Sevilla: Cientos de personas se manifiestan por el centro de la ciudad para exigir un Zoosanitario en condiciones dignas

En Google, el Zoosanitario de Sevilla tiene la muy deficiente puntuación de 1,8, respaldada por una miríada de comentarios negativos que tachan el centro de “campo de concentración” para animales. La polémica y el oscurantismo siempre han estado del lado de unas instalaciones ubicadas en la carretera de Sevilla a Málaga y con un muy reducido horario matinal de atención al público.

El pasado sábado, alrededor de 400 de personas agrupadas bajo la Plataforma por un Zoosanitario Digno y el recién surgido Movimiento Ciudadano por los Animales del Zoosanitario de Sevilla realizaron una manifestación desde la Puerta Jerez y hasta las puertas del Ayuntamiento para reclamar “voluntad política” para imponer un cambio de rumbo y de procedimiento en este controvertido centro público.

“No se está dando asistencia veterinaria a los animales que entran enfermos, simplemente se les deja morir”, alerta María del Carmen Beni, una de las asistentes adheridas al movimiento impulsor de una campaña de concentraciones que continuarán el próximo 5 de octubre. “Llenaremos el Puente de Triana de banderas y lazos rojos simbolizando toda la sangre derramada en la perrera”, avisa.

“Las instalaciones están saturadas y con un número de personal insuficiente para hacer frente a estos problemas”, en consideración del portavoz del Partido Animalista (Pacma), Javier Sanabria. “El Zoosanitario se encuentra en un estado precario y todos los partidos políticos han optado por la dejadez frente a la delicada situación”. Este recordó que, tras dos reuniones, distintos colectivos animalistas presentaron una veintena de propuestas al director general de Salud Pública y Protección Animal, Antonio Sánchez Tosina, en un encuentro celebrado el pasado 25 de junio.

Las citadas propuestas son un registro de entrada individual de todos los animales en el Zoosanitario; prohibición de captura de gatos con marcas de esterilización; programas de desinfección de jaulas y estancias para evitar la muerte por contagio entre los animales del centro; participación y formación de voluntarios en tareas no realizadas por los trabajadores del Zoosanitario; comprobación y seguimiento del trabajo de la empresa externa encargada de la recogida y alojamiento según el convenio firmado; creación de un censo actualizado, y la no recogida de animales hasta la construcción de una zona de cuarentena.

Todos los asistentes que participaron en la concentración pidieron unánimemente “más transparencia”. “Los ciudadanos tienen derecho a saber cómo se gestiona un servicio público», explicó Sanabria, al tiempo que lamentó que «más de dos docenas de gatos han fallecido por infecciones durante este verano”. “Animales que entraron sanos y que salieron sin vida”, apostilló.

“¿Por qué no utilizar una pequeña parte del presupuesto municipal para concienciar sobre la importancia de castrar y de adoptar animales en lugar de comprarlos?”, se pregunta María del Carmen Beni. La Plataforma creada expresamente con el objetivo de mejorar las condiciones del Zoosanitario confía en ultimar un documento que aspiran a que firmen “los grupos de la oposición para que, si llegan al Gobierno se comprometan a ejecutarlo y dejar atrás años de padecimiento de los animales allí recogidos”. El acto también contó con la presencia y la adhesión del grupo político municipal de Izquierda Unida.

Respuesta del Ayuntamiento

Según un comunicado, el número de plazas de acogida de este centro público han aumentado un 80 por ciento para los perros en los últimos años “gracias a nuevas estrategias de gestión y actualización de instalaciones públicas”.

Sobre la saturación, el Consistorio ha indicado que ha sido debida «puntualmente» al mayor número de animales que se recogen en verano. “Se ha podido alcanzar la máxima capacidad de alojamientos tanto en las entidades colaboradoras como en las instalaciones públicas, a pesar de que éstas han pasado de ofertar 40 a 72 plazas a través de la revisión y actualización de instalaciones a través de la reforma integral de los equipamientos primitivos de perros, así como de la zona de gatera, animalario y aviario”, indica la versión municipal, que subraya que se aplica en este centro la política de “sacrificio cero”.

“Todos los animales alojados en sus instalaciones son atendidos los 365 días del año, incluidos sábados, domingos y festivos, recibiendo siempre las mejores atenciones posibles ajustadas a sus necesidades y particularidades, existiendo además un registro para cada uno de ellos”, sostienen. También recalcan que esta corporación ha dado luz verde al Consejo Municipal de Protección y Bienestar Animal de Sevilla, “abierto a la participación ciudadana y de entidades animalistas”.

(Fuente: El Correo de Andalucía / Autor: Ismael G. Cabral)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *