La estrategia de Cs “por la convivencia” en Catalunya se vuelve en su contra. Doble rasero. No denunciarán a los agresores de un cámara (vídeos)

La concentración de este miércoles convocada por Ciudadanos en Barcelona se ha convertido más en una paradoja que en la reivindicación que pretendía: intentando ser una muestra de rechazo a una agresión, el acto empezó con la agresión a un periodista de Telemadrid al ser confundido con un cámara de TV3. Esto ha sido fruto, como indica Berta Barbet Porta, politóloga y editora de Politikon, de un comportamiento que está dando alas al enfrentamiento. Una estrategia ante la que ya han afirmado que no van a renunciar.

El discurso de Ciudadanos en Catalunya siempre ha sido muy claro respecto a los sectores independentistas, defendiendo las líneas más duras de actuación e intervención. Sin embargo, desde hace unas semanas, han dado un paso más allá y el partido naranja está promoviendo una campaña para retirar los lazos amarillos en las calles. Este miércoles participaron en ella los líderes de Ciudadanos, Albert Rivera e Inés Arrimadas. Pero también se han sumado los que se han autodenominado como “brigadas de limpieza”. Un grupo de unas 80 personas ataviadas con monos blancos que retiraron centenares de lazos amarillos durante la madrugada y que fueron identificados por la Policía Municipal.

Aquí una de las claves de la confrontación que se ha intensificado en los últimos días. Barbet explica a Público que el problema de la estrategia de retirada (y puesta) de símbolos en la calle es que “un enfrentamiento que hasta el momento no se daba en la calle ni físicamente, porque los dos lados no se veían ni coincidían en el espacio, de golpe, se ha encontrado en el espacio físico”. Para Barbet, esto hace que “sea mucho más fácil que el conflicto escale con riesgo de que acabe en discusiones o peleas que pueden subir la violencia de forma fácil”. “Es probable que los lazos no fomenten la convivencia en Catalunya, pero quitarlos de forma unilateral tampoco ayuda”, apunta la politóloga.

En esta campaña se ha producido la agresión a una mujer, supuestamente por motivos ideológicos, mientras retiraba lazos amarillos junto a su familia. Una agresión ante la que ya fue detenido el acusado, que se encuentra en libertad con cargos y con una orden de alejamiento de la víctima de 500 metros. Y ante la que Ciudadanos ha presentado una denuncia ante Fiscalía por delito de odio.

Fue por esta agresión por la que se concentraron ayer en el Parque de la Ciutadella de Barcelona. Pero, tras el lema “Todos somos Lidia. Por la convivencia y contra la violencia”, se produjo la agresión al periodista. A los minutos, Ciudadanos publicó un comunicado en el que condenaba el ataque e indicaron que el agresor se trataba de “un infiltrado de un grupo radical ajeno a la organización de Ciudadanos”, a pesar de que todavía no ha sido identificado. También denunciaron en este mismo comunicado “amenazas” que recibieron miembros del partido también por “infiltrados radicales”.

“Había una consigna de buscar a los periodistas de TV3”

La condena a la agresión también la difundieron Arrimadas y Rivera. Además, la líder de Ciudadanos en Catalunya se puso en contacto con Telemadrid, el medio al que pertenece el periodista. Este mismo jueves, repitió la condena a la agresión cuando ha sido preguntada por ella durante una rueda de prensa. Pero, a pesar de mostrar este rechazo, la número dos del partido naranja ha desviado la respuesta alegando que hay que hablar “de todo lo que pasó ayer” y que “centenares de personas a favor de Lidia condenando la violencia y reclamando la convivencia”.

Sin embargo, no ha sido esta la versión del transcurso de la manifestación para todos.  Mayka Navarro, periodista de La Vanguardia,  contó en Telecinco que “el ambiente era muy tenso” y que los periodistas de TV3 tuvieron que trabajar sin identificarse porque “había una especie de consigna de buscar a los compañeros” de esta televisión y “a aquellos que aseguran que cuentan las cosas como a algunos no les gusta que se cuenten”.

La manifestación sólo duró en torno a unos treinta minutos y Arrimadas y Rivera dieron las declaraciones alejados de los asistentes. A lo largo del día de hoy, Ciudadanos no ha contestado a las preguntas de varios periodistas, entre ellos este medio, sobre más información del por qué identifican al agresor como un “infiltrado de un grupo radical” ni sobre las amenazas que denuncian haber recibido. Tampoco han anunciado que vayan a interponer ninguna denuncia al agresor, a pesar de ser asistente en su propia concentración, del motivo ideológico y de haberlo hecho en el caso de la agredida por retirar lazos amarillos.

Aquí, volviendo con el análisis de Barbet, en este caso sobre la responsabilidad del partido naranja, incide en que “los responsables de la agresión son los que la hace” y que “es peligroso culpar a la gente por acciones que no hace”. Poniendo el símil de que sería lo mismo que culpar a la ANC i Omnium de que se destrozara el coche de la guardia civil. Aunque sí apunta que sin responsabilidad directa, “la crispación de las élites se traslada a las masas y se esta jugando con fuego. Quizá no hay responabilidad de la acción, pero sí se tiene la responsabilidad de no luchar contra estas dinámicas”.

Arrimadas: “No vamos a bajar la cabeza”

A pesar de la tensión, Arrimadas ya ha aclarado que no van a dar marcha atrás en su campaña. Esta mañana, ha acudido con Juan Carlos Girauta, portavoz parlamentario de Ciudadanos, a entregar al Defensor del Publo un escrito de amparo en el que denuncian que Torra deja “indefensos a millones de catalanes que vemos como nuestros derechos y libertades están siendo vulnerados por la Generalitat”. Aquí, la líder del partido en Catalunya no se ha movido de la postura que mantenían antes de la manifestación: “No nos vamos a quedar en casa callados, no vamos a bajar la cabeza”, ha declarado.

En el discurso, Ciudadanos sostiene una campaña “en favor de la convivencia”. Pero, a pesar de las muestras de la confrontación, se mantendrá la misma estrategia que Barbet identifica como “un discurso radical y de no búsqueda de consensos”. En este sentido, la politóloga apunta que “es evidente que tanto Ciudadanos como la ala más pro-unilateralidad del independentismo, han tenido muy poco interés en destensar la situación y han liderado o dado visibilidad a aquellos sectores con menos ganas de ceder, impulsando pues, una situación de tensión”. Así, señala que estos dos sectores “están dándole alas y visibilidad a los que que buscan imponer su visión al otro sin diálogo, lo que, de facto, implica darle alas al enfrentamiento”.

(Fuente: Público / Autora: Beatriz Asuar Gallego)

La doble vara de medir de Cs: no denunciará por delito de odio la agresión al cámara

Ciutadans no tiene previsto denunciar la agresión al cámara de Telemadrid al considerar que no se trata de un delito de odio. El hombre fue víctima de la agresión mientras cubría una manifestación de Ciudadanos en contra de la violencia. Los concentrados le dieron puñetazos en la cabeza, empujones y patadas al creerse que era un cámara de TV3.

En declaraciones a los medios, la presidenta de Cs en Catalunya, Inés Arrimadas, que también estaba presente en la manifestación en el momento de la agresión, ha explicado que la formación no presentará ninguna denuncia, tal como sí lo hizo hace pocos días por una agresión en el parque de la Ciutadella por parte de un hombre enfadado porque los hijos de la agredida ensuciaban el suelo con lazos amarillos que arrancaban.

El partido se defiende argumentando que sólo presenta denuncias cuando se produce un delito de odio y ha puesto de ejemplo la agresión de la mujer de la Ciutadella. Arrimadas ha condenado de nuevo los hechos y se ha mostrado partidaria de que los periodistas puedan hacer el trabajo con “tranquilidad” y “sin miedo”, aunque se ha negado a emprender ningún tipo de medida legal contra los agresores. El periodista sí ha denunciado ya su caso a la policía.

La señora agredió al periodista al grito de “¡Es de TV3! ¡Me está amenazando!” y, cuando él intentaba defenderse, ella respondía “¿De Telemadrid? ¡No te creo que eres de Telemadrid!”. Además, también habría tenido que ver el hecho con que la mujer confundiera un adhesivo amarillo de la cámara -como se puede ver en la imagen de la noticia- por un lazo en defensa de la libertad de los presos políticos catalanes.

Los delitos de odio son infracciones penales donde se selecciona la víctima por su pertenencia -real o supuesta- a un grupo en razón de su origen, el idioma, la ideología, la religión, la minusvalía, la orientación sexual u otros factores similares.

El cámara de Telemadrid Víctor Albert ha presentado en la comisaría de los Mossos d’Esquadra una denuncia por las agresiones recibidas durante la protesta contra los lazos amarillos convocada por Ciudadanos en el parque de la Ciutadella de Barcelona. El periodista lleva más de diez años trabajando en Catalunya junto a Berta Queral, que también recibió golpes por proteger a su compañero.

Después de visualizar todos los vídeos grabados desde distintos ángulos, la cadena respalda la versión dada por el cámara. Telemadrid ha explicado que los manifestantes se pensaron que llevaba un lazo amarillo en la cámara y creían que era un periodista de TV3.

Albert fue atendido en un puesto de emergencia en el parque de la Ciutadella y después por un médico. El parte de lesiones que se adjunta en la denuncia recoge golpes y dolor en la cabeza y las cervicales por el tirón recibido con la cámara al hombro. Telemadrid está ahora a la espera de las investigaciones de los Mossos d’Esquadra.

(Fuente: El Nacional.cat)

Videos:

Muestran la previa provocación al periodista y la posterior agresión al mismo:

 

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *