La Audiencia Provincial de Málaga absuelve a José Cosín y Rafael Dobla (vídeo)

Ya hay sentencia y entiende que los condenados por agresiones carecían de “ánimo laedendi”, es decir, “de dañar y de lesionar” a los policías que sufrieron “erosión con inflamación” en el antebrazo izquierdo. El abogado José Cosín (en la foto adjunta en el momento de ser detenido) y el activista Rafael “Fali” Doblas han quedado absueltos.

Así lo ha sentenciado la Audiencia Provincial. El juzgado que ya falló sobre el caso les impuso una multa de 300 euros y una responsabilidad civil de 1.200. Si no pagaban tendrían que afrontar una pena de quince días de cárcel. Se les señala por haber presuntamente agredido a un policía nacional cuando el 15 de mayo de 2013 Cosín y Doblas encabezaban una manifestación en La Palmilla.

La protesta avanzó hasta la sede de los Servicios Sociales municipales en el barrio. Los acusados amagaron con encerrarse en la misma con unas cadenas. Por el forcejeo, la policía y la Subdelegación de Gobierno mantuvieron que unos agentes fueron agredidos. Las imágenes que tomó la revista El Observador y que hoy vuelve a rescatar, probaban lo contrario, y han sido determinantes.

Un Juzgado de lo Penal malagueño sentenció a finales de junio de 2015 que Cosín y Doblas se manifestaron por la barriada de La Palma-Palmilla hasta el Centro de Servicios Sociales municipal y que allí los acusados pretendieron ocuparlo ilegalmente, portando el primero una cadena y un candado. La pena de 300 euros de multa o 15 días de cárcel si no pagaban se falló como consecuencia de una agresión a dos policías nacionales. Ambos sufrieron erosiones e inflamaciones en sus brazos izquierdos, y el primero necesitó cuatro días para sanar y el segundo seis.

Ahora la sentencia de la Audiencia Provincial fechada a día 13 de este mismo mes estima lo contrario. “En relación a la valoración de las circunstancias en las que se produce ese menoscabo físico, médicamente acreditado de forma objetiva, por perito imparcial, neutral e independiente de las partes procesales, la Sala ha visionado tanto la grabación del acto del Juicio Oral, como la documental aportada, en concreto el CD con fotogramas del momento de acontecer de los hechos, y de ello se desprende, analizándolo en conjunto y concatenadamente, que se producía una protesta social, en la cual no se dañaron derechos ajenos, ni se produjeron ataques a bienes jurídicos, y durante de esa actuación en ejercicio de una amplia libertad de expresión y reivindicación social”.

palmilla

Los hechos

A principios de 2014 comenzó el juicio oral por unos hechos que sucedieron el 15 de mayo de 2013. El contexto: una manifestación frente a la sede de los Servicios Sociales del Ayuntamiento de Málaga. Los manifestantes: el abogado José Cosín, el activista Rafael Doblas y una veintena de vecinos del distrito de Palma-Palmilla. El motivo de la protesta: la guerra del agua que se desencadenó a principios de 2013 a cuenta de los cortes de suministros y de la asunción de deudas que EMASA obligó a firmar, a través de una subcontrata, a varios vecinos del barrio, algunos de ellos analfabetos o discapacitados. Tras asumir esas deudas muchos vecinos comenzaron a ser condenados por sus enganches ilegales cuando se trataban de unidades familiares desfavorecidas.

Allí, Cosín y Doblas fueron detenidos acusados de una agresión a los agentes de la autoridad. Según los propios acusados, la versión del Ministerio Fiscal se atiene a la de la Subdelegación de Gobierno, y explica que Doblas agredió a los agentes con unas cadenas que iba a utilizar el activista para encerrarse en la sede de Servicios Sociales del Ayuntamiento.

La secuencia fotográfica de la revista, publicada la misma tarde en la que se sucedieron los hechos como última hora, demuestra que tal agresión no se produce. También ha sido indispensable el trabajo del abogado de Cosín, del turno de oficio. Él es el recurrente, y Cosín afirma que su diligencia ha sido “fundamental” para la absolución de los condenados, motivo por lo que “agradece enormemente” su esfuerzo y profesionalidad.

La Fiscalía llegó a exigir quince meses de prisión para cada uno de los acusados. Finalmente la condena resultó ser una multa de 300 euros y otros 1.200 euros de responsabilidad civil, que si no se pagaba subsidiariamente desembocaría en una pena de quince días de cárcel.

Os volvemos a ofrecer un vídeo que recoge la actuación reivindicativa que en 2013 dio lugar a la detención de ambos:

(Fuente: revista El Observador)

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *