In-justicia española: La AN prorroga hasta los seis años la prisión preventiva para tres de los jóvenes de Altsasu

La Audiencia Nacional ha prorrogado hasta los seis años la prisión preventiva de Oihan Arnanz, Jokin Unamuno y Adur Ramírez de Alda, tres de los jóvenes condenados por la trifulca de Altsasu, que en noviembre cumplirán dos años desde que fueron encarcelados.

La sección primera de la Audiencia Nacional española ha dictado un auto, tras la solicitud del Ministerio Fiscal una vez que conoció la sentencia (incluso antes de que se conocieran los recursos), en el que ha comunicado a los acusados Oihan Arnanz (condenado a 13 años de cárcel), Jokin Unamuno y Adur Ramírez de Alda (condenados a 12 años de prisión) la prórroga de la medida de prisión provisional para los tres hasta que no cumplan la mitad de la condena impuesta, es decir, en el mejor de los casos hasta que no transcurran seis años de cárcel.

La prórroga acordada por la Sala tras la sentencia de la AN tiene como límite la mitad de la pena de prisión que se les ha impuesto, esto es, entre seis años y seis años y medio de cárcel.

La decisión, que se adopta con un margen de antelación relevante a que los procesados cumplan dos años en prisión preventiva (lo harían el 14 de noviembre) -los dos años son el límite máximo sin prórroga que permite la ley- choca no solo por lo fulgurante de la decisión del tribunal sino también por la falta de argumentación al respecto (no habla en este caso ni siquiera de que así se justificaría un presunto riesgo de fuga o de reiteración delictiva, ni se habla de la gravedad de la pena ni de las circunstancias concretas del caso o personales de los acusados aunque sea como mero formulario jurídico).

La Audiencia Nacional traslada a este caso lo previsto en la Ley de Enjuiciamiento Criminal, que permite que en caso de que no haya sentencia firme se prorrogue la prisión provisional hasta la mitad de la pena impuesta. La comparativa aparece a primera vista con el caso de La Manada, donde con una condena de nueve años de cárcel el tribunal ha decidido no prorrogar la prisión preventiva de los acusados para dejarles en libertad a la espera de que la sentencia sea firme.

En el caso de Alsasua, donde quedan pendientes los recursos ante la Sala de Apelaciones y el Supremo, esta decisión de prorrogar la prisión provisional puede quedar en papel mojado en caso de que cualquiera de dichas salas varíe la pena.

El colectivo Altsasu Gurasoak ha denunciado que la prisión preventiva es una medida “excepcional” y que se les está aplicando a sus hijos “como castigo” y que la medida se ha adoptado sin esperar al plazo que correspondía, esto es, el 14 de noviembre, cuando cumplirán dos años desde que fueron detenidos y encarcelados.

Según ha denunciado la organización de madres y padres de las personas condenadas por una trifulca de bar ocurrida el 15 de octubre de 2016, Altsasu Gurasoak, la medida que prorroga la prisión preventiva se ha tomado antes del plazo correspondiente. Eso es cuando se cumplan dos años desde que los tres jóvenes fueron detenidos el 14 de noviembre.

Bel Pozueta, portavoz del colectivo ha afirmado en las redes: «Esta semana nos han comunicado que Adur, Jokin y Oihan tendrán que cumplir por lo menos 6 años de prisión preventiva. Esto es una barbaridad. Desde la fiscalía han adelantado todos los plazos para asegurar que esto sea así»

Por su parte, el Gobierno de Navarra ha asegurado que «no puede compartir» la decisión de la Audiencia Nacional de prorrogar la prisión preventiva, que «podría ser calificada casi como medida excepcional».

(Fuentes: naiz.info / AraInfo / Noticias de Navarra / eitb)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *