades. Nuestra interferencia es ciertamente más evidente porque es más visible y se muestra a la luz, pero todos se han inmiscuido de una forma u otra… Todo lo que pasa en la región tiene un impacto en el Líbano. Pero el destino del Líbano se decide solo en el país, teniendo en cuenta lo que pasa en la región de alrededor.

Hezbolá continuará en Siria

Este año será el del fin militar del Daesh. En el Líbano, está prácticamente acabado. En Iraq y en Siria, ya no quedan más que algunas pequeñas bolsas cuyo mantenimiento depende de la ayuda de los estadounidenses. Pero yo pronostico que este año supondrá el fin del peligro que el Daesh representa.

La fragilidad de la seguridad todavía existe, pero no en el Líbano, donde aparentemente no hay células durmientes o lobos solitarios. Lo peor es que se traslada a otros lugares. EEUU, que inventó Guantánamo y las prisiones en Afganistán, transporta a sus miembros a otros países: hacia Afganistán, Pakistán, Argelia, Yemen …

En el dossier sirio y en relación a la cuestión de Idleb, los resultados obtenidos en la cumbre de Teherán y en otros lugares son bastante buenos, pero tendremos que esperar a ver los resultados que seguirán. En los medios, algunos han preguntado el punto de vista de Hezbolá. Nuestra postura es la misma que adopte el gobierno sirio. Siempre hemos apoyado el compromiso y un acuerdo político para resolver las cosas en Siria. Esto inaugura una nueva fase en ese país.

En cuanto al destino del este de Siria, está relacionado con las decisiones de EEUU. Vemos que los estadounidenses cambian constantemente su opinión sobre la posición que deben adoptar. Un día dicen que les gustaría retirar sus fuerzas. Otro día, defienden lo contrario.

A los kurdos les digo que no apuesten por el gobierno de EEUU ni cooperen con él. Eventualmente, os venderán cuando no os necesiten. Sobre la cuestión de Idleb, debemos esperar una cierta calma para Siria, pero hace falta permanecer en guardia.

En lo que se refiere a la presencia de Hezbolá en Siria, sabed que nos quedaremos allí todo el tiempo que las autoridades sirias quieran y con su permiso. Nuestra permanencia no significa que queramos imponernos. Todo depende de la voluntad del liderazgo sirio. Pero la calma en los frentes seguramente afectará al número de nuestros efectivos allí.

Falsedades israelíes

La ofensiva israelí continúa contra Siria, siempre con diferentes pretextos. Dijeron que bombardearon un complejo industrial que suministra armas a Hezbolá, lo cual es falso… Israel está convencido de que los planes de EEUU, Israel y Arabia Saudí han fracasado en Siria. Lieberman ha expresado su temor a que el Ejército sirio vaya a ser más poderoso que nunca.

Israel sabe que el poder de Siria no reside en su fuerza aérea sino en su poder balístico. Es este poder el que puede establecer el equilibrio de fuerzas. Esa es la verdadera visión israelí. Hezbolá e Irán son solo pretextos… Después de todo lo que sucede, el eje de resistencia debe estudiar esta situación (los ataques israelíes), que no puede continuar y debemos encontrar una solución.

¿Cómo es que los aviones israelíes bombardean a Siria desde el espacio aéreo libanés sin ninguna reacción del gobierno libanés? ¿Dónde están las quejas que deberían presentarse ante el Consejo de Seguridad, incluso si son inútiles? Hace falta reflexionar sobre los medios necesarios para impedir las violaciones israelíes del espacio aéreo libanés.

Los desplazados sirios deben regresar a sus hogares

Con respecto a la cuestión de los desplazados sirios, cuya solución fue puesta en marcha por Hezbolá y los servicios de seguridad libaneses, organizando su regreso a casa, hay protagonistas locales e internacionales que los disuaden de hacerlo. Pero ellos están decepcionados por el gran número de los que regresan a Siria.

Estos esfuerzos para disuadirlos de volver a casa no sirven a los intereses de Líbano, cuyas capacidades son muy limitadas. ¿Con qué propósito estos protagonistas libaneses buscan impedirles regresar?

Nosotros, los sirios, los iraníes y Hezbolá, somos acusados constantemente de querer imponer un cambio demográfico en la región, mientras seguimos repitiendo y exigiendo que todos regresen a casa. Mientras, algunas fuerzas políticas libanesas están trabajando para disuadir a los refugiados sirios de volver a su país… Esta cuestión necesita perseverancia y trabajo continuo. Seguiremos con nuestros esfuerzos junto a las fuerzas de seguridad libanesas para promover su retorno.

Retraso en la formación del gobierno en el Líbano

En el Líbano, a pesar de la peligrosa situación en campos como la economía, el medio ambiente, la salud y otros temas la formación del gobierno sigue demorándose. Personalmente, no me gusta engañaros. No veo nada nuevo en el horizonte. Es posible que las cosas se arreglen de un día para otro, pero no veo nada ahora y las discusiones se han vuelto tediosas. Pero las negociaciones entre los diferentes partidos deben mantenerse, porque el gobierno solo puede constituirse representando a todas las partes. Nadie puede estar solo en el gabinete.

La atmósfera que prevalece es la de la tensión política, que está causando mucha agitación entre los diversos actores libaneses y exacerbando el ambiente. Me gustaría renovar el llamamiento a la calma y a resolver las diferencias a través de una comunicación permanente.

Hezbolá decidido a luchar contra la corrupción

Me gustaría recordar nuestro compromiso con todos los puntos que recogidos en nuestro programa durante las elecciones y, a su cabeza, la lucha contra la corrupción. Hemos tratado de ganar tiempo y hemos puesto a punto planes y esquemas de trabajo para cuando el gobierno sea constituido. Hemos trabajado para introducir nuevas leyes dirigidas a luchar contra la corrupción.

La primera fase de nuestra visión consiste en cerrar las puertas a la corrupción impidiendo los nuevos casos. En segundo lugar, hará falta combatir la que ya existe. Vamos a discutir esto con nuestros socios políticos antes de acudir al Parlamento. La colaboración es indispensable para que estos temas tengan éxito. Todo el mundo debería implicarse en ellos. Incluso la población debe colaborar.

Las presiones ejercidas sobre Hezbolá no tendrán éxito

Un último punto. En estos momentos, nosotros en Hezbolá, estamos en una fase importante. Nuestro eje está ganando. Algunas personas lo reconocen, en EEUU, en Europa, algunos líderes árabes… Algunos, sin tener en cuenta nuestras victorias, solo nos hablan de las pérdidas.

Tened en cuenta, sin embargo, que quienes conspiran contra esta región, encabezados por EEUU e Israel, no se rendirán ante estas victorias. Harán todo lo posible para eliminar nuestros puntos fuertes. Los triunfos en Siria, Iraq, en Palestina y Yemen son el resultado de la lucha de la resistencia.

Estamos bajo una gran presión, pero la enfrentaremos. Es nuestra elección, es nuestro camino. Dios lo ha llamado el camino de las espinas (camino de las dificultades). Estaremos amenazados con la guerra todo el tiempo. Los israelíes siguen haciéndolo, para presionarnos. La amenaza de seguridad también persiste. Ellos mataron a nuestros líderes y a nuestros mártires. Nunca se detuvieron y nunca se detendrán, sino que esto se verá exacerbado.

También hay presiones financieras. Quieren presionar a los bancos, comerciantes y otros … Por desgracia, algunos libaneses piden a EEUU que presione a todo el Líbano y no solo al Líbano … Es una pena. Esto no afectará en nada al Líbano, así que ¡cesad este tipo de conspiración!

El más grande peligro es, sin duda, la guerra psicológica, que busca dañar la imagen de la resistencia a los ojos de sus miembros y amigos. Pero tales alegaciones no engañan más que a las gente simples. No se puede creer lo que se escribe en los medios y las redes sociales. Esto forma parte de la guerra psicológica. Quieren debilitarnos desde el interior. Debemos afrontar esta campaña. En esta guerra psicológica hace falta confiar en nosotros mismos, en nuestra resistencia y en nuestros líderes. Y esta confianza debe ser grande.

Yo les digo que ellos serán derrotados en esta guerra, como lo fueron también en el plano militar y el financiero. ¿Sabéis por qué? Porque seguimos la línea del Imam Hussein. Porque nos referimos en nuestra vía y nuestros sacrificios a una gran montaña que toca los cielos y que se llama Kerbala, Hussein, Zeinab, Abbas.

Hemos sido enseñados a adoptar posiciones de hierro, a través de los sacrificios y las lágrimas. A aquellos que quisieran aplastarnos para imponernos sus elecciones humillantes, les decimos: “Nosotros, los hijos del Imam Hussein, no seremos humillados”.

Seréis vosotros los derrotados porque repetimos esta misma frase durante esta conmemoración. ¿Creéis que cambiaremos al amenazarnos con vuestras guerras o sanciones financieras o de otro tipo?… Yo os contesto con la respuesta que los compañeros del Imam Hussein le dieron cuando él les aconsejó abandonarlo e irse. Ellos le dijeron:

“¡Oh Abu Abdulá! ¿Vamos a dejarte para sobrevivir después de ti? La vida no es atractiva sin ti ¡Oh Hussein! Incluso si supiéramos que nos iban a matar, quemarnos, esparcir nuestros restos al viento y luego resucitarnos y repetir esto mil veces, nunca te abandonaríamos ¡Oh Hussein!”

(Fuente: Al Manar)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *