Culmina el golpe en Brasil: El Tribunal Superior Electoral (TSE) veta la candidatura a la presidencia de Luiz Inácio Lula da Silva

El Tribunal Superior Electoral (TSE) de Brasil ignoró ayer la declaración del Comité de Derechos Humanos de la ONU que pedía su inclusión y vetó la candidatura presidencial de Luiz Inácio Lula da Silva para las elecciones presidenciales de octubre próximo.

La decisión quedó firme aún antes de concluir el juzgamiento, después que cuatro de los siete ministros de esa Corte se pronunciaran por excluir al expresidente de la venidera contienda en las urnas, alegando su inelegibilidad sobre la base de la llamada Ley de Ficha Limpia.

El informante del caso, Luis Roberto Barroso, fue el primero en pronunciarse contra el registro de la candidatura de Lula y también en desconocer el carácter vinculante de la determinación del Comité de Derechos Humanos de la ONU al señalar que la justicia electoral no está obligada a someterse a la misma.

Además de cancelar el registro de la candidatura, Barroso dio a la coalición Brasil feliz de nuevo un plazo de 10 días para reemplazar el nombre de Lula en la fórmula presidencial y dispuso que fuera vedada la práctica de actos de campaña en la radio y televisión hasta que el reemplazo se consuma.

Acompañaron el voto de Barroso los ministros Jorge Musi, Og Fernandes y Admar Gonzaga, mientras Edson Fachin votó a favor de la participación de Lula en los comicios atendiendo a la decisión del Comité de Derechos Humanos de la ONU, la cual consideró vinculante y adecuada al ordenamiento constitucional brasileño. Quien juzga tiene que tener en cuenta las consecuencias de sus decisiones, alertó Fachin.

El 17 de agosto último, el Comité de Derechos Humanos de la ONU indicó al Estado brasileño que Lula debe tener garantizado el pleno ejercicio de sus derechos políticos, incluso los inherentes a su candidatura presidencial, ‘hasta que todos los recursos pendientes de revisión contra su condena sean completados en un procedimiento justo’.

Al referirse a esta determinación, la abogada Maria Cláudia Bucchianeri, integrante del equipo de la defensa del exdignatario, consideró irónico que el Poder Judicial, que debe proteger los derechos humanos, fuera el encargado de negar lo que el Estado brasileño reconoce en sus declaraciones formales (respetar sus obligaciones internacionales).

Por su parte, el también abogado defensor Luiz Fernando Pereira señaló que sacar a Lula de la disputa electoral, privándolo de la perspectiva de poder revertir esa situación y desconociendo la fuerza vinculante de la determinación del Comité de la ONU, se aparta de todas las decisiones que esa corte adoptó anteriormente en todos los casos.

En una nota difundida esta tarde, el Partido de los Trabajadores (PT) denunció que al incluir a última hora el juzgamiento del registro de la candidatura de Lula, el TSE comete una violencia judicial más contra el expresidente, preso político hace más de 145 días y líder en todas las encuestas de intención de voto.

Lula es víctima de sistema legal de excepción, denuncia el PT

El Partido de los Trabajadores (PT) denunció hoy la existencia en Brasil de ”un sistema legal para los poderosos y un sistema de excepción para el ciudadano Lula”, preso político hace más de 145 días.

Ante la violencia cometida la víspera por el Tribunal Superior Electoral (TSE) contra los derechos de Lula y del pueblo que quiere elegirlo presidente de la República, el PT afirma que continuará luchando por todos los medios para garantizar su candidatura en las elecciones del 7 de octubre, dijo la organización en una nota.

La declaración fue dada a conocer después que la mayoría de los ministros del TSE resolviera hacer caso omiso de una decisión del Comité de Derechos Humanos de la ONU y privar al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva del derecho a concurrir como candidato presidencial a los venideros comicios.

“Es una anulación política, basada en la mentira y en el arbitrio, como se hacía en tiempos de la dictadura”, subraya el texto y anuncia que serán presentados todos los recursos a los tribunales para que sean reconocidos los derechos políticos de Lula, previstos en la ley y en los tratados internacionales ratificados por Brasil. Sostiene además que ‘vamos a defender a Lula en las calles, junto con el pueblo, porque él es el candidato de la esperanza’.

El manifiesto petista recuerda que el Comité de Derechos Humanos de la ONU indicó al Estado brasileño garantizar los derechos políticos de Lula, inclusive el de ser candidato presidencial, y Brasil tiene la obligación de cumplir, porque suscribió el Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

Señala además que el TSE atropelló los plazos para juzgar el registro de la candidatura del exdignatario con el objetivo de excluirlo de la contienda electoral. Son arbitrariedades que generan inseguridad jurídica, remarcó.

La violencia practicada -insiste- expone a Brasil ante el mundo como un país que no respeta sus propias leyes, no cumple sus compromisos internacionales y manipula el sistema judicial, en complicidad con los medios, para hacer persecución política.

Por último, subraya que la candidatura de Lula es la respuesta del pueblo brasileño a los poderosos que usurparon el poder (mediante el golpe parlamentario-judicial perpetrado en 2016 contra la presidenta constitucional Dilma Roussef).

Lula, y todo lo que él representa están por encima de las maniobras judiciales y de la persecución de los poderosos y es con el pueblo y con él (expresidente) que vamos a luchar hasta el fin, reitera.

(Fuente: Prensa Latina)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *