Informe del Centro Andaluz del Pueblo “Javier Verdejo” sobre la idoneidad del cambio de bandera provincial

Anunciada la propuesta del Partido Popular de llevar a la próxima sesión plenaria de la Diputación, una moción para el cambio de la bandera de la provincia de Almería, el Centro Andaluz Javier Verdejo, como entidad cultural de Almería, tiene el interés de hacerle llegar el siguiente documento para que su voto sea informado.

Antes de entrar en detalles, nos gustaría proponerle una primera reflexión, y no es otra que la de si se justifica que en los momentos actuales se acometa este debate. ¿De verdad que la ciudadanía de la provincia tienen este asunto entre sus prioridades? ¿qué se pretende ocultar sacando a la palestra este tema?

Hay otra pregunta no menos relevante y vinculada con las anteriores ¿quién hay detrás de este cambio de bandera?

Pues si empezamos por aquí, basta apuntar que la propia memoria justificativa presentada por el PP, recoge que el “texto planteado como justificación para el diseño de la bandera de la Diputación de Almería surgido desde el estudio presentado en el registro de la Diputación provincial por Nicolau Guillem Medina en Marzo de 2014, desde la Asociación Acción por Almería”.

¿Y quién es Acción por Almería? Pues una organización cuyo objetivo es separar Almería de Andalucía. Este es un paso más en su estrategia nada oculta, y que está contando con el apoyo institucional del Partido Popular en el Ayuntamiento de Almería, con quien mantienen una constante colaboración, así como con algunos medios de comunicación.

Por tanto, no debemos perder de vista quién propuso el cambio, cuáles son sus objetivos, y a quién está vinculado (su actual presidente ha sido miembro destacado del PP). Y especialmente preocupantes es que este pueda ser el considerado el primer paso hacia ese enfrentamiento que nosotros no queremos.

¿Es riguroso el informe que presenta el Partido Popular?

Pues no, incluso ateniéndonos a la propia memoria justificativa, es obvio que existe una manipulación constante para concluir en que esa, y no otra, es la bandera de Almería “desde siempre”.

Para comenzar la confusión, el “Informe perito” dedica su primera página a mostrar una bandera y un escudo aprobados por la Consejería de Gobernación de la Junta de Andalucía, y que coincide con la propuesta, como queriendo darle carta de naturaleza. Lo que no dice es que esa aprobación es para enseña de la capital, y que por tanto nada tiene que ver en ello la provincia ni la Diputación.

No es cierto, como dice la historiadora, que “el único símbolo oficial de nuestra provincia es el escudo de la Diputación que representa al escudo de la capital orlado por 9 cuarteles con los municipios “representativos de la provincia”.

Respecto a la bandera actual dice que “realmente nunca ha tenido una oficializa#ción, por lo que su difusión es mínima, no teniendo representatividad alguna. Sin embargo en la sociedad española de vexilología se recoge esta bandera como la oficial de la provincia.” O sea, como lo que se quiere es cambiarla, pues se dice que nunca ha sido oficial –¿entonces era un trapo lo que se izaba tan solemnemente cada Día de la Provincia?- y al tiempo que se considera la oficial. Y todo en un mismo párrafo.

Hay que recordar que la provincia de Almería se constituye como tal, por Real Decreto de 21 de octubre de 1833, por lo que difícilmente se puede considerar que existe una bandera de la provincia de Almería antes de esa fecha.

Es a partir de ese momento cuando las distintas provincias, que además adoptaron como nombre el de sus capitales, se dotaran de símbolos propios, y se da la circunstancia de que mientras en otras se acudió a elementos que podrían considerarse tradicionales, en otras, al no existir tales, se crean nuevos. Ese es el caso de la provincia de Almería, donde al no existir unos símbolos consolidados como provinciales, han de crearse de nuevas y ciertamente era un asunto de tan poco interés para la ciudadanía que aunque el 15 de noviembre de 1835 fue creada la Diputación, no es hasta el 4 de enero de 1952, cuando mediante Decreto de su presidente impulsa la creación de su propio escudo heráldico, y no fue aprobado hasta el 29 de julio de 1925.

Otro detalle no menor, es que tanto el escudo como la bandera se adoptaron siguiendo la normativa de la Academia de la Historia, a la que ahora se quiere enmendar.

Y pretende enmendar a la Academia con el argumento de que “su” bandera está “en uno de los más importantes centros comerciales provinciales fuera de la capital”, algo tanto calado que reconocemos que tiene un peso excepcional. Tanto como que son los colores del equipo de fútbol, curiosamente los mismos colores que el Granada CF, el Athletico de Madrid, el Athletic de Bilbao… todos ellos igualmente muy almerienses… según el sesudo análisis historiográfico.

¿De dónde viene la bandera propuesta?

Como hemos señalado, por mucho que el texto se afane en considerar que la bandera propuesta es el símbolo más antiguo de la provincia de Almería, y caiga en la contradicción de datarla como tal siglos antes de la propia existencia administrativa –incluso histórica-, lo cierto es que nunca la ha representado.

Acudamos a la propia memoria justificativa. En ella la historiadora dice que “existe un símbolo provincial más antiguo, el que hace referencia a Almería como pro#vincia marítima”. Detalla que “Por la Real Orden de 30 de julio de 1845 se crean las provincias marítimas de España, entre las que se encuentra la Provincia Marítima de Almería” y que es descrita como “una bandera blanca con una cruz roja cuyo ancho será la quinta parte de la bandera”.

De nuevo se observa la manipulación histórica y de escaso rigor. La provincia marítima de Almería (Real Orden de 30 de julio de 1845, publicada el 4 de agosto por la Dirección General de la Armada) no es la provincia de Almería, ya que sólo comprende su franja costera, “desde el meridiano de Playa de la Juana, de Longitud 003º 07’.1W, hasta la línea que parte con rumbo 135º de Playa de los Tarais (Latitud 37º 22’.3 N y Longitud 001º 38’.7 W), incluyendo la Isla de Alborán y sus aguas”.

De hecho, la memoria justificativa expone varias imágenes de mapas antiguos con esta bandera, y se utiliza para justificar que ha sido considerada de toda la provincia. De nuevo la manipulación más burda, ya que a poco que se mire, se ve claramente que las banderas están en el mar, marcando ser provincia, pero marítima.

¿La bandera de San Jorge?

Insiste el texto de la memoria justificativa en referirse a la bandera propuesta como “bandera de San Jorge”, que es un intento de ocultar la realidad, y es que se trata de la bandera de Génova.

Llama la atención que la autora del estudio, tan afanada en buscar elementos antiguos de la historia de Almería, hable de la taifa de 1014 pero eluda mencionar cuál era su bandera, y por qué ha de considerarse con más derecho a ser enseña de la provincia la de quienes conquistaron la capital en 1147, y no la que había antes.

Rescatamos a continuación parte de un artículo del periodista Rafael M. Martos en el que recuerda como fue aquella conquista:

“Ese ese año fatídico Mariyyat Bayyana era una próspera república, después de Córdoba, la ciudad más influyente de la península ibérica, y una de las más ricas de todo el orbe islámico, que en realidad era tanto como decir de Europa y África.

Todo Al Andalus tenía confiada su defensa por mar al almirante de la flota, que residía en Almería, y tenía a su disposición unas 300 naves que fondeaban en su puerto, el más importante del califato, no sólo por su capacidad militar, sino también por ser un enclave estratégico para el comercio mediterráneo.

Aquel esplendor en el que convivían musulmanes y cristianos, como lo demuestra por ejemplo la existencia del Camino Mozárabe a Santiago, o que la propia Iglesia Católica mantuviera obispos durante todos esos años, se acabó con la ocupación extranjera de los genoveses. Eso puede leerse en “Las grandes etapas históricas de la diócesis de Almería” editado por el Instituto de Estudios Almerienses y de autoría de la propia Iglesia Católica.

Por tanto, si en Almería había cristianos, si había católicos, si eso duró ocho siglos, no parece que hubiera muchos conflictos con los musulmanes o los judíos; no parece que hubiera exterminio de nadie, ni tampoco que se les prohibiera su religión o sus costumbres… al menos eso se deduce de la propia versión que ofrece la Diócesis.

Los genoveses “organizaron una primera expedición contra Almería en el año 1146. Iba al frente, al mando de una flota de 25 navíos, el cónsul Caffaro. Después de tomar Mallorca atacaron Almería. Desembarcaron en el puerto y se fortificaron. Mantuvieron el asedio 22 días. Negociaron los almerienses una tregua a cambio de 113.000 maravedís de los que sólo recibieron 25.000. No recibieron más, y temiendo el invierno que se acercaba, incendiaron las huertas y se volvieron a Génova” se escribe en esta particular crónica. (…)

“Ya el año anterior a la reconquista de Almería, el 1146, estando en el asedio de Córdoba, recibió el monarca leonés legados genoveses y pisanos que le propusieron una acción conjunta contra la plaza de Almería” se puede leer más adelante, después de reflejar que insistentemente los genoveses estaban dispuestos a ir contra este territorio como fuera y con quien fuera ¿y eso?

La intolerancia religiosa y el racismo parecen ser para algunos bases más nobles de lucha que la cuestión económica, pero lo cierto es que lo que movía a los genoveses era la potencia del Portus Magnus almeriense, centro comercial del Mediterráneo… hasta que lograron acabar con él.

Más adelante dice que “Entre tanto, la gran escuadra de los genoveses navegaba hacia el Portus Magnus. La componían 63 galeras, más 163 naves. Tardaron en la travesía cinco meses. Al llegar al Cabo de Gata, el cónsul Baldoinus que dirigía la expedición se adelantó con 15 galeras y montó la guardia. Levantaron fortificaciones y si nos atenemos a la narración de Caffaro, tuvieron durísimas escaramuzas mientras llegaba el Emperador, en las que debieron morir miles, dice, de los musulmanes”. ¿De musulmanes? ¿no querrá decir de almerienses? No olvidemos que según la propia Diócesis, aquí había hasta obispo, y había camino mozárabe a Santiago, y había iglesias. Los almerienses se defendían de atacantes extranjeros, sería más sensato decir de un modo objetivo.

Por si el protagonismo de los intereses de Génova no queda claro, se indica que “Aterrados los de Almería, intentan una tregua para llegar a pactar con el Rey. Los genoveses llevan con valentía este asunto y estuvieron dispuestos a la conquista antes que consiguieran pactar”. Otra vez igual, el afán de destruir este territorio es de los genoveses mucho más que de que cualesquiera otros.

Después de la batalla “Según el arzobispo don Rodrigo, el rico botín del saco de la ciudad fue entregado por el Emperador a los genoveses; pero ellos, de todo el despojo, se contentaron solamente con el plato de esmeralda, del tamaño de una escudilla, de grandísimo valor y que aquella señoría tuvo siempre en gran estima y veneración”… pues claro, si habían logrado lo que querían, destruir el Portus Magnus para poder capitalizar el tráfico marítimo ellos.”

Creemos que ahí queda reflejado qué tenemos los almerienses que agradecerles a los genoveses para lucir su bandera como propia. Acabaron con el esplendor económico de esta tierra y posiblemente no nos hayamos recuperado aún de aquello.

Pero luego llegan los Reyes de Castilla y Aragón, y ahí la historiadora justifica la bandera de nuevo de formar peculiar. Reconoce ni más ni menos que “es evidente que nos movemos en el campo de la hipótesis, pues no hay testimonios documenta#les que lo atestigüen”, pese a lo cual ella da por sentado que esa es la bandera que predominaría en Almería.

Por si fuera poco esa suposición añade que “Fuese el origen que tuviese, la Cruz de San Jorge aparece desde ese momento ligada institucionalmente a la ciudad de Almería y su territorio”. De nuevo queda claro que era la bandera de la ciudad de Almería, no de la provincia, y lo dice ella.

¿Qué les pedimos?

Creemos haber justificado en estas páginas que no hay razones históricas, ni vexológicas para cambiar la bandera de la provincia y la Diputación de Almería, que la memoria justificativa está plagada de contradicciones y manipulaciones, en definitiva de falsedades.

Y creemos que también este es el primer paso para ir promoviendo la separación de Almería del resto de Andalucía, que es la intención no oculta de quienes presentaron esta moción en la Diputación –Acción por Almería- recogida ahora por el Partido Popular para llevarla a pleno.

Centro Andaluz del Pueblo “Javier Verdejo”.

Almería, 27 de abril de 2016.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *