10 de Agosto: Dos actos, un solo homenaje a Infante. Del vergonzoso acto “oficial” a la dignidad del soberanista. Vídeo del soberanista

Un año más, el pasado 10 de agosto se realizaron dos actos de homenaje a Blas Infante en el aniversario de su asesinato. Uno, el organizado por la Fundación Blas Infante, protagonizado por los partidos españolistas y reformistas del régimen, herederos de aquellos contra los que lucho a lo largo de su vida política el padre de la patria andaluza. El otro por los diversos colectivos soberanistas, herederos y continuadores de su lucha por una Andalucía libre.

Por la mañana, en el kilómetro 4 de la antigua Carretera de Carmona, junto al lugar donde se encuentra el monumento que recuerda el lugar de su asesinato, la fundación hizo de nuevo de comparsa del régimen proporcionando al españolismo un altavoz para seguir desvirtuando su obra y su pensamiento.

Pero este año han dado un paso más allá. Los partidos españolistas han tenido la desvergüenza de adjudicárselo. En este sentido, el dirigente del PSOE en Andalucía, Antonio Pradas, llegó a manifestar que la Junta y su partido han aplicado “los ideales de Infante de solidaridad y justicia” en los ocho años de crisis en los que ha hecho frente “a los recortes del gobierno” del PP.

En cuanto al PP en Andalucía, su secretaria general, Loles López, no se quedó atrás, respondiéndole que eran ellos los que asumían  “los valores defendidos por Blas Infante”, que “quería una Andalucía líder construida desde la potencialidad y talento” y que “ayude a fortalecer España”, pero ha lamentado que tras casi cuarenta años en el gobierno el PSOE “no ha cumplido esas expectativas”.

Pero el que llegó al colmo de la desvergüenza fue el representante de Ciudadanos, su portavoz en el Ayuntamiento de Sevilla, Javier Millán, que llegó a identificar a Blas Infante con su partido dado que, según él, ambos defendían “la identidad andaluza en el seno de la unidad de España”.

El que tras estos auténticos insultos a Blas Infante, sus ideas, su acción política y su figura, ninguno de los supuestos “andalucistas” allí presentes lo denunciasen públicamente y permaneciesen en el acto como palmeros de los herederos ideológicos de aquellos que lo asesinaron, muestra el triste papel de la fundación y el “andalucismo” regionalista. Vergüenza ajena producen.

En cuanto a los aspirantes a sustituir al PSOE como la izquierda del régimen, tanto Teresa Rodríguez (Podemos) como Antonio Maíllo (IU) centraron sus discursos en el nuevo monotema escogido para aparentar radicalidad,  y utilizado en esta ocasión para desviar la atención del propio Infante y difuminarlo como una mera víctima más del fascismo: Queipo de Llano.

Rodríguez denunció que el “padre de la patria andaluza está en una fosa común mientras se le reconocen todos los honores a su asesino y al de decenas de miles de personas como fue Queipo de LLano”, por su parte Maíllo habló de que el asesinato de Blas Infante es el “símbolo de las personas que están en las cunetas” y ha señalado qué andaluces ilustres como Blas Infante y Federico García Lorca “estén en las cunetas y un genocida como Gonzalo Queipo de Llano esté enterrado en la Basílica de la Macarena”.

Horas después, al atardecer, los colectivo soberanistas realizaron un acto en la plaza donde se encontraba el antiguo Teatro-Cine Jaúregui (las dos fotos adjuntas pertenecen al mismo), lugar en el que sería encarcelado Blas Infante junto a centenares de otros presos políticos, y desde donde sería sacado por los fascistas en la madrugada del 10 al 11 de agosto de 1936 para “darle el paseíllo”, asesinándolo cobardemente en la cuneta de una carretera.

Un acto que mostraba como las ideas y proyectos de Infante continuaban activos y avanzando. De ahí que los soberanistas lo realizasen en el último lugar donde aún permanecía vivo, como símbolo de que no se homenajea a un muerto al que se le depositan flores, sino a un Infante vivo en todos aquellos que continúan en la briega por “una Andalucía soberana constituida en democracia republicana”, como él mismo resumió la meta.

Allí no hubo desvergüenza sino dignidad. No hubo insultos al padre de la patria, sino reconocimiento y compromiso de continuidad con su obra política liberadora. En este sentido, Miguel Cano, portavoz del Sindicato Unitario de Andalucía (SU) se reafirmó en “el poner en marcha, el continuar con el pensamiento y las acciones de Blas Infante, que no fueron más que la síntesis revolucionaria de todas las aspiraciones y luchas que a través de los siglos ha emprendido nuestro pueblo por su liberación”.

Cano declaró que “el Sindicato Unitario de Andalucía puede manifestar aquí, en este acto y no en otro, su admiración por Infante, entre otros muchos motivos por su crítica al contrarevolucionario gobierno provisional republicano-socialista que se mantuvo fiel a los grandes propietarios combatiendo a anarquistas y comunistas. A Blas Infante los asesinaron los fascistas, sí, pero le condujeron a la muerte las acciones reaccionarias del gobierno republicano que, lejos de convertirse en el brazo ejecutor de las acciones de los pueblos y la clase obrera, mantuvieron vivas las esperanzas reaccionarias de las clases dominantes”

Por su parte, Carlos Ríos, Coordinador Nacional de Nación Andaluza proclamo que “ante todo Blas Infante fue una persona de hacer. Fue un intelectual, fue una persona que escribió, pero ante todo fue un militante. Fue un militante político, un revolucionario, que hizo todo lo que pudo por cambiar la realidad de su tiempo. Y por eso lo asesinó la oligarquía”

Riós añadió que “este acto supone una cosa muy clara, las organizaciones que estamos aquí participando tenemos una pretensión que es la lucha directa contra la oligarquía. Sabemos que ni los caminos intermedios, ni las reformas, ni los atajos, servirán para liberar a la clase trabajadora andaluza. Y puede que hoy seamos pocos, probablemente el año que viene seremos muchos más, pero ante todo, en este momento lo que importa, en este momento lo que realmente es clave es la claridad política y la determinación. Y hoy, con este acto, las organizaciones que estamos aquí, estamos mostrando esa claridad política y esa determinación para conseguir una Andalucía libre. Pero no una Andalucía libre para envolverse en una bandera un 4 de diciembre o un 10 de agosto, y seguir haciendo el paripé, y seguir luchando por las poltronas, y seguir mintiéndole al pueblo andaluz”.

El día 10 hubo dos actos en torno al padre de la patria andaluza, pero un solo homenaje a su obra y su figura, el realizado por los colectivos soberanistas. El otro, un año más, solo fue un bochornoso acto a mayor gloria del régimen y sus voceros. Otro acto para mantener la visión interesadamente deformada de Infante, sus ideas y las metas políticas por las que lucho y entregó su vida.

Os ofrecemos, a continuación, el vídeo con el acto íntegro de los colectivos soberanistas:

Paco Campos para La Otra Andalucía

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *