Huelva: Ecologistas denuncian la doble cara de la Junta con el riesgo del proyecto de almacenamiento de gas en Doñana

La organización Ecologistas en Acción ha lanzado un comunicado a la opinión pública, aprovechando la reciente visita de la canciller alemana Angela Merkel, ha situado la Reserva de la Biosfera en la agenda europea, para recordar su oposición frontal al almacén de gas que Gas Natural-Fenosa quieren seguir construyendo en este privilegiado enclave.

En su nota, Ecologistas subrayan que «estos días Doñana es nuestra mejor imagen del ocio en la naturaleza, un escenario privilegiado para recibir a las personas más importantes en la política europea, un entorno del que sentirnos orgullosos». Pero destacan que «en el subsuelo de ese escenario está proyectado y aprobado en parte un conjunto de proyectos de almacenamiento de gas que la amenazan de forma incomprensible». Y se preguntan «quién pone el riesgo aquello que muestra con orgullo».

Según Ecologistas, «el Gobierno de la Junta de Andalucía con su cara más ambiental reprochó al Gobierno del Estado presidido por Mariano Rajoy que revisara las autorizaciones de almacenamiento de gas en Doñana y su entorno. Incluso advirtiendo que iría a los tribunales si lo hacían. Sin embargo, con la otra cara había dado su consentimiento a uno de los proyectos de almacenamiento, la autorización ambiental integrada de Marismas Occidental (Marismas B-1) en Almonte».

Así, el escrito recuerda que Ecologistas en Acción pidió al Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía en setiembre de 2017 que se revisara la autorización ambiental integrada que había otorgado a una empresa de Gas Natural, que ahora para huir de su pasado se hace llamar con el eufemismo Naturgy. La razón de pedir de Ecologistas en Acción era bien sencilla pues se utilizaron los mismo argumentos que daba el Consejero de Medio Ambiente y Ordenación de Territorio para pedir al Gobierno del Estado su revisión: la fragmentación fraudulenta de los proyectos, la ausencia de evaluación de la sismicidad inducida, la autocomplacencia y minimización de los impactos de la promotora, etc».

Ecologistas advierte que ahora «el Gobierno de la Junta de Andalucía no quiere enfrentarse a su propia contradicción y en un desdoblamiento de personalidad ética y política, ha buscado estratagemas jurídicas de elusión. En primer lugar, como si acabara de aparecer en Andalucía la Junta le pide a Ecologistas en Acción que le acredite que existe legalmente. Pero ahí no acaba la sinrazón, ahora casi un año después, la Junta de Andalucía dice que el escrito de revisión tiene defectos formales y por tanto no se pronuncia sobre la revisión solicitada».

«La revisión solicitada por Ecologistas en Acción reúne todos los requisitos formales establecidos por la ley, utiliza los argumentos que esgrime el Consejero de Medio Ambiente ante el Gobierno central y además les aporta información científica rigurosa y fundamento jurídico firme. Este es el problema que la Junta de Andalucía no quiere entrar en el fondo del asunto, en su propia contradicción, no desea discutir algo con lo que está de acuerdo, al menos ante los medios de comunicación», dice el comunicado.

Según asegura el grupo conservacionista, «la inadmisión de la solicitud de revisión resuelta por el Consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio es un alarde de formalismo inútil, de excusas para eludir las posibles responsabilidades económicas de una revisión de la autorización ambiental unificada que otorgó en 2010. Precisamente en un orden jurídico donde impera el antiformalismo, se producen estas maniobras impropias de la buena fe administrativa».

Entre sus argumentos técnicos, Ecologistas insiste en que «el almacenamiento de gas en Doñana y su entorno promovido por Naturgy se fragmentó en distintos proyectos que tienen que ser autorizados por el Gobierno central (declaración de impacto ambiental, DIA, y autorización) y también por la Junta de Andalucía (autorización ambiental unificada, AAU): Proyecto conjunto zona Aznalcázar Marismas C-1(Sevilla), Proyecto conjunto zona Marismas Occidental (Marismas B-1) en Almonte, Proyecto conjunto zona Marismas Oriental (Marismas B-1 y Marismas C-1), Proyecto Saladillo, Almonte,  [Huelva, Parque Nacional de Doñana]».

Y subraya una de las claves de la cuestión: «El proyecto de Marismas Oriental ha sido denegado por la Junta de Andalucía (Resolución de 13 de enero de 2016), pero con anterioridad había autorizado el de Marismas Occidental que es el que Ecologistas en Acción pide que se revise por ser nulo de pleno derecho ya que no se tuvieron en cuenta problemas ambientales y de seguridad esenciales como los impactos acumulados y las sismicidad que puede producir dicho almacenamiento».

(Fuente: Diario de Huelva)

WWF vuelve a denunciar el riesgo del proyecto gasístico para Doñana

El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) ha denunciado el riesgo que supone para Doñana el proyecto de almacén de Gas y recuerdan, tras el encuentro del presidente Pedro Sánchez con la Canciller alemana, Angela Merkel, que se trata de un espacio europeo de la Red Natura 2000.

Juanjo Carmona, portavoz de WWF en el Parque Nacional ha explicado que, además, habría que cuantificar el impacto de este tipo de infraestructuras en materia de cambio climático, sin olvidar el riesgo sísmico.

“Los gasoductos e infraestructuras de gas natural ocupan la comarca completa”, asegura, y añade que “hay que incluir en el cómputo general las prospecciones, los kilómetros de gasoducto, la extensión de los pozos y demás instalaciones”.

El proyecto Aznalcázar “tiene aproximadamente 16 kilómetros de gasoducto, el de Saladillo otros 20 kilómetros, pero aquí hay que abrir sondeos nuevos, el de Marismas, otros 25 kilómetros”, explica el portavoz de WWF.

La normativa medioambiental actual “no recoge la obligación de hacer una valoración sobre el impacto de las emisiones de efecto invernadero que generará esta infraestructura gasística”, sostiene Carmona, “porque todas las explotaciones de este tipo generan emisiones”, añade. Pero “va más allá del estudio de impacto medioambiental” porque este es un proyecto que “se plantean a largo plazo”, por lo que se puede hablar de un impacto “brutal”, asevera.

Doñana es un lugar donde “el hombre ha coexistido con la Naturaleza siempre”, así lo recogen los archivo de la casa de Medina Sidonia, asegura, y añade “además con muchísimos tipos de actividad, pero no con la intensidad que está ocurriendo en los últimos años”.

“Ha habido aprovechamientos de las salinas, de ganado, de madera, de caza o de pesca de almadraba de atún en las playas de Matalascañas”, es decir, “el hombre siempre ha tenido una intervención en Doñana, pero no con la intensidad actual”.

Aunque no cree que estas cuestiones estén en la mesa de conversaciones entre Merkel y Sánchez, considera que es probable que la canciller alemana se interesará por la situación del parque de Doñana y de temas como la generación de energía.

((Fuente: Huelva Hoy)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *