Serbia y Kosovo reanudarán el diálogo al más alto nivel. Serbia se niega a ser culpabilizada por lo sucesos en la antigua Yugoslavia

El diálogo político Belgrado-Pristina al más alto nivel, con la mediación de la Unión Europea (UE), se reanudará el 7 de septiembre, publican los medios locales serbios.

La nota del Servicio Europeo para Asuntos Exteriores, liberada en Bruselas y dada a conocer por la prensa serbia, indica que el presidente, Aleksandar Vucic, y el titular de la administración de Kosovo, Hasim Thaci, se encontrarán ese día en la capital belga para proseguir el diálogo en la búsqueda de una solución de compromiso.

Agrega que, como en los contactos anteriores, ambos mandatarios dialogarán por intermedio de Federica Mogherini, alta representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad de la UE, con el objetivo de alcanzar avances concretos. También subraya que es prioridad de la UE el diálogo Belgrado- Pristina y la perspectiva paneuropea de toda la región de los Balcanes occidentales.

El encuentro político previo entre Vucic y Thaci se realizó en ese mismo formato el 18 de julio, en el cual se acordó intensificar los trabajos con la pretensión de encontrar un acuerdo comprehensivo y mantener la paz y la estabilidad en las relaciones de las partes.

Kosovo, una provincia de Serbia, fue escenario de confrontaciones sangrientas en la década de los 90 que sirvieron de pretexto para los bombardeos de la alianza atlántica (OTAN) en 1994 y el establecimiento de una administración provisional supervisada por la ONU, como parte de una negociación.

Pero sus autoridades internas proclamaron la independencia unilateral en febrero de 2008, reconocida por más de 110 países, pero que Serbia rechaza, y desde entonces se realizan consultas para buscar una salida al litigio.

Serbia no admite culpabilidad en los sucesos del proceso de desintegración de Yugoslavia

Por otro lado, el presidente de Serbia, Aleksandar Vucic, afirmó en Austria que no permitirá que se culpe a su país y sus ciudadanos de todo lo acontecido en el proceso de la desintegración de Yugoslavia.

Al hablar en el Foro Europeo de la ciudad austríaca de Alpbah, de acuerdo con las versiones publicadas aquí, también reclamó a la comunidad internacional que se deje a los serbios y albanokosovares resolver por sí solos el conflicto en torno a Kosovo y Metohija.

Sobre este tema, aseveró que si se llega a un acuerdo para esa provincia de Serbia que proclamó la independencia unilateral en 2008 sería de sustancial significación para todos los Balcanes y constituiría un avance sobre el cual no fue posible ni soñar durante largo tiempo. Dijo que decidió asistir a este foro para participar en el debate sobre el tema Nuevas perspectivas de ampliación de la Unión Europea (UE) porque está empeñado en trabajar por obtener lo mejor para su país.

Rechazó los puntos de vista de sus opositores políticos internos sobre el tema de Kosovo y dijo que sus propuestas conducen a la pérdida de todo en ese territorio y se fundamentan en el miedo a que una solución de compromiso signifique algún logro para Serbia y por primera vez en la historia no sea un país perdedor.

En cuanto a las tesis expresadas en la reunión por dos expertos de instituciones británicas sobre las culpas en las confrontaciones bélicas durante el desmembramiento de Yugoslavia, llamó de dejar a un lado lo que calificó de juego con las emociones promovidas durante más de 15 años. También aconsejó a Londres “no ocuparse más que nosotros de nuestro futuro”.

Al margen de su intervención, el mandatario insistió ante los reporteros serbios en la postura de algunos opositores políticos en su país, a quienes llamó a asumir las responsabilidades por las posturas que asumen en cuanto al tema de Kosovo.

Rechazó las declaraciones del ex mandatario serbio, Boris Tadic, quien lo calificó de falso patriota, y dijo que lucha por obtener para Serbia y los serbios mucho más de lo que tiene hoy, que es nada y acusó a quienes rechazan la demarcación territorial de ignorarlo todo, incluso de haber aceptado una en la cual el país perdió todo. Patriota es quien trae fábricas para Serbia, no quien las cierra, quien emplea a los ciudadanos, no quien los desocupa, quien no pone fronteras entre los serbios, exclamó.

En cuanto a las posiciones de la iglesia ortodoxa serbia sobre el tema de Kosovo, afirmó que es importante conocerlas, pero recordó que en el país están separados iglesia y Estado.

(Fuente: Prensa Latina)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *