El sindicato OTRAS de trabajadoras sexuales acusa al Gobierno español de dejarlas como único colectivo sin capacidad sindical

La secretaria general del nuevo sindicato Organización de Trabajadoras Sexuales (Otras), Concha Borrell, ha declarado que el Gobierno socialista de Pedro Sánchez debería “dimitir en bloque”, dado el rechazo a la creación de esta nueva organización y “por no entender que es un trabajo”. “Ahora mismo no nos podemos defender, ni dentro ni fuera de los clubs, no existe ningún otro sector en el que se permita tener a trabajadores sin que estos se puedan sindicalizar”, han denunciado desde el colectivo durante la lectura de un comunicado este viernes en Barcelona. 

El Supremo autorizó en 2004 la creación de la Asociación de Locales de Alterne (ANELA) que reúne a la mayoría de los propietarios de burdeles del Estado y está dirigida por Jose Luis Roberto, un conocido ultraderechista valenciano dirigente a su vez de la organización neofascista España2000. En rueda de prensa, la máxima responsable de Otras ha defendido que la actividad que ejercen las trabajadoras y trabajadores sexuales “no es ilegal” y que “bien que se reparten licencias para abrir clubes de alterne”, por lo que le parece “increíble” la postura que ha adoptado el Gobierno ante esta cuestión.

Ya el pasado 26 de julio la Intersindical Alternativa de Catalunya (IAC) anunció la creación de la primera sección sindical del Estado que agrupa a trabajadoras sexuales para reclamar sus derechos laborales sin que les fuera interpuesto ningún problema legal. En el acto de presentación, la coordinadora de la Federación de Otras Actividades del IAC, Mireia Herrera, explicó que el objetivo final era conseguir que el trabajo sexual sea reconocido como trabajo. “El reconocimiento del trabajo sexual como trabajo nos saca de una condición de criminales y de víctimas y nos introduce en la situación de ciudadanas”, afirmó Saisei-Chan, miembro de la sección sindical, “cuanto más se persigue el trabajo sexual, más se clandestiniza y queda en manos de explotadores y de tratantes”.

Borrell y Sabrina Sánchez, miembros de OTRAS, han denunciado que para este colectivo “los derechos laborales son una utopía” y han asegurado que “la situación en el país” ha provocado que tomaran medidas legales. “Nos hemos organizado como mujeres librepensadoras. No somos sujetos pasivos. Somos las mujeres más castigadas socialmente y no podemos tener los mismos derechos que los demás. Las trabajadoras sexuales merecemos todo respeto. Quieren mantenernos al margen de la sociedad”, ha declarado Borrell.

La secretaria general se ha mostrado muy dura con el PSOE, a quien ha acusado de tener “odio visceral” hacia las trabajadoras sexuales y de defender un feminismo “blanco, heterosexual y burgués” que menosprecia sectores “empobrecidos” y “estigmatizados” como el de la prostitución. “Guste o no nuestro trabajo, merecemos todo el reconocimiento y respeto: no somos sujetos pasivos, sino mujeres adultas que luchamos dentro de la legalidad establecida”, han concluido Borrell. 

La Dirección General del Trabajo aprobó el sindicato Otras y publicó su resolución el pasado 4 de agosto en el Boletín Oficial del Estado (BOE), si bien ayer la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, anunció su intención de anular el sindicato respaldada por el Gobierno.

Fuentes: www.eldiario.es / www.elespanol.com / RedJurídica Abogados

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *