Siria: los grupos mercenarios terroristas preparan un ataque químico en la zona de Idlib para acusar de nuevo al gobierno

Los “Cascos Blancos”, junto con grupos terroristas, en particular con el Frente Al-Nusra, pero también el llamado Ejército Libre Sirio, planean un ataque químico en la zona de Idlib, noroeste de Siria, ante la proximidad de la ofensiva del Ejército Árabe Sirio.

Los llamados “Cascos Blancos” continúan sus prácticas sospechosas en coordinación con los grupos terroristas, en particular el Frente Al-Nusra, para fabricar nuevo ataque con armas químicas en la provincia de Idleb, noroeste de Siria, reportó SANA. Según la agencia siria, la nueva provocación apunta a acusar al Ejército sirio, y por lo tanto, lanzar una nueva agresión militar con el fin de apoyar a los terroristas y elevar su moral.

Fuentes en la provincia de Idlib (noroeste de Siria) dijeron haber sido testigos de un aumento inusual de la actividad de los Cascos Blancos. Además, informes locales apuntan que los terroristas se preparan para llevar a cabo un ataque químico en el área entre la ciudad de Yisr Al-Shughur, en Idlib, y la provincia de Latakia, con el objetivo de acusar del incidente al Ejército sirio.

Los testimonios precisaron que los Cascos Blancos usaron ocho camionetas para transportar un cargamento de barriles desde la fábrica de Atmah, ubicada cerca de las fronteras turcas, a Yesser Shoughur.

Los informes agregan que miembros del Frente Al-Nusra han transportado varios cargamentos de sustancias químicas a los terroristas del “Partido Islámico del Turkestán”, en el marco de los preparativos para un nuevo ataque químico.

(Bidones con productos para fabricar armas químicas en un laboratorio capturado a los takfiríes en Alepo)

Los testigos, en declaraciones a la agencia rusa de noticias Sputnik, precisaron que los Cascos Blancos usaron ocho camionetas para transportar un cargamento de barriles desde la fábrica de Atma, ubicada cerca de las fronteras turcas, a Yisr Al-Shughur. Se sabe que la compañía tiene almacenada una gran cantidad de cloro.

Los Cascos Blancos afirman que llevan a cabo misiones de rescate de civiles, pero los Gobiernos de Siria y Rusia los acusan de lanzar una campaña de desinformación y de colaborar con los terroristas.

El Ministerio de Defensa ruso advierte que el llamado Ejército Libre Sirio (ELS) también prepara, con la ayuda de EE.UU., el ‘montaje’ de un ataque químico en Siria.

El informe agrega que miembros del Frente Al-Nusra (autoproclamado Frente Fath Al-Sham), en Idlib han transportado varios cargamentos de sustancias químicas a los terroristas del “Partido Islámico del Turkistán”, asociado a Al-Qaeda, en el marco de los preparativos para un nuevo ataque químico.

La fábrica de Atma guarda muchos barriles de cloro y otros productos químicos y varios técnicos extranjeros están trabajando allí bajo las instrucciones del Frente Al-Nusra.

El martes, EE.UU., Francia y el Reino Unido acusaron al Gobierno sirio de planear el uso de armas químicas en su inminente ofensiva antiterrorista en la provincia de Idlib. Damasco lo rechazó y advirtió de que los tres países occidentales pretenden lanzar “una nueva intervención en Siria” como la que llevaron a cabo el pasado 14 de abril.

El Gobierno de Damasco ha negado en reiteradas ocasiones haber usado armas químicas contra su pueblo y ha tachado estas acusaciones de “intento descarado de obstaculizar el avance del Ejército” frente a los grupos terroristas.

Grupos mercenarios takfiríes dicen preparan una contraofensiva en Idlib

Las formaciones mercenarias takfiríes preparan una ofensiva militar contra las tropas gubernamentales y rechazan el diálogo con las autoridades de Damasco, advirtió el jefe del Centro para la Reconciliación, general mayor Alexéi Tsigankov.

“Los cabecillas de las formaciones Frente al Nusra (proscrito en Rusia), Frente Nacional de Liberación y Frente para la Liberación de Siria anunciaron abiertamente los preparativos de una ofensiva contra las tropas gubernamentales y declararon su rechazo al diálogo para la solución política del conflicto”, dijo.

Además, afirmó que más de 500 partidarios del diálogo fueron detenidos por los radicales en las últimas dos semanas en la zona de distensión de Idlib. A los retenidos los llevan a un lugar desconocido y en la mayoría de los casos no hay información alguna sobre ellos, subrayó Tsigankov.

La provincia de Idlib fue ocupada en 2015 por agrupaciones armadas y los terroristas de al Nusra. Conforme a los acuerdos de reconciliación, a esa provincia se evacuaron los radicales que se niegan a entregarse a las fuerzas gubernamentales en Alepo, Homs y Guta Oriental, escenarios de operaciones antiterroristas.

(Fuentes: HispanTV / Al Mayadeen / Resumen Medio Oriente)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *