Termina en La Habana el nuevo ciclo de conversaciones entre el gobierno colombiano y el ELN sin lograr alcanzarse un acuerdo final (vídeos)

Ha terminado en La Habana (Cuba)  el nuevo ciclo de conversaciones entre el gobierno colombiano y el ELN sin lograr alcanzarse un acuerdo final. A medio camino las espinosas negociaciones entre el Gobierno colombiano y el insurgente ELN quedan ahora en manos del próximo ocupante de la Casa de Nariño quien asumirá su mandato el 7 de agosto.´

Iniciadas el pasado año en Quito, Ecuador, dichas pláticas con el Ejército de Liberación Nacional (ELN) buscan conseguir un acuerdo de paz similar al firmado en 2016 con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP), otrora mayor guerrilla del país.

Pese a tropiezos iniciales para instalar la mesa de conversaciones y divergencias entre ambas partes, tal proceso llegó hasta su sexto ciclo de debates, el cual finalizó la víspera en esta capital sin el esperado pacto de cese el fuego bilateral necesario para rodear las pláticas de un clima de distensión y confianza.

De por sí complejos, la reanudación de los diálogos dependerá de la voluntad del presidente electo Iván Duque, representante del partido Centro Democrático liderado por el exgobernante Álvaro Uribe y reconocido detractor de las negociaciones con ambas agrupaciones (FARC-EP y ELN).

La administración de Juan Manuel Santos, impulsor de estas reuniones, va de salida y viene otra que no es tan afecta a estos procesos de paz, entonces se produce un choque y la mesa queda en el medio, explicó a Prensa Latina Pablo Beltrán, jefe de los negociadores del último grupo, menos numeroso que el anterior pero activo hace más de medio siglo.

Estamos tratando de que haya un puente que saque los encuentros adelante y que le permita a Duque nombrar una nueva delegación y retomar la agenda sin grandes traumatismos, dijo.

El vocero de dicho movimiento rebelde aseguró que pese a mirar con recelo los incumplimientos gubernamentales en la implementación del llamado acuerdo definitivo con las FARC-EP, el ELN conserva su disposición y esperanza en la salida política a la confrontación bélica.

La implementación de lo concertado ha sido pésima -subrayó-, en días previos hubo una declaración de Iván Márquez donde decía que todo ha sido una gran traición, nosotros miramos con muchísima preocupación esto porque concluimos que si algo así ocurre con ellos también puede suceder con nosotros.

Estamos bastante preocupados pues el propósito de una negociación de ese tipo es que la guerrilla deje de serlo y se convierta en movimiento político, pero si las FARC-EP abandonan las armas y su suerte posterior está en riesgo quiere decir que queda en entredicho el proceso de paz, comentó.

Algunos dicen -añadió- que el Estado es paquidérmico, que las élites no le cumplen a nadie, eso es cierto, pero nos parece que también hay una intención de fallar para desanimar a la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (partido surgido tras la desmovilización de las FARC-EP).

Uno de los temas más controversiales en las citas Gobierno-ELN fue la instauración de un nuevo cese el fuego bilateral pues esos antiguos combatientes lo conciben como un instrumento de mayor amplitud capaz de cobijar a líderes sociales, defensores de derechos humanos y otros actores víctimas de lo que consideran un genocidio.

En Colombia hay dos fenómenos bélicos: el enfrentamiento Estado-guerrilla que es el que se trata de resolver con estos diálogos, pero hay otro muy grave y es que actores estatales y paraestatales atacan a quienes que se les oponen, todo el que le lleve la contraria es amenazado y eliminado, alertó Beltrán.

Frente al incremento de tales crímenes, los atrasos en la ejecución del acuerdo con las FARC-EP y la incertidumbre que ronda las pláticas con el ELN el líder insurgente considera que el escenario futuro será de una ardua lucha política.

No obstante hay una gran ventaja, en las recientes elecciones presidenciales ocho millones y medio de colombianos votaron diciendo sí a la paz, y a la paz con cambios, ese fue el resultado que obtuvo Gustavo Petro -exalcalde de Bogotá y promotor del programa Colombia Humana-, ellos desde el centro o la izquierda, no dejarán que hagan trizas lo logrado, opinó.

En entrevista concedida a Prensa Latina Beltrán exhortó a los miembros de las FARC a mantenerse unidos y a batallar sin desánimo para convertirse en una fuerza importante dentro de la legalidad; y a los integrantes del ELN a perseverar en el camino iniciado para superar la larga confrontación bélica.

Ratifica el ELN su disposición a continuar los diálogos por la paz

Dirigentes del Ejército de Liberación Nacional(ELN)ratificaron hoy su disposición plena a continuar el proceso de paz y el trabajo por la apertura de un séptimo ciclo de conversaciones con el nuevo gobierno de Colombia.

En conferencia de prensa en La Habana, el jefe de la delegación del ELN en las negociaciones de paz que acoge Cuba, Pablo Beltrán, afirmó que la continuidad de los encuentros representa el clamor de la mayoría en la nación colombiana, donde el 7 de agosto finalizará como presidente Juan Manuel Santos, con quien se inició este proceso.

Ante la cercana asunción de Iván Duque, al frente de la Casa Nariño, Beltrán insistió en la importancia de los diálogos para lograr la paz completa en Colombia y manifestó que espera una respuesta positiva del nuevo Ejecutivo en ese sentido.

Por otra parte, Aureliano Carbonell, jefe del equipo de trabajo de participación ciudadana en la construcción de la paz, señaló que en el sexto ciclo de conversaciones en La Habana, finalizado la víspera, se alcanzó un acuerdo para organizar la inclusión de la sociedad en el debate, lo que significó una reivindicación a una exigencia popular.

Explicó que tendría un componente territorial y otro temático, sectorial y poblacional para recoger criterios procedentes de los sectores minero, energético y ambiental; de las mujeres, los empresarios, los campesinos, y los grupos étnicos como los indígenas y los afrocolombianos.

Este proceso pretenderá una síntesis nacional con las ideas del pueblo sobre los temas básicos de la agenda en lo referido a democracia y las transformaciones para la paz y el tratamiento a las víctimas, añadió.

Reinaldo Téllez, encargado del equipo de asuntos humanitarios y cese del fuego, afirmó que se logró avanzar sustancialmente en las bases para lograr un nuevo alto de las acciones bélicas, que tendría en cuenta como marco de referencia el primero aprobado el 4 de septiembre de 2017, que estuvo en vigor 101 días, entre octubre y enero de este año .

Defendió que, por la situación compleja de su país, un cese del fuego debe tener otros alivios humanitarios para el pueblo, dado al aumento del asesinato de líderes tras el acuerdo de paz entre el gobierno de Juan Manuel Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo.

Dijo que el ELN y el gobierno avanzaron en protocolos para la verificación en el orden nacional, regional y local del cumplimiento de los acuerdos y de prevenir, informar y calificar incidentes. Agradeció el acompañamiento en la mesa de diálogos de la comunidad internacional con representantes de Cuba, Venezuela, Brasil, Chile y Noruega como garantes de las conversaciones.

Ambas partes acordaron un convenio para un fondo de financiación de estas reuniones y para ello se formó un grupo de apoyo y cooperación, integrado por Alemania, Suiza, Suecia, Italia e Irlanda, enfatizó. “Eso da solidez y da reconocimiento de que para Colombia es el camino una solución política al conflicto armado y pueda proporcionar una paz completa, total (…)”, sentenció.

(Fuente: Prensa Latina)

El comandante del ELN Aureliano Carbonell achaca a las oligarquías la falta de paz en Colombia

El pueblo de Colombia desea vivir en paz y también quiere transformaciones en la sociedad, dijo en exclusiva a Sputnik el comandante guerrillero Aureliano Carbonell, miembro de la Dirección Nacional de la guerrilla Ejército de Liberación Nacional (ELN).

“Esas son las dos banderas principales de muchos sectores de la sociedad colombiana, pero las oligarquías establecidas se aferran a mantener sus privilegios y ahí es donde está la dificultad principal en estos momentos”, comentó el también integrante de la delegación negociadora de la guerrilla en la Mesa de Diálogos de Paz con el Gobierno de Colombia, que sesionó en La Habana.

Carbonell insistió que desde hace dos años el ELN ratificó su decisión de trabajar por una solución política al conflicto armado que sufre la nación sudamericana hace más de 50 años, y “en ese sentido hemos venido trabajando”, aseguró.

En 2016, el ELN, en armas desde mediados de los años 60, inició conversaciones con autoridades del Gobierno, siguiendo la ruta iniciada por la guerrilla de las ahora disueltas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que alcanzaron un histórico acuerdo de paz.

Desde mayo pasado, los representantes del ELN se encuentran en La Habana para el VI Ciclo de la Mesa de Diálogos, que concluyó el 1 de agosto sin lograr concretar acuerdos. Ahora, comentó Carbonell, habrá que esperar la disposición del nuevo Gobierno colombiano, que encabezará el presidente Iván Duque a partir del próximo 7 de agosto, para mantener los diálogos.

“La decisión de continuar buscando esa salida se mantiene; entendemos que es difícil, pero persistimos en eso, no debe haber dudas, y por eso decimos que estamos y nos quedamos aquí en La Habana, esperando una continuidad del proceso”, añadió.

El comandante guerrillero explicó que el proceso que se ha venido construyendo ha sido bilateral.”En lo que estamos insistiendo ahora es que dialoguemos, y hablando buscaremos salidas; eso es lo importante”, afirmó.

“Tenemos confianza —subrayó—, hay una presión importante de la comunidad internacional para que el proceso continúe, en general para que los procesos de paz continúen, pero también es cada vez más amplia la presión de muchos sectores de la sociedad colombiana”.

“Dentro del país se mantiene la presión para mantener la continuidad de los diálogos, y el sector que ha sido muy reacio a los procesos de paz estará muy presionado por esas realidades, incluso por la comunidad internacional”, agregó.

El guerrillero insistió en que lo importante ahora es que ambas partes hablen, ya que es la única manera para encontrar salidas. “Lo mejor será continuar en el camino de la paz, porque continuar el conflicto y toda esta situación de violencia en Colombia, no es la mejor salida”, afirmó.

(Fuente Sputnik – Mundo)

Vídeos:

 

 

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *