Diversos sindicatos de clase debaten seguir el ejemplo de la IAC y fundar secciones específicas de trabajadoras sexuales

La Intersindical Alternativa de Catalunya (IAC), una agrupación de siete sindicatos, cuenta con una sección sindical de trabajadoras sexuales en Barcelona. El grupo de 15 trabajadoras, que formalizó su afiliación en julio y después presentó la Sección Sindical de Trabajadoras y Trabajadores Sexuales de la IAC a los medios (foto adjunta), se reunió este viernes para retomar una actividad que empezó meses atrás, en enero.

“Son ellas las que se acercan al sindicato y aquí les abrimos las puertas con la idea de que el trabajo sexual puede ser ejercido desde una perspectiva autónoma, independiente y libre”, dice Mireia Herrera, coordinadora de la Federación de Otras Actividades de la IAC, donde se enmarca esta sección.

Herrera ha acompañado todo el proceso en el que, insiste, las protagonistas son ellas. Muchas, explica, tienen una larga trayectoria como activistas por el reconocimiento del trabajo sexual. Hasta ahora, la sección sindical de la IAC no ha encontrado trabas por parte de las administraciones, pese a la polémica que ha generado el anuncio de la inscripción de un sindicato de trabajadoras sexuales en el BOE, que se ha cobrado la dimisión de la directora de Trabajo, Concepción Pascual.

Paula Ezkerra, portavoz de esta sección sindical y activista de la Unión Sindical de Trabajo Sexual, explica a El Salto que las 15 personas afiliadas comparten el haber visto sus derechos constantemente denegados. “Ha habido un crecimiento colectivo, ha habido debate con organizaciones tanto abolicionistas como proderechos, y ha habido un acompañamiento institucional”, dice la trabajadora, que también es consellera de la CUP en Ciutat Vella, Barcelona, para explicar por qué la sección sindical no ha causado la misma reacción que la de la inscripción del sindicato en el BOE.

“Creemos que este proceso tiene que empoderarnos políticamente y hemos decidido que esta organización se haga de la mano con los sindicatos”, asegura Ezkerra, que habla desde Galicia, donde los contactos para crear una sección sindical que comenzaron en Barcelona siguen su curso.

Contactos con otras organizaciones

A la sección sindical en Catalunya podrían seguir otras en diferentes territorios del Estado español, ya que la IAC ha mantenido reuniones con organizaciones de Galicia, País Vasco, Aragón, Valencia y Andalucía.

De momento, tres sindicatos se han mostrado partidarios de abrir el debate para dar cabida a una sección sindical de trabajadoras sexuales con una línea compartida, dice Mireia Herrera, la de configurarse como “un sindicato de clase, alternativo, combativo, y de izquierdas”: son LAB (País Vasco), CUT (Galicia) y el SAT andaluz.

Ana Viqueira, secretaria de Mulleres de la Central Unitaria de Traballadoras y Traballadores (CUT) de Galiza, asistió al encuentro en el que estas organizaciones debatieron sobre la pertinencia de dar cabida a las trabajadoras sexuales con una sección: “Fue un encuentro en el que pudimos aprender, tener la información de primera mano de las propias trabajadoras sexuales, sus demandas y reivindicaciones”, explica a El Salto. Entre las motivaciones que han llevado a su sindicato a abrir las puertas a una sección de trabajadoras sexuales está la “deuda histórica con el trabajo que desempeñan las mujeres”, dice Viqueira.

Pese a la brecha que el debate sobre la prostitución supone entre las feministas, Viqueira cree que hay que tomar posiciones “para transformar el sindicalismo”. “Estamos abriendo el proceso de reflexión y debate, contando siempre con la voz de ellas porque esto no surge de la nada sino de la organización de ellas”, explica. “Es hora de que el sindicalismo combativo y antipatriarcal se posicione, de no mirar a otro lado, de ser valientes y atender al llamado de una profesión desempeñada por mujeres, que no es algo casual”.

El SAT, por otra parte, ha confirmado a este medio que han mantenido contacto con la IAC y se muestra partidarios de que “cualquier trabajadora se organice”. Según explica José Caballero, secretario de organización, este sindicato debatirá el asunto en un comité nacional que se celebrará a mediados de este mes. “En este momento no hemos planteado ninguna afiliación de trabajadoras sexuales ni tenemos ninguna sección sindical, porque no hemos acordado nada de manera interna, pero sí podemos adelantar que creemos que las trabajadoras sexuales tienen derecho a organizarse como cualquier otra persona”, explica, para combatir cualquier tipo de abuso, no solo laboral. Del mismo modo, el sindicato LAB confirma que tienen abierto ese proceso de debate tras mantener conocer la experiencia de la sección de Barcelona.

Los sindicatos mayoritarios, por su parte, han mostrado un encontronazo de posturas entre el abierto abolicionismo de UGT y la llamada al diálogo de CC OO, mientras que un debate con poca probabilidad de llegar a algún consenso se ha abierto en CGT y CNT.

Sindicato OTRAS y Aprosex

Sobre el sindicato Organización de Trabajadoras Sexuales (Otras), tanto Viqueira como Herrera muestran prudencia al ser preguntadas por el hecho de que entre sus promotores aparezcan dos nombres vinculados a empresas.

Los estatutos y el acta de constitución del sindicato están suscritos por “doña Iris Meza Jaramillo, doña Sabrina Michelle Rivera Sánchez, don Joaquín Pedro Donaire Mateos, doña Andrea Kathleen Degeus, doña Concepción Borrell Bernaus y don Joaquín Alonso Marcos, todos ellos en calidad de promotores”.

Borrell Bernaus, una conocida escort, es administradora de una sociedad junto a José Miguel Joaquín Vicente. Donaire Mateos, por su parte, es el tesorero de la asociación Aprosex, entre cuyas actividades se encuentras “talleres de sexo” o “cursos de inglés para putas”. El Salto ha tratado de ponerse en contacto con esta asociación, que solo ha transmitido que “no haremos más declaraciones hasta la presentación oficial de Otras”.

“Para nosotras sería impensable que un empresario formara parte de la sección sindical, pero desconocemos si esto es efectivamente así en el caso de Otras”, dice Mireia Herrera. “Independientemente del sindicato Otras, sobre el que necesitaría tener más conocimiento, yo creo en los procesos colectivos de la sindicalización de las trabajadoras”, puntualiza Ana Viqueira, quien afirma que, para la CUT, el proceso acaba de empezar: “Hoy es el inicio del proceso, teniendo en cuenta las reivindicaciones que nos traen las trabajadoras sexuales. Esto durará meses, para tomar una decisión antes de que termine el año”.

(Fuente: El Salto / Autora: Patricia Reguero)

Comunicado de apoyo de la CGT de Catalunya al sindicato Organización de Trabajadoras Sexuales – Sindicato OTRAS

(Texto bilingüe)

En Català:

El passat 4 d’Agost es va aprovar al BOE el sindicat «Organización de Trabajadoras Sexuales» (sindicat «OTRAS»). Aquest sindicat es constitueix a nivell estatal i amb la voluntat de defensar els drets laborals de les Treballadores Sexuals.

Des de fa anys, les Treballadores Sexuals participen activament dels col·lectius feministes i dels moviments socials, reclamant que se’ls reconeguin els seus drets com a treballadores. Uns drets que els permetran deixar d’estar invisibilitzades i de ser criminalitzades per la seva feina.

Les Treballadores Sexuals treballen en una indústria masculinitzada i patriarcal, on la manca de drets laborals promou els abusos i l’explotació laboral. La regulació del treball sexual, amb el reconeixement de drets laborals de les treballadores permetrà, per exemple, no haver de seguir subsistint en l’economia submergida, pagar preus abusius per poder tenir un lloc de treball i reduir les agressions institucionals que pateixen a diari.

Les companyes pateixen persecució institucional i policial, utilitzant la Llei Mordassa, les ordenances municipals o la Llei d’Estrangeria. Es persegueix a les Treballadores Sexuals i no als empresaris. Es persegueix a les Treballadores Sexuals autònomes amb multes molt altes que els dificulten realitzar el seu treball amb llibertat i dignitat. A més, les Treballadores Sexuals migrades pateixen aquesta repressió doblement, ja que en virtut de la Llei d’Estrangeria poden ser expulsades. Per contra, no es persegueix als empresaris que són qui fan negoci amb la feina de les Treballadores Sexuals, perquè ells sí que tenen drets. És un problema patriarcal i de classe.

Per trencar amb la vulnerabilitat i gran precarietat que viuen, cal el reconeixement dels drets laborals de les Treballadores Sexuals. Al mateix temps que és imprescindible aturar la violència institucional que pateixen i l’estigmatització social. Per tot això, era necessària la creació del sindicat «Organización de Trabajadoras Sexuales» i per això és important que com a feministes, com a sindicat i com a treballadores defensem aquesta organització.

Condemnem les declaracions de la Ministra de Treball, Magdalena Valerio. La constitució del sindicat «OTRAS» s’ha realitzant seguint els passos pertinents, compleix els requisits per la seva legalització i fa gairebé un mes (el 4 d’agost) que es va aprovar al BOE. La Ministra vol il·legalitzar un sindicat perquè sent atacada la seva moral, però no estem parlant de moralitat sinó de drets. No «le han colado un gol por la escuadra», perquè s’ha constituït legalment, seguint els procediments i temps previstos. I pot ser «uno de los peores disgustos de su vida política», però fa referència a les seves preferències i a la seva moralitat, no a un problema polític que hagi de regular. Ministra: malgrat no t’agradi s’ha constituït un nou sindicat per defensar els drets de les Treballadores Sexuals. Ministra: malgrat no t’agradi no pots utilitzar l’Advocacia de l’Estat per il·legalitzar un sindicat. Ministra: no pots il·legalitzar un sindicat per motius ideològics. Ministra: els sindicats no acceptarem la il·legalització d’un sindicat constituït que busca defensar els drets de les treballadores, independentment de la feina que realitzin.

Des de CGT Catalunya reivindiquem el dret de les treballadores a organitzar-se, sindicar-se i lluitar col·lectivament pels seus drets. Exigim que s’aturi la persecució contra el sindicat «Organización de Trabajadoras Sexuales» amb les que seguirem lluitant conjuntament als carrers per la defensa dels drets laborals de totes les treballadores.

31 d’Agost de 2018

CGT Catalunya

En Castellano:

El pasado 4 de Agosto se aprobó en el BOE el sindicato «Organización de Trabajadoras Sexuales» (sindicato «OTRAS»). Este sindicato se constituye a nivel estatal y con la voluntad de defender los derechos laborales de las Trabajadoras Sexuales.

Desde hace años, las Trabajadoras Sexuales participan activamente los colectivos feministas y de los movimientos sociales, reclamando que se les reconozcan sus derechos como trabajadoras. Unos derechos que les permitirán dejar de estar invisibilizadas y de ser criminalizadas por su trabajo.

Las Trabajadoras Sexuales trabajan en una industria masculinizada y patriarcal, donde la falta de derechos laborales promueve los abusos y la explotación laboral. La regulación del trabajo sexual, con el reconocimiento de derechos laborales de las trabajadoras permitirá, por ejemplo, no tener que seguir subsistiendo en la economía sumergida, pagar precios abusivos para poder tener un puesto de trabajo y reducir las agresiones institucionales que sufren a diario .

Las compañeras sufren persecución institucional y policial, utilizando la Ley Mordaza, las ordenanzas municipales o la Ley de Extranjería. Se persigue a las Trabajadoras Sexuales y no a los empresarios. Se persigue a las Trabajadoras Sexuales autónomas con multas muy altas que los dificultan realizar su trabajo con libertad y dignidad. Además, las Trabajadoras Sexuales migradas sufren esta represión doblemente, ya que en virtud de la Ley de Extranjería pueden ser expulsadas. Por el contrario, no se persigue a los empresarios que son quienes hacen negocio con el trabajo de las Trabajadoras Sexuales, porque ellos sí tienen derechos. Es un problema patriarcal y de clase.

Para romper con la vulnerabilidad y gran precariedad que viven, hay el reconocimiento de los derechos laborales de las Trabajadoras Sexuales. Al mismo tiempo que es imprescindible detener la violencia institucional que sufren y la estigmatización social. Por todo ello, era necesaria la creación del sindicato «Organización de Trabajadoras Sexuales” y por ello es importante que como feministas, como sindicato y como trabajadoras defendamos esta organización.

Condenamos las declaraciones de la Ministra de Trabajo, Magdalena Valerio. La constitución del sindicato «OTRAS» se ha realizando siguiendo los pasos pertinentes, cumple los requisitos para su legalización y hace casi un mes (el 4 de agosto) que se aprobó en el BOE. La Ministra quiere ilegalizar un sindicato porque siente atacada su moral, pero no estamos hablando de moralidad sino de derechos. No «le han Colado un gol por la escuadra», porque se ha constituido legalmente, siguiendo los procedimientos y tiempos previstos. Y puede ser «uno de los peores disgustos de su vida política», pero hace referencia a sus preferencias y su moralidad, no a un problema político que tenga que regular. Ministra: pese a no te guste se ha constituido un nuevo sindicato para defender los derechos de las Trabajadoras Sexuales. Ministra: pese a no te guste no puedes utilizar la Abogacía del Estado para ilegalizar un sindicato. Ministra: no puedes ilegalizar un sindicato por motivos ideológicos. Ministra: los sindicatos no vamos a aceptar la ilegalización de un sindicato constituido que busca defender los derechos de las trabajadoras, independientemente del trabajo que realicen.

Desde CGT Cataluña reivindicamos el derecho de las trabajadoras a organizarse, sindicarse y luchar colectivamente por sus derechos. Exigimos que se detenga la persecución contra el sindicato «Organización de Trabajadoras Sexuales» con las que seguiremos luchando conjuntamente en las calles por la defensa de los derechos laborales de todas las trabajadoras.

31 de Agosto de 2018

CGT Cataluña

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *