250 trabajadores muertos en el Estado Español, sólo en los primeros cinco meses del año, por accidente laboral

Los datos del avance de estadísticas de accidentes de trabajo correspondiente a enero-mayo de 2018, publicado por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, indican que se han producido 245.922 accidentes de trabajo, 8.352 más que en el mismo periodo del año anterior. Esto supone un incremento del 3,5%, que se produce tanto en jornada de trabajo (3,5%) como in itinere (6%), informa CCOO en un comunicado.

Según los datos recogidos por el sindicato, hay un aumento importante de los accidentes graves en jornada de trabajo (5%) y 250 personas han perdido la vida en este periodo lo que supone un incremento del 1% en jornada y del 4,7% in itinere.

Los accidentes en jornada de trabajo siguen teniendo un marcado perfil masculino (70%), a diferencia de los in itinere en los cuales las mujeres sufren más accidentes (56%).

Se producen incrementos de accidentes en jornada en todos los sectores, salvo en el agrario y la administración pública, y su principal causa son los sobreesfuerzos.

Los accidentes mortales tienen un perfil masculino aún más marcado tanto en jornada (94%) como in itinere (87%), solo aumentan en el sector servicios (15,3%) y las causas principales son las patologías no traumáticas (46,8%) y los accidentes de tráfico (21,5%) en los accidentes en jornada y nuevamente los tráficos (89%) en los in itinere.

“Un factor que causa 250 muertes en cinco meses es un problema de primer orden no sólo en el ámbito laboral sino en el del conjunto de la salud pública española, eso sin tener en cuenta los múltiples daños y enfermedades causadas por el trabajo que no se registran” afirma Pedro J. Linares, secretario de salud laboral de CCOO.

“A juicio de nuestro sindicato, el impulso de medidas preventivas frente a los accidentes y las enfermedades de origen laboral debe convertirse en una de las prioridades del nuevo Gobierno y, en especial de los nuevos responsables del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social. Abordar la lucha contra la explotación laboral, recuperar la centralidad de la negociación colectiva, incrementar la dotación presupuestaria y humana de los organismos públicos con competencias en la materia, y afrontar cambios legislativos en aquellos aspectos más negativos para la clase trabajadora deben ser los aspectos que vertebren las políticas públicas orientadas a reducir los daños a la salud en el trabajo”, afirma Linares.

(Fuente: Nueva Tribuna)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *