Los pequeños agricultores de la aceituna anuncian movilizaciones contra los bajos precios pagados a los productores

Los agricultores aceituneros anuncian movilizaciones tras una reunión celebrada en Utrera a convocatoria de UPA. Año tras año invierten trabajo, esfuerzo, dinero e ilusiones en la que es su profesión y medio de vida para sus familias y pueblos sin saber si el precio que estos productores de aceituna de mesa reciben por su producto no llegue a cubrir ni los costes de producción. Los gastos que asume el agricultor por producir un kilo de aceituna están en torno a 1 €, el reducido número de agentes de compra (que unidos deciden los precios unilateralmente) no paga a los agricultores ni los costes de producción. Y, finalmente, el consumidor paga unos 8 euros por un kilo de aceituna transformada en los establecimientos de venta. Llevan varias campañas trabajando a pérdidas. De manera que el sector productor se está viendo muy afectado. Al problema del bajo precio se unen otros como la existencia de excedentes de la campaña anterior y las dificultades a la exportación a EE.UU. con la injusta subida arancelaria del 34,75% por parte del gobierno de Donald Trump.

Ante este clima insostenible, los agricultores aceituneros han dado el pistoletazo de salida a una serie de acciones y medidas que se van a llevar a cabo para tratar de revertir la situación. El primer paso será asistir a la concentración que tendrá lugar el día 5 de septiembre en la Puerta de Jerez de Sevilla, para denunciar los hechos y reivindicar unos precios justos. Le seguirán otros actos como una caravana de coches cuya fecha aún está por fijar. Pero, sobre todo, se va a pelear ante las administraciones y los agentes de la cadena agroalimentaria para conseguir mejores precios, Denominaciones de Origen Protegidas, y cuantas justas reivindicaciones tenga el sector productor.

Andalucía es líder mundial en producción de aceituna de mesa, con más de 352.000 toneladas en la última campaña. En la provincia de Sevilla se obtiene la mayor parte de la cosecha. Nuestra tierra genera un producto único, con variedades inimitables como la Gordal, y con unas calidades excepcionales. Si permitimos que este sector tan importante caiga, indudablemente perjudicará de manera catastrófica a la economía de los pueblos aceituneros, cuya empleabilidad y riqueza depende directa e indirectamente de ello.

Fuente: www.upa.es

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *