Donbass: Tras el asesinato del líder de la República Popular de Donetsk, Alexander Zajarchenko, nombrado presidente Dmitry Trapeznikov

Tras el asesinato del líder de la República Popular de Donetsk, Alexander Zajarchenko, la RPD ha decretado tres días de luto oficial a partir del 1 de septiembre. “La decisión del Consejo de Ministros establece tres días de luto por la muerte del líder de la República, Alexander Zajarchenko. Se guardará luto en la República los días 1, 2 y 3 de septiembre de 2018”, publicó la Agencia de Noticias de Donetsk. El funeral y los actos de despedida al líder de la RPD están previstos para el día 2 de septiembre.

El inicio del curso escolar también ha sido retrasado [del tradicional primer lunes de septiembre, cuando cada año se inicia, con una gran fiesta, el curso escolar en los países que formaron parte de la Unión Soviética-Ed] al 4 de septiembre, según explica el comunicado enviado a la agencia por el Ministerio de Educación de la RPD. Dmitry Trapeznikov ha sido nombrado presidente interno del Gobierno de la RPD (a la izquierda, junto a Zajarchenko, en la foto adjunta).

También se ha reforzado el toque de queda [que se había relajado hace unas semanas ante la estabilización de la situación en el frente-Ed]. “El toque de queda en el territorio de la República comienza a las 23:00 horas”, confirmó Trapeznikov. El nuevo líder de la República también afirmó que, pese a que se esperan provocaciones, la RPD “tiene el dedo en el gatillo”.

“Se han reforzado las medidas de seguridad, los ciudadanos no tienen nada que temer. Se ha enviado patrullas a todas las calles de la República. Así que la seguridad está garantizada al máximo”, insistió Trapeznikov. Sin embargo, no descartó la posibilidad de que se produzcan provocaciones del lado ucraniano. “Hay movimiento de equipamiento militar, se ha registrado una serie de violaciones [del régimen de alto el fuego]. Pero tenemos el dedo en el gatillo. La situación está bajo control, pero se esperan provocaciones”.

¿Qué sabemos de Dmitry Trapeznikov?

El Consejo de Ministros de la RPD, en una reunión de emergencia, ha nombrado al presidente interino de la República. Ha tomado ese puesto el hasta ahora viceprimer ministro Dmitry Trapeznikov [tal y como estaba previsto en la Constitución de la RPD].

Dmitry Viktorovich Trapeznikov nació el 12 de abril de 1981 en la ciudad de Krasnodar. En 1982, junto a su familia, se mudó a Donetsk. Recibió con honores el título de la Academia Estatal de Donetsk de Construcción y Arquitectura en 2004. Se especializó en “construcción civil e industrial.”. Además, posee otros dos títulos superiores: economía y derecho. Actualmente continúa sus estudios en la Academia de Administración Pública de Donetsk para especializarse en administración pública.

Ha combinado con éxito la educación en las instituciones de educación superior de Donbass con el trabajo. Entre 2001 y 2005, trabajó como manager del club de fútbol Shakhtar Donetsk. Después ocupó puestos relevantes en importantes estructuras empresariales. Entre 2010 y 2012, trabajó como teniente de alcalde del consejo local del distrito Petrovsky de la ciudad de Donetsk. A partir de 2012 y hasta el estallido de la guerra, dirigió la agencia comercial Koopvenestorg.

En febrero de 2014 dimitió de su puesto de director general y regresó a la ciudad de Donetsk. Se alistó en la milicia. En septiembre de 2014, fue nombrado jefe interino de la administración provisional del distrito de Telmanovo en la RPD. Desde diciembre de 2014 hasta la actualidad ha ocupado varios puestos de autoridad en la administración de la República Popular de Donetsk. En abril de 2016 fue nombrado vicepresidente del Consejo de Ministros de la RPD.

Trapeznikov cuenta con varios premios, diplomas y reconocimientos tanto de su etapa anterior al estallido de la guerra como de su servicio público en la República Popular de Donetsk. En 2016 y en 2017, por sus méritos hacia la población de la RPD y por su labor de construcción del Estado, coraje y valentía, recibió la Orden de la República, una de las máximas distinciones de la RPD. Está casado y tiene dos hijos.

Trapeznikov se mantendrá al frente de la República al menos hasta las elecciones, que debían celebrarse este otoño, pero que es probable que sean retrasadas.

El asesinato de Alexander Zajarchenko

El viernes por la tarde, representantes de la República Popular de Donetsk confirmaban oficialmente el atentado contra Alexander Zajarchenko, líder de la RPD, en un céntrico restaurante de Donetsk. Zajarchenko murió sin que los médicos pudieran hacer nada por salvar su vida a causa de la explosión, que se produjo a alrededor de las 17:30 hora local en el café Separ (término habitualmente utilizado en Ucrania para referirse a los partidarios de la RPD y la RPL) situado en el bulevar Pushkin del centro de la capital de la RPD. El ministro de Finanzas y mano derecha de Zajarchenko, Alexander Timofeev, alias Tashkent, resultó herido muy grave. Un total de once personas murieron o resultaron heridas en el atentado.

Minutos después de la explosión, que se produjo en pleno centro de Donetsk, la zona fue acordonada  y se prohibió tanto la entrada como la salida del territorio de la República. Tanto la prensa como residentes locales confirmaron movimientos de equipamiento militar para reforzar la seguridad de la ciudad. La RPD ha decretado el estado de emergencia mientras se investigan los hechos.

Poco después de confirmar la muerte de Zajarchenko, la RPD confirmó también haber detenido a varios sospechosos. Como en ataques anteriores contra figuras importantes del aparato político o militar de las Repúblicas Populares de Donbass, las autoridades locales apuntan al sabotaje ucraniano. “La participación de Ucrania en el atentado ya se ha confirmado. Las fuerzas de seguridad han detenido a varias personas involucradas en el atentado”, afirmaba ayer Boris Rozhin, Colonel Cassad. Como informó horas después la RPD, varios detenidos están siendo interrogados, aunque no se especificó cuál se entiende que fue su participación en los hechos.

Al otro lado de la línea del frente, Kiev ha reaccionado de forma similar a los asesinatos de Givi o Motorola. Como en aquellas ocasiones, se han producido dos tendencias principales: acusar a las luchas internas en la puja por el poder o intentar reivindicar el ataque. El asesor de Poroshenko Yuriy Biriukov, por ejemplo, sugería sin decirlo la participación ucraniana en los hechos y publicaba en sus redes sociales la imagen del comandante de las fuerzas especiales de Ucrania con el comentario “me encanta esta foto”.

Oficialmente, Kiev maneja las dos versiones habituales. Mientras la secretaria de prensa del SBU defendía la tesis de la “guerra interna”, Igor Guskov, asesor del director de los Servicios de Seguridad veía la mano de Moscú: “no descartamos la posibilidad de un intento de las fuerzas especiales rusas de eliminar a una figura incómoda”. Convencido de que esa teoría no tardaría en aparecer, Boris Rozhin,  se anticipó a este comentario escribiendo que “si se hubiera decidido apartar a Zajarchenko, habría sido apartado como lo fue Plotnitsky”.

Moscú, por su parte, condenó el ataque, que calificó de acto terrorista y resaltó el papel de Zajarchenko en la defensa de Donbass. María Zajarova, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, apuntó además que había razones para pensar que Kiev está detrás del ataque. Y en un comunicado publicado en la página web oficial de la presidencia rusa, Vladimir Putin envió el pésame “por la trágica muerte del líder de la República Popular de Donetsk”.

“Alexander Vladimirovich era un verdadero líder del pueblo, una persona valiente y resolutiva, un patriota de Donbass”, afirma el comunicado. “En un momento difícil para su tierra natal, acudió en su defensa, asumió una enorme responsabilidad y lideró al pueblo. El vil asesinato de Alexander Zajarchenko es otra prueba de que aquellos que eligen el camino del terror, la violencia, la intimidación, no quieren buscar una solución pacífica y política, no quieren que se produzca un diálogo real con los habitantes del sudeste sino que hacen una peligrosa apuesta por desestabilizar la situación para poner de rodillas al pueblo de Donbass. Eso no va a funcionar”, sentencia el comunicado. “Espero que los organizadores y ejecutores de este crimen reciban el merecido castigo. Una vez más, quiero expresar mis más sinceras condolencias a los familiares y amigos de Alexander Vladimirovich Zajarchenko y a todos los residentes de Donbass. Rusia siempre estará con vosotros”, finaliza.

Desmarcándose de esas las versiones del sabotaje ucraniano, las luchas internas y la “mano del Kremlin”,  el siempre provocador Anton Gerashenko afirmaba que podría tratarse de una escenificación por motivos políticos, como Ucrania hiciera hace unos meses en el caso Babchenko.

“Yo mismo vivo cerca y puedo decir que la explosión fue potente”, comentó a Vzglyad el sociólogo y analista de Donetsk Denis Seleznev.  Al comentar las posibles luchas por la sucesión y los efectos que la muerte de la figura más importante del aparato de la RPD puede suponer en términos tanto militares como políticos, Seleznev afirma que “el aparato político está organizado alrededor de la figura de Zajarchenko”, lo que puede llevar a una lucha por el poder político entre las diferentes facciones de la RPD, especialmente ahora que el mandato original votado por la población en 2014 está a punto de terminar. Sin embargo, Seleznev afirma también que el aparato militar, organizado en un ejército que ha sido capaz de defender el territorio, no se verá afectado. Aunque no siempre ha sido capaz de defender a sus figuras más importantes  -ni Motorola, ni Givi, ni Mozgovoy, ni Dremov, ni Zajarchenko han muerto en el campo de batalla sino en asesinatos selectivos-, los ejércitos de la RPD y la RPL sí han demostrado su capacidad para defender el territorio y a la población civil. Sin embargo, es innegable que la muerte de Zajarchenko va a ser un punto de inflexión en la RPD, que tendrá que luchar para seguir consolidándose sin la presencia de su figura más reconocible.

Zajarchenko llegó a la presidencia de la RPD en el convulso verano de 2014, con la guerra en pleno apogeo y entre una serie de luchas internas que, a pesar de no haber creado las dificultades que sí surgieron en la RPL, nunca han desaparecido por completo. Tras la obligada retirada de Igor Strelkov, Zajarchenko quedó como el líder indiscutible de la RPD. Fue él quien –a título personal y sin mención alguna a la RPD debido a la negativa de Ucrania a que existiera ningún tipo de reconocimiento a la República- firmó, en representación de Donetsk, los acuerdos de Minsk de septiembre de 2014 y febrero de 2015. En noviembre de 2014, Zajarchenko ratificó su puesto en unas elecciones en las que venció por un amplio margen. Era de esperar que fuera reelegido a finales de este año en caso de celebrarse unas elecciones que es previsible que sean pospuestas de forma indefinida.

Apartado a finales de 2017 Plotnitsky en Lugansk y a asesinado ahora Zajarchenko, han desaparecido ya los dos líderes que estamparon su firma en los acuerdos de Minsk, que todas las partes en conflicto aún dicen defender. Sin embargo, no es de esperar que la muerte de Zajarchenko suponga un cambio significativo en ese sentido. “El asesinato de Zajarchenko desde luego da razones para que haya algún movimiento militar y político en Donbass”, comentó ayer Boris Rozhin, “pero eso no significa que vaya a haber más que alguna respuesta simbólica en forma de fuego de artillería, declaraciones en los medios y llamamientos a la comunidad internacional a condenar el terrorismo ucraniano”.

La última aparición pública de Zajarchenko se produjo el jueves por la noche en un improvisado homenaje a Iosif Kobzon, cantante soviético que falleció ese día y que en estos años había mostrado su apoyo a la RPD y había actuado en varias ocasiones en Donetsk.  Alexander Zajarchenko tenía 42 años. Durante 38 de ellos fue un ciudadano anónimo y en los cuatro últimos se convirtió en la cara más visible de los defensores de Donbass.

(Fuente: digital Slavyangrad)

Noticia relacionada:

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *