La ONG WSRW celebra que la empresa Nutrien deje de importar fosfatos saharauis. El Gobierno de la RASD contra Chancerelle

La ONG internacional Observatorio de Recursos Naturales del Sahara Occidental (WSRW) calificó de ”decisión histórica” la asumida por la empresa canadiense Nutrien respecto a dejar de importar fosfatos de esa región nor-africana.

Esa compañía extraía de esa zona importantes cantidades de fosfatos, añadió Sahara Press Service, basado en un comunicado de WSRW, organización supervisora integrada por activistas e instituciones de 30 países, que investigan sobre las empresas extranjeras involucradas en esa región.

El mineral explotado en el Sahara Occidental beneficiaba hasta ahora a Marruecos, que ya no dispondrá de los ingresos por sus ventas en América del Norte, lo que llevará a su gobierno a participar en las negociaciones con el gobierno saharaui bajo auspicios de la ONU, agregó la ONG.

Según esa entidad, las exportaciones en gran escala a Estados Unidos del fosfato de este territorio ocupado por Rabat cesarán este año, tras la decisión de Nutrien de cerrar su producción en Geismar, Louisiana, a fines de 2018, y no importarlo desde los territorios saharauies a partir de 2019.

La empresa canadiense anunció en su último informe trimestral que cesará por completo esas actividades después de terminar a principios del presente año las importaciones de rocas provenientes de los territorios saharauies ocupados hacia sus instalaciones en Canadá. A partir de ahora el número de compañías que en la actualidad procesan mineral de los territorios saharauies ocupados se reducirá de cuatro a tres, explica la ONG internacional.

El comunicado de WSRW recuerda que en 2012 había unas quince entidades que representaban a 13 países involucradas en el comercio ilegal de fosfato de ese territorio. La organización llamó también al gobierno y a los agricultores de Nueva Zelanda, los únicos que siguen comprando fosfatos saharauies de forma ilegal, a que sigan el ejemplo del resto de los países, que dejaron de participar en el saqueo de los recursos naturales de esta región.

Nutrien, la mayor productora de potasa y la segunda mayor productora de fertilizantes nitrogenados del mundo, es una compañía canadiense de fertilizantes con sede en Saskatoon, Saskatchewan.

Los fosfatos, sales formadas por combinación del ácido fosfórico con una base, se encuentran en estado natural y se utilizan como abono o en la obtención del ácido fosfórico y de los superfosfatos.

El Gobierno saharaui presenta denuncia contra empresa de Francia

Por otro lado, el Gobierno de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) presentó una queja ante la justicia de Francia contra la empresa Chancerelle por pescar de forma ilegal en aguas saharauies, informó hoy una publicación regional.

La demanda contra la entidad gala, que explota la marca de la fábrica de conservas Connetable, fue dirigida al fiscal de la República Francesa del Tribunal de Primera Instancia de París, sobre la base de que esos recursos pesqueros son patrimonio nacional, añadió Sahara Press Service.

El recurso, suscrito por el Frente de Liberación Nacional de Saguia, el Hamra y Río de Oro (Frente Polisario), brazo político y armado de la nación, alega que Chancerelle anunció una inversión de cuatro millones de euros para la construcción de una nueva fábrica en El Aaiún, la capital de la RASD, ocupada por Marruecos.

La procesadora de conservas Connetable, ubicada en Francia, vende sardinas de Marruecos pescadas de forma ilegal en aguas saharauis, en cantidades que representan más de la mitad de su actividad, según el representante en París del Frente Polisario, Ubbi Bouchraya.

Las mercancías enlatadas proceden de la empresa en Agadir, Marruecos, pero todo el pescado viene de aguas saharauies, ‘en violación de los derechos del pueblo saharaui’, subrayó el funcionario.

La denuncia de la RASD, presentada por el abogado Gilles Devers, argumenta la ‘participación en este crimen de colonización, punible en los términos del artículo 461-26 del Código Penal, de ofensas de discriminación económica y engaño en cuanto al origen del producto, porque este se menciona en la caja como de factura marroquí.

‘Esta explotación de los recursos naturales saharauis es una flagrante violación de las sentencias del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 2016 y 2018, según las cuales Marruecos y el Sahara Occidental son dos territorios distintos y separados’, aclaró el representante del Frente Polisario.

(Fuente: Prensa Latina)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *