Afganistán: Líder talibán exige negociar directamente con EEUU el fin de la guerra. Confirma conversaciones preliminares

El líder de movimiento Talibán, Maulvi Haibatullah Akhunzadah (foto adjunta), afirmó ayer lunes que Afganistán no tendrá paz mientras continúe la ”ocupación extranjera” y demandó negociaciones directas con Estados Unidos para terminar una guerra que se prolonga ya a lo largo de 17 años.

En un mensaje publicado con motivo del al Eid al-Adha, la mayor festividad de los musulmanes, Akhunzadah reiteró el compromiso del grupo con los “objetivos islámicos”, la soberanía de Afganistán y el fin del conflicto. Estas declaraciones del cabecilla del grupo rebelde coinciden con el anuncio de la presidencia afgana sobre las conversaciones del mandatario, Ashraf Gani, para convocar un nuevo cese el fuego.

El Palacio Presidencial confirmó hoy una serie de negociaciones internas del ejecutivo para proponer una tregua con los talibanes con motivo del Eid Al Adha, en medio de una ofensiva de los insurgentes en el norte del país, según dijo un portavoz oficial a TOLONews. Antes, el Consejo de los Ulemas y el Alto Consejo para la Paz también instaron al gobierno y los rebeldes pactar un alto el fuego a largo plazo y poner fin a sus diferencias a través de conversaciones.

A principios de este mes, los talibanes informaron sobre el envío de una delegación a Uzbekistán para reunirse con altos funcionarios estadounidenses y otra reunión en Catar con un diplomático de la nación norteña en lo que llamaron “conversaciones preliminares”. Washington ni confirmó ni rechazó esos comunicados.

Además de exigir conversaciones directas con Estados Unidos y no con el gobierno afgano, los talibanes también demandan la retirada completa de todas las tropas norteamericanas y de la OTAN. Aunque la OTAN terminó oficialmente su misión de combate en Afganistán a fines de 2014, en ocasiones acuden repentinamente en ayuda de las fuerzas afganas.

En los últimos meses la insurgencia talibana incrementó sus agresiones a gran escala en diferentes localidades de Afganistán, un país que vive una situación de inestabilidad política, social y de seguridad agudizada desde la intervención hace 17 años de Estados Unidos y sus aliados.

Los insurgentes incrementaron sus asaltos y protagonizaron varias agresiones a gran escala en diferentes localidades de ese país asiático. El último ataque de gran envergadura, contra la ciudad de Ghazni a solo 120 kilómetros de Kabul, dejó más de 500 personas muertas. A pesar del repliegue de los insurgentes, en las afueras de la ciudad continúan los enfrentamientos y el ejército afgano todavía mantiene operaciones para despejar la zona.

Fuentes especializadas afirman que con la ofensiva a Ghazni se pone en peligro el posible cese al fuego que se negocia entre los talibanes y presidente del país, Ashraf Ghani, para que el Eid-al-Adha, una de las mayores festividades de los musulmanes, transcurra con tranquilidad.

El gobierno afgano espera respuesta de talibanes a la propuesta de tregua

Por su parte, el gobierno afgano espera una respuesta de los talibanes a la propuesta de alto el fuego que hizo la víspera el presidente, Ashraf Ghani, afirmó Haroon Chakhansuri, portavoz oficial. Si los talibanes aceptan la tregua, el Gobierno establecerá un centro de coordinación en Kabul, que operará las 24 horas del día para monitorear la implementación de la tregua, divulgó la cadena ToloNews.

El ejecutivo también informó que creará una comisión bajo la dirección del segundo vicepresidente, Mohammad Sarwar Danish, que administrará y supervisará el alto el fuego. No obstante, Chakhansuri advirtió que las operaciones militares contra los talibanes continuarán, a menos que el grupo anuncie un cese al fuego formal.

Varios países, como China y Pakistán, celebraron el posible armisticio, al igual que la misión de Naciones Unidas en Afganistán dio la bienvenida a la propuesta porque considera que un alto el fuego mejora las perspectivas de conversaciones de paz para una solución política.

Mientras tanto, Rusia espera que representantes del movimiento talibán participen en la reunión sobre Afganistán, que tendrá lugar el 4 de septiembre en Moscú, declaró el enviado especial del presidente ruso, Vladimir Putin, y director del Segundo Departamento de Asia del Ministerio de Exteriores, Zamir Kabulov. El diplomático señaló que en el encuentro se planea debatir la tregua entre los talibanes y las autoridades afganas con el objetivo de lograr un proceso de reconciliación nacional estable.

El presidente afgano pidió iniciar el alto el fuego a partir de ayer lunes, de cara a la fiesta musulmana de Eid al Adha, la cual comenzará hoy martes; sin embargo, los talibanes secuestraron ayer tres ómnibus con más de 100 pasajeros en la provincia de Kunduz, en el norte del país. Este alto el fuego de tres meses debería terminar el 19 de noviembre, siempre y cuando los talibanes lo respeten, señaló el mandatario en su cuenta oficial en Twitter.

La propuesta de Ghani es que el armisticio se prolongue hasta el cumpleaños del profeta Mahoma, a celebrarse en noviembre próximo. El presidente indicó que esta medida fue en respuesta a las peticiones de diferentes segmentos de la sociedad, cuando se aproxima el Eid al Adha, también llamada la Celebración del Sacrificio.

La respuesta talibán: Ataque con misiles durante discurso del presidente

Varios cohetes cayeron sobre Kabul (este de Afganistán) en la mañana de este martes, justo cuando el presidente Ashraf Ghani pronunciaba un discurso con motivo de la Celebración del Sacrificio (Eid al Adha), reportó el canal Tolo News.

El ataque ocurrió a las 09H00 hora local (04H30 GMT) y la información preliminar sugiere que fue dirigido contra el palacio presidencial y la llamada Zona Verde, donde se encuentran numerosas legaciones diplomáticas. “Hay grupos que continúan la violencia, pero no podrán frenar el desarrollo del pueblo afgano con el lanzamiento de cohetes”, sostuvo Ghani en respuesta al bombardeo.

Una fuente de seguridad afirmó que el ataque fue organizado por un grupo de insurgentes que lanzaron numerosos cohetes desde un camión que se encontraba cerca de la mezquita de Eidgah. Asimismo, se menciona que dos insurgentes fueron abatidos por las fuerzas de seguridad. Se estima que al menos 12 cohetes explotaron en el área, pero los vecinos dicen haber contado hasta 22 detonaciones.

Una media hora después se escucharon más disparos, probablemente de lanzacohetes de las fuerzas de seguridad. También fue avistado en la zona un helicóptero militar disparando contra el escondite de los insurgentes.

(Fuente: Prensa Latina)

Noticia relacionada:

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *