Colombia: Una carta de dos dirigentes revela la división interna existente en “el partido de la rosa” de la ex guerrilla de las FARC-EP (vídeos)

En Colombia, una ruptura bastante visible se ha visibilizado en seno de la dirección del partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común – FARC (el partido formado por la ex guerrilla de las FARC-EP) y algunos de sus miembros, antiguos comandantes de la desaparecida guerrilla.

Una carta escrita por los ex miembros del Secretariado e históricos comandantes de la antigua guerrilla de las FARC , Joaquín Gómez (foto adjunta) alias de Milton de Jesús Toncel Redondo, ex jefe militar del Bloque Sur e integrante de la delegación guerrillera en los acuerdos de paz, y Bertulfo Álvarez , alias de Emilio Cabrera Díaz, ex jefe militar del Bloque del Caribe.

La carta, que se conoció en las últimas horas, estaba dirigida al pleno de la FARC, es decir a los 111 dirigentes convocados a la cumbre política, entre los que estaban ellos. “Consideramos que como Dirección hemos cometido una serie de desaciertos, muchas incoherencias entre lo que decimos que somos, y lo que hacemos en la práctica, algunas de dichas actuaciones totalmente divorciadas de los principios revolucionarios que siempre hemos defendido”, se lee en la carta y advierten: “De Timo (diminutivo de Timochenko, alias de Londoño)  como persona no tenemos nada qué decir; en cambio como jefe, le vemos serias dificultades, ya que es un jefe con ausencia de liderazgo, es rencoroso y revanchista; se guía mucho por las consejas; no investiga llamando al afectado para que haga sus descargos, sino que toma determinaciones a espaldas de éste, y hasta sanciona, sin que el afectado sepa que está sancionado, y si lo llega a descubrir, es por pura intuición”.

La parte más crítica contra Timochenko, es cuando se refieren que el presidente del partido se ha “aburguesado”. “Quién lo creyera, algunos de nuestros jefes como Timo, por ejemplo, se han dedicado a defender el orden burgués con un inesperado y sorprendente celo”, dice la carta, en referencia a la posición que adoptó el exjefe guerrillero en el caso Santrich, al decir que quien infringía la ley debía responder ahora que habían aceptado la Constitución y la ley. “La sujeción a la Constitución y a las leyes no significa en absoluto que nosotros debemos defender a capa y espada el orden y la legalidad burguesas. Sin embargo, quién lo creyera, algunos de nuestros jefes como ‘Timo’, por ejemplo, se han dedicado a defender el orden burgués con un inesperado y sorprendente celo”, añaden al respecto en la carta.

Critican a gente de la dirigencia que está con Timochenko en este punto, como Pastor Alape o Mauricio Jaramillo, quien, dice la carta, prácticamente había sido “insolidario” con un exguerrillero que había reincidido al rearmarse. “El caso de Mauricio Jaramillo a raíz de la detención de ‘Walther Mendoza’, donde escribió en el WhatsApp, diciendo que no había nada qué hacer, porque lo habían capturado in fraganti con una pistola cal. 25. Cómo es posible que, a un camarada de la talla revolucionaria de Walther, lo vayamos a dejar en las fauces de “los leones” para que lo devoren, cuando lo censurable hubiera sido andar totalmente desarmado en una región donde hay un plan perversamente elaborado para exterminar físicamente a los líderes sociales. No lo afirmamos nosotros, lo afirman los hechos que a diario se dan a conocer al país”.

También critican a Timochenko por pedir que al expresidente Álvaro Uribe, en los casos por los que es procesado, que se le respetara el debido proceso. “Cómo es posible que se cometan incoherencias, partiendo por supuesto de nuestra óptica de revolucionarios, tales como la de Timo, al afirmar en un Foro en Manizales, que él pedía que al ‘honorable’ senador Uribe se le respetara el debido proceso, y ‘el principio de inocencia’, mientras que en el caso Santrich, lo que dijo fue palabras más, palabras menos, que Santrich debería demostrar su inocencia, o sea, que se partía del hecho de que era culpable. Una posición absolutamente adversa a Santrich, comparada con la actitud defensiva asumida con relación al caso del ‘honorable senador’ y psicópata Álvaro Uribe, padre genuino del paramilitarismo en Colombia”.

La carta también deja un manto de duda sobre el reparto de dineros para su primera campaña política en las legislativas. “¿Por qué para la campaña electoral se le hizo firmar a algunos camaradas, (otros más “despiertos” se negaron a hacerlo), una constancia donde se afirmaba haber recibido una cantidad de dinero muy superior a la que efectivamente se les había entregado? (…) El otro día, hablando con alguien sobre la Subcomisión Técnica (Que entre otras cosas fue una gran conquista del Acuerdo de La Habana) nos decía, que la mayor cuota en esa oficina, era la de Pastor. (Al escuchar esto, automáticamente pensamos en Vargas Lleras y otros políticos tradicionales)”.

Gómez y Álvarez preguntan: “¿Qué explicación hay, para poner al camarada Félix, sobrino de Pastorcillo, coordinador de Hombres de Protección Mesa Técnica, ¿cuándo es de conocimiento que por varias veces desertó de las filas de Las Farc? De paso hacemos la salvedad, que contra Félix no tenemos nada en contra”. Dicen que no se trata este proceso de paz de una inserción al statu quo de algunos.

Además de pedir que se refuerce la formación política e ideológica marxista, piden que se convoque a un congreso extraordinario con los militantes del partido para que se “pongan las cosas al derecho y se depure el partido de tantos oportunistas que han llegado henchidos de arrogancia a dictarles de manera grosera e irrespetuosa a los forjadores de este gran Movimiento, qué es lo que hay que hacer; mientras otros que no tuvieron mejor suerte han sido excluidos e ignorados por completo”. “Es urgente realizar un congreso extraordinario para que la militancia ponga las cosas al derecho y se depure el partido de tantos oportunistas que han llegado henchidos de arrogancia a dictarles de manera grosera e irrespetuosa a los forjadores de este gran movimiento, qué es lo que hay que hacer”.

La respuesta a la carta se conoció por parte de los senadores epresentantes por el partido FARC. Uno de ellos, Pablo Catatumbo, señaló al respecto a la misma que “no me parece que la carta nos haya tratado de burgueses, hace algunas apreciaciones, algunas críticas que son válidas dentro de nuestras asambleas plenarias”, afirmó.

Otro de los senadores de la FARC, Carlos Antonio Lozada aseguró que no “la van a responder públicamente” porque es una misiva privada. Con respecto a su contenido, Lozada declaró que “hay obviamente diferencias y matices que son normales dentro de los partidos. Lo claro es que eso se discute dentro de los mecanismos que tenemos, como es un pleno del consejo nacional de los comunes y allí emanan unas conclusiones que realmente agrupan con la voluntad del partido para continuar con sus tareas”, dijo a periodistas. Lozada señaló que Gómez y Álvarez expresan unas opiniones que “son perfectamente válidas” y que de eso se trata el trabajo que hacen en el partido.

Algunos investigadores vaticinan que para antes de este fin de año podría nacer una nueva guerrilla en Colombia debido a todas estas rupturas en el partido político FARC, así como a la falta de voluntad de cumplimiento de los acuerdos de paz por parte del gobierno colombiano.

Por otro lado, según informa la agencia Anncol, Iván Márquez y “El Paisa” se encuentran bien y están en zonas seguras del país. Según la agencia, ante los rumores malintencionados que solamente buscan justificar la arremetida militar contra quienes justamente reclaman el cumplimiento estricto de los acuerdos de paz y el cese de los asesinatos impunes de excombatientes de las FARC-EP, líderes sociales y los burdos montajes judiciales, ANNCOL ha recibido información que tanto Iván Márquez como “El Paisa” se encuentran bien y en zonas seguras del área de Miravalle, ya que han decidido resguardarse debido al inusual asedio de las tropas.

(Fuentes: Resumen Latinoamericano / El Tiempo / La FM / Caracol / Zona Cero)

Vídeos:

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *